¿Sus hijos están sobrecargados de información?

Internet, y toda la nueva tecnología de computadoras y comunicaciones que ha surgido de ella, han sido una bendición para la era de la información, haciendo que la información esté disponible al alcance de los niños instantáneamente. El gran volumen de información ahora accesible en línea es asombroso; hay alrededor de 50 mil millones de páginas en la Web. La información continúa estando disponible para los niños en menos tiempo; desde sitios web para enviar correos electrónicos a feeds RSS a tweets a mensajes de texto, los niños tienen información a un ritmo y volumen sin precedentes. Esta era de la información es el nuevo y loco mundo en el que sus hijos crecen y es probable que sea un factor determinante en cómo se desarrollan sus cerebros y mentes.

A pesar de todos sus beneficios, un peligro real para los niños es que sientan que se están ahogando en este torrente de información. Los neurocientíficos llaman a esta noción "sobrecarga cognitiva" y ocurre cuando la entrada de información obstaculiza en lugar de ayudar a la capacidad de procesar esa información y pensar con claridad.

Ahora permítanme hacer una breve digresión y hacer una distinción importante: la información no es pensar. El pensamiento involucra lo que los cerebros de los niños hacen con la información: perciben, recuerdan, organizan, sintetizan, razonan, crean, resuelven problemas y toman decisiones. Criar niños que prosperarán en el mundo digital tiene que ver con enseñarles cómo y cablear sus cerebros para pensar, no solo acceder a la información.

Este desbordamiento de información afecta a los niños de varias maneras. En primer lugar, en el mundo de la tecnología actual, la información les llega desde muchas direcciones, por ejemplo, televisión, computadoras, textos, hipervínculos y anuncios en pantalla. Los niños están envueltos en un ambiente de constante información y distracción. Como resultado, no tienen el tiempo ni la atención para procesar la mayor parte de la información y utilizarla de manera productiva, por ejemplo, para aprender una materia en la escuela o explorar un tema de interés personal en mayor profundidad.

En segundo lugar, con las mentes de los niños inundadas de información, su principal motivación es no pensar en esa información, sino más bien pasar la información a través de sus mentes lo más rápido posible para dejar espacio a la siguiente ola de información. Los niños pueden usar una de dos estrategias cuando su "bandeja de entrada" comienza a desbordarse.

Pueden ignorar por completo la información, lo que significa no retener nada de eso, por ejemplo, eliminar correos electrónicos antes de leerlos u omitir un capítulo en una tarea de lectura en la escuela. La desventaja aquí es que parte de la información puede ser importante, por ejemplo, necesaria para aprobar un examen en la escuela.

O los niños lo procesan rápidamente en sus mentes solo para sacarlo y despejar sus mentes para que fluya nueva información. El problema aquí es que el "resultado", por ejemplo, un trabajo basado en un tema aprendido en clase, será deficiente calidad porque la información no fue pensada adecuadamente.

En el corazón del problema con la sobrecarga de información está el hecho de que cantidades tan grandes e interminables interfieren con la capacidad de los niños para participar en lo que yo llamo "interput", que involucra todos los procesos que entran en el pensamiento entre entrada y salida. Con tanta información entrando y la necesidad de obtener información, la interferencia sufre; no hay tiempo ni energía para procesar adecuadamente toda la información que los niños reciben en estos días.

La información es solo una herramienta; su valor radica en cómo lo usamos. Internet ha puesto un universo de información a disposición de sus hijos; que maravillosa oportunidad es esa. Lo que hace que los niños tengan éxito en este mundo cableado no es la disponibilidad de información, sino cómo la usan, en otras palabras, su interferencia.

Solo a través de la interferencia, la información se vuelve significativa para los niños y solo entonces puede transformarse de datos simples en conocimiento, perspicacia, experiencia y sabiduría. Eso solo ocurre cuando los niños tienen tiempo para intervenir; detenerse en medio de esta avalancha de información para pensar, luchar, desafiar y aprovechar la información que llega a su puerta tecnológica.

Para los niños, la información sin interferencia tiene serias consecuencias. Significa, como lo dice acertadamente el escritor Nicholas Carr, ser un esquiador en lugar de un buzo, hojear a toda velocidad la superficie de la información en lugar de profundizar. La ausencia de interferencia evita que los niños se apropien de la información, convirtiéndola en suya, y no solo la incorporan en su "disco duro" de información, sino que también la integran en su "biblioteca" de conocimiento. También les impide transformar la información de entrada. datos fríos y sin vida en una planta de poder de visión, creatividad e innovación. En última instancia, evita que sus hijos pongan la información en una acción consciente, significativa y beneficiosa.

Reducir la sobrecarga de información en sus hijos

Entonces, ¿cómo puede ayudar a sus hijos a nadar contra la marea de sobrecarga de información y encontrar el tiempo para la interoperabilidad y la producción de calidad? La respuesta a esta pregunta es bastante simple, pero no es nada fácil en este mundo de conectividad 24/7. Tienes que ser el "grifo" que controla el flujo y el tipo de información que obtienen tus hijos.

Lo primero que debe hacer es involucrar a sus hijos en una conversación sobre información. Es posible que se sorprenda al saber que sus hijos son muy conscientes de que la tasa de información que inunda sus cerebros es abrumadora y los estresan. Simplemente no saben cómo lidiar con eso. Ahí es donde entras tú. Trabaja con tus hijos para encontrar formas en las que puedas ayudarlos a reducir sus aportaciones a un nivel manejable sin, por supuesto, hacer que pierdan información importante, ya sea académica, social o simplemente personal. interés para ellos.

Pregúntese a usted mismo y a sus hijos a qué se destinan todos estos aportes y si la información típica que reciben cada día aporta valor a sus vidas. Es cierto que es posible que tenga que negociar con sus hijos cuando surjan desacuerdos sobre lo que es y lo que no es importante. Por ejemplo, es posible que no esté de acuerdo con el valor de las actualizaciones de Facebook. Deberá llegar a un consenso sobre qué información es importante y qué no.

Luego, trabaje con sus hijos para establecer límites razonables a la entrada de información que les alivie el estrés, los habilite para participar y les permita desempeñarse mejor en la escuela y en otras actividades importantes. Afortunadamente, este ejercicio pondrá el flujo de información de sus hijos en perspectiva y les mostrará a usted y a ellos que gran parte de esa información es simplemente distracción que en realidad desvirtúa la calidad de sus vidas.

Con la carga de entrada de tus hijos reducida y tu y su nueva comprensión de la importancia de la interoperabilidad, ahora han creado un espacio en sus vidas en el que pueden absorber la información que les resulta más beneficiosa y tienen el tiempo para involucrarse en lo que es tan importante para criar niños en este mundo cableado, a saber, pensar. El resultado para tus hijos? Menos sentimientos de sentirse abrumado y estresado, más tiempo para dedicarse a cosas importantes, más pensamiento y un mejor rendimiento en su vida personal, familiar, social y escolar.

Esta publicación es un extracto de mi último libro para padres, Raising Generation Tech : Prepare a sus hijos para un mundo impulsado por los medios.

  • Trastorno de alimentación, parafilia sexual o algo más?
  • La palabra M
  • El objetivo de la esperanza
  • Sabias palabras
  • Deshacerse de sus sentimientos: ¿Ayuda?
  • La atención plena con TCC puede reconfigurar el cerebro adicto
  • ¿Por qué siempre tienes espacio para el postre?
  • ¿Establecer una resolución de año nuevo es una pérdida de tiempo o no?
  • Recurrente Final Exam Dream
  • Por qué no dejaré que mi hijo compre un Fitbit, incluso con su propio dinero
  • ¿El miedo te detiene? Prueba esto
  • Adicción al videojuego: ¿Ocurre? Si es así, ¿por qué?
  • Yendo donde Glenn Beck no lo haría: definir la cultura blanca
  • La dinámica es veneno para cualquier pareja
  • ¿Por qué amamos perseguir?
  • Alek Sandar y la irrealidad de las redes sociales
  • Por qué los maestros no deberían recompensar Bullsh * t
  • La genética del factor X
  • Once consejos para encontrar un buen diagnóstico y tratamiento del TDAH
  • Alimentación emocional: todas las dietas son del infierno
  • ¿La riqueza equivale a la satisfacción?
  • La psicología positiva es buena para el cerebro de tu estudiante II
  • Cuando la espiritualidad y la sexualidad chocan
  • Empresa: Prime Business Pyramid
  • El poder sorprendente de la apatía
  • ¿Quieres criar a niños exitosos?
  • Lecciones aprendidas en Taxi Cab de mi papá
  • ¿Cuándo los actos equivalentes no son iguales?
  • La iglesia, el sexo, la psicología y la conversión
  • 52 formas de mostrar te amo: elegir
  • Destacando el PSAT
  • ¿Por qué somos tan impotentes?
  • "¿Para qué necesito ciencia? Voy a la moda! "
  • Dentro y fuera
  • Culpa, responsabilidad y cuidado
  • ¡Tomar medidas ahora!