Una visión general de la teoría de la separación

¿Por qué las personas desarrollan y confían en las defensas psicológicas que limitan sus vidas?

La teoría de la separación integra los sistemas psicoanalíticos y existenciales de pensamiento al mostrar cómo el dolor interpersonal temprano, la ansiedad por separación y luego la ansiedad por muerte conducen al desarrollo de poderosas defensas psicológicas. Estas defensas intentan hacer frente y minimizar las experiencias dolorosas y las emociones sufridas en los años de desarrollo, pero luego predisponen las limitaciones y la mala adaptación en la vida adulta. El nombre Teoría de la separación se deriva de la comprensión de que la vida humana se puede conceptualizar como una serie de experiencias de separación sucesivas que terminan en la muerte, la separación definitiva.

La teoría psicoanalítica enfatiza la importancia de la motivación inconsciente, explica cómo el trauma interpersonal conduce a la formación de defensas, identifica el conflicto y la competencia dentro del sistema familiar, describe los niveles de desarrollo sexual y explica cómo la resistencia y la transferencia entran en el proceso de terapia. Sin embargo, el psicoanálisis no logra lidiar efectivamente con la ansiedad ante la muerte (el importante papel que juega la muerte en la vida) y su impacto en el desarrollo futuro del individuo. La psicología existencial se centra en el significado de la conciencia de la muerte y la muerte en la personalidad, así como en otras cuestiones relacionadas con el ser, como la autonomía, la individuación, los objetivos trascendentes, etc. y desarrollo psicosexual.

En mi opinión, ninguno de los dos enfoques es suficiente para comprender a la humanidad. Ambos modelos conceptuales, psicodinámicos y existenciales, son fundamentales para comprender el desarrollo de la personalidad humana. Aunque se desarrolló de forma independiente, la Teoría de la Separación intenta sintetizar los dos sistemas. Un principio fundamental que subyace a la teoría refleja mi visión personal de las personas como inocentes en lugar de inherentemente malas o corruptas. A diferencia de la postulación de Freud en su teoría del instinto, no veo a los seres humanos como innatamente agresivos o autodestructivos; más bien, se vuelven hostiles, violentos o dañinos para sí mismos o para los demás solo en respuesta al rechazo, el miedo, el dolor emocional y la angustia existencial. Ningún niño nace malo o pecador; Las defensas psicológicas que los niños forman temprano en la vida son apropiadas para situaciones reales que amenazan al yo emergente.

La condición humana

Cada individuo nace con el potencial de exhibir una variedad de tendencias que son esencialmente humanas. Las cualidades básicas de nuestra herencia humana que distinguen a nuestra especie de los demás animales son la capacidad única de amar y sentir compasión por uno mismo y por los demás, la capacidad de razonamiento abstracto y creatividad, la capacidad de establecer objetivos y desarrollar estrategias para lograrlos, una conciencia de las preocupaciones existenciales, el deseo de buscar el significado y la afiliación social, y el potencial de experimentar lo sagrado y el misterio de la vida.

Cuando cualquiera de estas cualidades se daña, perdemos una parte de nosotros que está más viva y humana. Sin embargo, estas características humanas básicas están fracturadas o limitadas en diversos grados en el curso del crecimiento en constelaciones familiares que a menudo son menos que ideales. El dolor emocional y la frustración resultantes conducen a una actitud interna de autoprotección y una desconfianza básica hacia los demás. Los procedimientos de la terapia de voz, la metodología clínica de la teoría de la separación, exponen y desafían actitudes, creencias y defensas autolimitadas negativas y apoyan la singularidad del individuo. Pongo un gran énfasis en la diferenciación del condicionamiento temprano en la familia de origen. El objetivo final de la psicoterapia es ayudar a las personas a superar sus limitaciones personales y mantener un equilibrio saludable entre el sentimiento y la racionalidad, que refleje su condición humana básica.

Las personas, a diferencia de otras especies, están malditas con la conciencia de su propia mortalidad. Creo que la tragedia es que su verdadera autoconciencia con respecto a este problema existencial contribuye a una ironía última: los seres humanos son brillantes y aberrantes, sensibles y salvajes, exquisitamente cuidadosos y dolorosamente indiferentes, notablemente creativos e increíblemente destructivos para el yo y los demás. La capacidad de imaginar y conceptualizar tiene consecuencias tanto negativas como positivas porque predispone a los estados de ansiedad que culminan en una forma defensiva de negación.

El sentimiento y la compasión son una parte importante de nuestra herencia humana; pero cuando estamos aislados de nuestros sentimientos, nos desensibilizamos a nosotros mismos y a los demás y es más probable que nos volvamos autodestructivos o que actuemos de manera agresiva. La desafortunada consecuencia es que las mismas defensas que nos permitieron sobrevivir el dolor emocional de la infancia y la desesperación existencial no solo son inadaptativas y limitan nuestro potencial personal para vivir una vida plena, sino que también conducen inevitablemente a comportamientos negativos hacia los demás, perpetuando así ciclo de destructividad.

Paradójicamente, las ideologías y las creencias religiosas que son fuente de consuelo espiritual y ofrecen cierto alivio de un sentimiento de soledad y angustia interpersonal, también polarizan a las personas entre sí. Amenazados por individuos o grupos con diferentes costumbres y sistemas de creencias, creemos erróneamente que debemos vencerlos o destruirlos.

La vida puede ser conceptualizada como una serie de experiencias de destete progresivo

La existencia humana, o la vida tal como la conocemos, puede concebirse como una sucesión de experiencias de separación que nos hacen cada vez más conscientes del hecho de nuestra soledad y muerte eventual. El sentimiento de separación provoca un cierto grado de ansiedad. La forma en que enfrentamos nuestro miedo y las defensas subsiguientes que utilizamos determinan el curso de nuestras vidas emocionales.

Finalmente, los niños se dan cuenta de que sus padres morirán, aunque al principio el niño de alguna manera se siente exento de este destino. En su desesperación por escapar de la aterradora pérdida que consideran inevitable, los niños se aferran más tenazmente a sus padres y al sistema familiar. Al mismo tiempo, sus métodos de auto-calmarse y auto-criarse a sí mismos se fortalecen y se afianzan más profundamente.

Más tarde, los niños se dan cuenta de que no pueden sostener sus propias vidas. En este punto, el mundo que originalmente creían permanente está prácticamente al revés. La manera en que intentan defenderse de la espantosa conciencia de que todas las personas, e incluso ellas, deben morir, tiene un efecto profundo en sus vidas.

Cuando se enfrentan a una conciencia de la muerte, los niños deben sentir la ansiedad inherente y las emociones dolorosas o intentar desconectarse hasta cierto punto de invertir emocionalmente en la vida. Este es el conflicto central de cada individuo: si seguir sintiendo y desarrollando compasión por uno mismo y por los demás, o recurrir a un estilo de vida interno y autoprotector en el que las relaciones con las personas desempeñan un papel menos importante. Cuanto mayor sea el dolor y la frustración que enfrentó un niño antes de su plena realización de la muerte, es más probable que el niño elija la alternativa defensiva.

Las personas pueden optar por defenderse a sí mismas cortando experiencias emocionales dolorosas o pueden optar por permanecer vulnerables al dolor y avanzar hacia el cumplimiento de su potencial humano. La teoría de la separación señala el contraste entre vivir con la fantasía y la ilusión y vivir una vida más sensible y dirigida hacia el objetivo. La medida en que las personas viven fantasías de conexión, se relacionan en gran medida con ellas mismas como objetos y se tratan a sí mismas de la manera en que sus padres o cuidadores principales las trataron. En cada momento en el tiempo, uno está capitulando a aspectos negativos de la programación interna de uno o se está moviendo hacia la individuación.

Conceptos básicos en la teoría de la separación

The Fantasy Bond – La Defensa Primaria

El niño compensa el trauma emocional, las experiencias de separación y la angustia existencial al formar un vínculo de fantasía o una conexión imaginaria con su padre o cuidador principal. Este proceso de fantasía alivia el estrés y puede volverse progresivamente más adictivo. El grado en que los niños continúan confiando en esta conexión ilusoria es proporcional a la cantidad de dolor, frustración y ansiedad que experimentaron al crecer. En un nivel subconsciente, el vínculo de fantasía también proporciona un mínimo de alivio de los temores a la muerte y ayuda a mantener una ilusión de inmortalidad. Hay cuatro dinámicas importantes relacionadas con el mantenimiento del vínculo de fantasía: (1) la idealización de los padres, (2) la internalización de las actitudes negativas de los padres, (3) la proyección de los rasgos de los padres a otros, y (4) la identificación con y la manifestación Rasgos de personalidad negativos de los padres.

El vínculo de fantasía implica necesariamente una cierta distorsión de la realidad; por lo tanto, cuanto más se confía en esta forma de gratificación de la fantasía, más limitado está uno a hacer frente al mundo real. Si este mundo de fantasía defensivo se vuelve extremo, la capacidad de una persona para funcionar efectivamente se ve seriamente comprometida.

La voz

La voz es un patrón bien integrado de pensamientos negativos que apoya el vínculo de fantasía y es el núcleo del comportamiento inadaptado de un individuo. No es una alucinación real, sino un sistema identificable de pensamientos críticos y destructivos. Es una superposición de la personalidad que no es natural ni armoniosa, sino que se aprende o impone desde fuera. Representa la internalización de actitudes críticas, rechazadoras, hostiles y traumáticas que experimentó el niño.

La voz puede considerarse como una defensa secundaria que apoya el vínculo de fantasía. Las voces varían en intensidad, desde pequeñas autocríticas hasta grandes ataques y fomentan patrones de hábito calmantes, aislamiento y un estilo de vida autodestructivo. Los ataques de voz se dirigen hacia los demás y hacia uno mismo. Ambos tipos de voces, aquellas que menosprecian al yo y las que atacan a otras personas, predisponen la alienación.

La terapia de voz, una metodología cognitiva y conductual, trae a la superficie estos procesos de pensamiento internalizados, acompañados de un afecto, que permite a los clientes confrontar los componentes extraños de la personalidad. Desarrollé estas técnicas con el propósito de ayudar a las personas a acceder e identificar los contenidos de este proceso de pensamiento en gran parte inconsciente. Cuando los clientes aprenden a expresar sus pensamientos autocríticos en el formato de segunda persona, se despiertan emociones poderosas y los pensamientos, sentimientos y recuerdos previamente suprimidos salen a la luz. La cantidad de odio hacia sí mismo y la ira hacia sí mismo que surge durante estas sesiones indican la profundidad y la omnipresencia de este proceso autodestructivo.

Después de identificar el contenido de sus pensamientos destructivos, los clientes aprenden a distinguir estas actitudes antagónicas de una visión más realista de sí mismos. Se vuelven más objetivos y, lo que es más importante, comienzan a comprender y desarrollar una visión de la fuente de sus ataques personales.

Conclusión

Ante el dolor primario en nuestro desarrollo personal, compuesto por la angustia existencial, las personas desarrollan y confían en las defensas psicológicas que ofrecen un mínimo de comodidad, pero también predisponen diversos grados de mala adaptación. Hasta cierto punto, cada uno de nosotros dependemos de los procesos de fantasía y vivimos con un punto de vista encubierto y destructivo que tiene un efecto profundamente negativo en nuestra personalidad y en el ajuste general de la vida. Desafortunadamente, en gran medida no somos conscientes de estar divididos o en contra de nosotros mismos. Solo estamos parcialmente conscientes de que poseemos un aspecto hostil, abnegado y autoacusado de nuestras personalidades y continuamos siendo restringidos y controlados por sus influencias.

En la terapia de voz, cuando las personas exponen sus pensamientos o voces negativas, liberan el efecto que lo acompaña y obtienen información sobre sus fuentes, modifican gradualmente su comportamiento, mejoran su ajuste y avanzan hacia la satisfacción de sus objetivos. El proceso implica romper con las defensas restrictivas y las respuestas inadaptadas y avanzar hacia la independencia y la autonomía.

La teoría de la separación no ofrece un escape del dolor existencial o de las inevitables vicisitudes de la vida; sin embargo, describe cómo las personas pueden elegir una vida de coraje e integridad en la que los sentimientos y la autoconciencia se valoran genuinamente. Podríamos apreciar el dilema existencial sin recurrir a resoluciones falsas, eliminando los analgésicos y otros mecanismos de defensa. Podemos llevar una existencia honesta y llena de sentimientos que haría justicia a nosotros mismos y a las personas cercanas a nosotros. La conciencia de nuestra existencia finita puede hacer que la vida y la vida sean aún más preciosas y ofrece un potencial real para lograr la libertad personal y una vida de sentido y compasión.

  • El mundo del mañana
  • 6 consejos para ser más resistente
  • Cuando los niños tienen pesadillas
  • Una alternativa radical a la fijación de objetivos de año nuevo
  • Testigo de crueldad hacia los niños
  • La separación de los padres es perjudicial para los niños
  • Los 10 nuevos rasgos de personas emocionalmente resilientes
  • 5 Enfrentamiento de relaciones: saber cuándo la situación se pone difícil
  • Brain Networks en TMS para PTSD combinado y depresión mayor
  • Lo menos que ves: cómo podemos reducir inconscientemente el miedo
  • La gran razón por la que América se desintegra
  • Sexo hambriento
  • ¿La traición sexual causa trastorno de estrés postraumático?
  • El estrés, la historia y la conexión tácita
  • Autismo y "Diagnóstico de dólares"
  • El asma trae desafíos sorprendentes
  • Algunas cosas para odiar sobre el Super Bowl
  • "¿Qué es el sexo?" "¿Qué es sexy?" Contestando las preguntas difíciles de los niños
  • Trauma y adicción sexual infantil
  • Actualización sobre Aaron Hernandez: Lesiones Cerebrales Dirigidas a la Tragedia
  • Encontrar identidad
  • La separación de los niños de los padres puede dejar efectos duraderos
  • ¿Qué tan rápido es usted para tomar ofensa? 10 remedios de gran alcance
  • El ABC de la construcción de habilidades de afrontamiento en sus estudiantes
  • ¿Las conmociones aumentan el riesgo de suicidio?
  • Falta de reconocimiento de TEPT, Parte III
  • La limpieza de la muerte te ayuda a despejar el desorden emocional
  • Crecimiento postraumático: cambio de la disfunción a la evolución
  • Testigo de crueldad hacia los niños
  • ¿Las personas religiosas realmente duermen mejor?
  • La necesidad urgente de atención médica informada sobre el trauma
  • 13 consejos para usar el entretenimiento como terapia
  • Terapias nutricionales para la lesión cerebral traumática
  • Lo que necesita saber cuando los clientes se desvinculan - Parte 2
  • Bombardeo de amor
  • Autismo y "Diagnóstico de dólares"