Tener "la charla" sin miedo

"The Talk" no es un invitado bienvenido en muchas familias. No importa la edad del niño (o el padre) "The Talk" puede producir sentimientos de ansiedad, culpa, miedo y vergüenza para todos los involucrados. Qué triste. Nuestra cultura nos bombardea con mensajes poco saludables e imágenes sobre sexualidad en todo momento. Si no nos sentimos con poder y con ganas de hablar con los jóvenes sobre estos mensajes, y contrarrestarlos con otros que son más saludables, son los mensajes poco saludables los que dominan. En una sociedad que a menudo asume que tanto el sexo como hablar de sexo son peligrosos, sostengo que no hablar es infinitamente más peligroso para la salud física, emocional, psicológica y espiritual de los jóvenes que amamos. Dado el encuadre adecuado, las discusiones sobre la sexualidad saludable con los jóvenes pueden ser enriquecedoras, emocionantes y agradables. También debemos notar que "The Talk" es un nombre inapropiado. Los datos disponibles sobre educación sexual efectiva requieren un diálogo constante y continuo en lugar de una "charla" trascendental. Para garantizar el desarrollo sexual más saludable para nuestros niños, es "The Talks" lo que debe suceder.

Para abordar "The Talks" de la mejor manera, primero debemos considerar nuestros propios valores sobre la sexualidad humana y la actividad sexual. Cualquier patrón establecido de "vergüenza y culpa" de nuestras propias creencias o experiencias negativas debe abordarse antes de que se pueda iniciar una conversación exitosa con los jóvenes. Debemos avanzar en estas conversaciones con la creencia central de que la sexualidad humana es una fuerza fundamentalmente buena y saludable en nuestras vidas. Las siguientes pautas pueden ayudar a establecer un diálogo que se centre en lograr lo mejor en nuestras vidas como personas sexuales en lugar de simplemente evitar lo peor .

1) Mantenga el objetivo a largo plazo en mente: la frase "educar para el mañana" es importante para tener "Las conversaciones". Debemos preguntarnos: "¿Cuál es el objetivo a largo plazo que queremos para nuestros hijos en la vida?" En la clase de Sexualidad y Sociedad. Quiero ayudar a crear estudiantes que puedan establecer relaciones sexuales amorosas, románticas, íntimas, placenteras y comprometidas. Quiero que se enamore profundamente de alguien, se sienta cómodo expresando ese amor tanto física como emocionalmente, y comprenda las responsabilidades y las recompensas de las decisiones que toman sobre sí mismos como seres sexuales. El objetivo a largo plazo es en última instancia uno positivo que no se puede abordar a través de medios negativos. Si todos los niños escuchan, "¡ten cuidado!" O "¡el sexo es peligroso!" O "¡un embarazo no deseado sucederá si tienes sexo!" ¿Cómo pueden desarrollar una visión positiva de su futuro como seres sexuales? Igual de malo, si escuchan: "El sexo no es un gran problema" "Juega cuando eres joven porque termina cuando te casas" o "El sexo es solo una herramienta para obtener lo que quieres", ¿cómo pueden Espero ver el sexo como algo valioso? Después de pasar años diciéndoles a los jóvenes o las consecuencias negativas sobre el sexo o el sexo sin ningún valor, ¿cómo podrán olvidarse de repente de repente y desarrollar una visión saludable de sí mismos y de la sexualidad que los llevará a relaciones exitosas? Tal vez muchos de nosotros tenemos problemas en nuestras propias relaciones porque nunca nos animaron a vincular lo que hicimos como jóvenes con lo que queríamos en el futuro. Tampoco estoy aconsejando que pintamos una imagen rosa irrealista tampoco. Cada decisión sobre el sexo puede traer buenos y malos resultados. En pocas palabras, si queremos que los niños formen relaciones amorosas, seguras y comprometidas, debemos asegurarnos de que lo que les decimos abra esa posibilidad y muestre el camino hacia ella. Necesitamos educar hacia nuestras esperanzas, no nuestros miedos.

2) No sea sexualmente negativo: este punto está relacionado con el anterior, pero se trata más del contenido específico que del objetivo general de la discusión. Otra forma de expresar este punto es "dar un sí por cada no". Es fácil acumular una larga lista de cosas que no queremos que hagan nuestros hijos mientras exploran sus vidas como seres sexuales, pero eso es solo un lado de la moneda ¿Cuáles son las opciones abiertas para ellos? Dado que el proceso de convertirse en una persona sexual exige experimentación, ¿qué acciones esperaríamos que tomen? He oído de muchos niños que iniciaron relaciones sexuales temprano porque simplemente no sabían qué más hacer. Nadie había hablado con ellos sobre cómo lograr experiencias íntimas, románticas y placenteras sin tener relaciones sexuales, o incluso que tal cosa era posible. Debemos ser claros con los niños de que hay formas de ser amorosos y románticos que no implican un alto riesgo de embarazo o prevención de enfermedades. También debemos trabajar en contra de la idea de que la actividad sexual es una progresión lineal solo exitosa si termina con el coito y el orgasmo. Nada puede estar más lejos de la verdad. Besar puede ser un fin en sí mismo, y maravillosamente romántico y placentero. ¿Alguna vez le has contado a tu hijo la historia de tu beso favorito? ¿Alguna vez ha hablado de lo agradable que puede ser simplemente abrazar a alguien o ser retenido por alguien sin que progrese más allá de eso? Si no queremos que los niños participen en la actividad sexual genital, tenemos que ayudarlos a aprender que hay otras partes de sus cuerpos que son tan sensibles al placer y que hay otras experiencias además de la actividad sexual que pueden producir intimidad, conexión, y romance. Probablemente algunas de sus experiencias más íntimas y románticas no involucraron actividad sexual en absoluto. Esas historias son esenciales para compartir con nuestros hijos. La mejor técnica sexual solo puede llevar a alguien hasta cierto punto, pero saber cómo cortejar y ser cortejado de maneras que van más allá de lo sexual y genital hace que toda una vida de buenos sentimientos y buenas experiencias.

3) Comparta sus valores y experiencias: a pesar de los ojos, las muecas y la sordera repentina que parecen aparecer cuando tratamos de hablar con los jóvenes sobre el sexo, realmente quieren escuchar lo que tenemos que decir. Todos los años en mi clase, los estudiantes informan que escuchar cómo las personas que aman y respetan han navegado por las oportunidades, los desafíos y las decisiones sobre el sexo son útiles para su crecimiento como personas sexuales, y a menudo nombran a sus padres como personas a las que les gustaría escuchar más de. Compartir nuestros valores y experiencias no significa moralizar, ni significa desdibujar los límites entre ser un adulto y un compañero. Significa ayudar a normalizar las experiencias que tienen nuestros hijos al expresarles que enfrentamos cosas similares. Todos hemos tenido corazones rotos, atracciones no correspondidas, momentos de éxtasis con un ser amado, y preguntas sobre si continuar o no una relación. Esas son las experiencias que serían útiles para compartir. ¿Cuál es la decisión de la que está más orgulloso cuando piensa en su vida como jóvenes sexuales? ¿No sería importante compartir eso? A menudo estamos demasiado ansiosos por compartir nuestros errores, pero no nuestros éxitos. Además de compartir nuestras experiencias, también es importante (y yo diría que es esencial) hacer explícitos nuestros propios valores y establecer pautas para nuestros niños. Diciendo: "No quiero que tengas relaciones sexuales en este momento de tu vida" es un buen mensaje. Recordando a nuestros niños que, "Cualquier persona que quiera usar su cuerpo sin querer saber lo que usted piensa no vale la pena", puede ser solo el empujón que un niño necesita para tomar una decisión saludable. Instándolas a adoptar el mantra "Si no puedes hablar con tu pareja sobre eso, no deberías hacerlo con él / ella" les da a los niños un criterio práctico que pueden usar cuando sus propios criterios les fallan. Los jóvenes pueden no actuar como si apreciaran las pautas que les sugerimos, pero lo hacen; los escuchan y les ayuda a saber que tienen opciones.

4) Hable con los niños y no con ellos: el diálogo es una calle de dos vías. Escuchar es esencial. Comprender una pregunta es la mejor manera de comenzar a responderla. Hablar de sexo puede generar tanto ruido de fondo en nuestra cabeza que nos olvidemos de estas simples reglas para una buena comunicación. Los padres pueden estar tan boquiabiertos que sus hijos realmente han hecho una pregunta que saltan a una respuesta temerosa de que cualquier duda destruirá el momento. Debemos resistir el impulso de atacar y evaluar la situación. Primero, debemos estar seguros de saber cuál es la verdadera pregunta. Un niño de segundo grado entró en la cocina y preguntó: "Mamá, ¿de dónde vengo?" Aprovechando el momento, mamá se lanzó a una ráfaga de pájaros, abejas, semillas, huevos, etc. El joven miró perplejo y dijo: "Oh , porque Amanda dijo que ella vino de un hospital. ¿Vengo de un hospital también? "Resultó que" ¿De dónde vengo? "Fue realmente la pregunta" ¿Dónde nací? ". La pregunta," ¿Puedes quedar embarazada en una piscina? "Podría tratarse de sexo en público. lugares, o sobre las propiedades espermicidas del cloro, o una pregunta más general sobre cómo ocurre el embarazo. A menos que sepamos con certeza nos arriesgamos a perder la oportunidad de modelar una comunicación positiva sobre la sexualidad. Una vez que entendemos la pregunta, responder a lo que se pide es imperativo. Los niños saben cuánta información quieren de nosotros y se frustran fácilmente cuando obtienen muy poco o demasiado. No todas las preguntas deben llevar a una discusión seria y de sentarse. Una pregunta casual merece una respuesta casual; una pregunta específica merece una respuesta específica. Finalmente, obtener la retroalimentación haciendo preguntas abiertas es la mejor manera de continuar el diálogo y evaluar la interacción. Lo garantizo, la pregunta, "¿Entiendes?" Solo provocará un gruñido monosilábico. Pero decir: "Me gustaría saber qué piensas sobre eso" o "Dime si respondí toda tu pregunta" podría tener mejores resultados.

5) Hable de habilidades, no solo de comportamientos: las conductas sexuales sanas resultan del dominio de ciertas habilidades. Decir a una persona joven, "No tener relaciones sexuales hasta que estés enamorado" no tiene ninguna instrucción de habilidades en ello. Tampoco lo hace: "Si vas a beber, no te relaciones sexuales con personas". Preguntar: "¿Cómo sabes si estás enamorado o no?" O "¿Cuáles son algunas cosas que puedes hacer para hacer ¿Seguro que si tienes demasiado para beber no te metes en una situación sexual no deseada? "son discusiones que implican hablar de habilidades. Mi problema con el enfoque de "Simplemente decir '¡No!'" A la educación sexual es que no veo ninguno de los materiales que hablan sobre cómo decir que no. Decir sí o no se trata de practicar habilidades de toma de decisiones, comunicación y situaciones de lectura. Si bien los juegos de rol y la práctica de debates pueden ayudar a los jóvenes a encontrar las palabras para usar, no siempre muestran cómo aplicar esas palabras en diferentes situaciones. Una de las tareas de la clase Sexuality and Society es que los estudiantes escriban sus propias "Safer Sex Philosophies". En estos documentos, los estudiantes hablan de valores que guían su toma de decisiones sobre sexo seguro y las habilidades necesarias para hacer que esas decisiones se mantengan. Si uno de sus valores es "No tendré sexo genital en situaciones donde tomo demasiado alcohol", también deben hablar sobre sus estrategias para tomar decisiones para equilibrar el consumo de alcohol y la actividad sexual, y sobre medidas a prueba de fallas si ya no se siente capaz de tomar esas decisiones. Identificar y practicar habilidades es la única forma de mejorar nuestro dominio de las conductas. Sin el conocimiento de qué habilidades se necesitan para llevar a cabo los comportamientos deseados, nos queda un destino en la hoja de ruta, pero no hay ningún plan para llegar allí.

Es posible hablar con los jóvenes sobre la sexualidad saludable. Debemos estar dispuestos a renunciar a nuestras suposiciones negativas sobre el sexo y sobre la capacidad de los jóvenes para tomar buenas decisiones al respecto. Sí, la vida de una persona joven a menudo implica cometer errores, pero también se trata de aprender a evitar errores y tomar decisiones saludables y útiles. Tomar estas decisiones con una actitud positiva, un sentido de la meta general y la voluntad de participar en escuchar y compartir ayudará a producir interacciones que son confiadas, amorosas y mutuamente satisfactorias: el modelo perfecto de una sexualidad saludable.

  • Tu conciencia, el arma de elección del sociópata
  • Mi tarjeta del día de San Valentín al rey de la cultura de la dieta
  • Hillary juega la carta de cinismo
  • En hombres mayores, mujeres más jóvenes, y Claptrap moralista
  • Adicción sexual a Internet: casos de estudio y tratamiento
  • ¿Estás adicto a la perfección?
  • Seis estrategias inteligentes para disciplinar a su hijo
  • "Los papás no son mamás"
  • Abuso de citas en la escuela secundaria
  • La mejor respuesta al narcisismo en los estudiantes
  • Despertar de la guerra y sanar a nuestros guerreros heridos
  • Más sobre APA y Curación del escándalo de la tortura
  • Corriendo en St. Louis
  • 8 razones por las que todavía estás soltero cuando no quieres estar
  • La recuperación aún es posible en tiempos difíciles
  • Por qué los niños hacen grandes modelos de rol
  • One-upping es una estrategia de supervivencia de mamíferos
  • La torpeza de la amistad después de las citas
  • Comprender la ira como consecuencia de la autocompasión
  • Los adolescentes necesitan saber que el comportamiento positivo es "normal" y se espera
  • Una lucha por el alma
  • Advertencia: Ser malo puede sentirse tan bien
  • ¿Estamos todos adictos a algo?
  • Cambiar el cambio a la oportunidad
  • La razón real Esos ruidos molestos te vuelven loco
  • ¿No es el Papa el que debería ser excomulgado, y no la monja?
  • Hablando de dinero
  • Síntomas de ansiedad
  • Cómo restablecer el punto de ajuste de tu felicidad
  • Mentiras peligrosas
  • ¿La vergüenza y la exclusión median la insatisfacción en Facebook?
  • Cómo la adicción hace extraños a los que amamos
  • Belief Meds
  • Por qué el sexo y el espíritu pertenecen juntos
  • Mi cena con el padre Greg
  • Cómo ser un Bridesman