Samuel Yochelson, MD murió hace 42 años

Su legado: una comprensión profunda de la “personalidad criminal“.

El 12 de noviembre de 1976, mi mentor y amigo, el Dr. Samuel Yochelson, falleció luego de colapsar en el aeropuerto de St. Louis por una afección cardíaca. Estaba en camino a su primer compromiso de hablar fuera del estado con respecto a lo que ahora está contenido en un trabajo histórico de tres volúmenes titulado “La Personalidad Criminal”.

Psicólogo y médico educado en Yale, el Dr. Yochelson se mudó en 1961 de Buffalo, Nueva York a Washington, DC. Cerró su práctica psiquiátrica para iniciar lo que se convirtió en una segunda carrera por invitación del St. Elizabeths Hospital, un centro de salud mental con un número considerable Población forense. Con financiamiento del Instituto Nacional de Salud Mental, realizó lo que todavía, hasta la fecha, es el estudio de investigación y tratamiento más profundo de delincuentes realizado en América del Norte. Los participantes voluntarios en su estudio eran todos varones de diversos orígenes económicos, sociales y educativos. Algunos habían sido pacientes del Hospital St. Elizabeths declarados “inocentes por motivo de demencia” o pacientes enviados al hospital para determinar su competencia para comparecer en el juicio. Los otros fueron referidos a él por la justicia penal y otras agencias. Algunos hombres participaron brevemente en el estudio, otros durante años de sesiones individuales y en grupos pequeños.

Cuando llegó a St. Elizabeth’s, el Dr. Yochelson estaba orientado psicoanalíticamente. Hizo lo que mejor sabía: tomaba historiales metódicamente, buscaba recuerdos tempranos y buscaba identificar las causas del comportamiento de sus pacientes. Sobre la base de décadas de experiencia en Buffalo, creía que la percepción fomentaría el cambio. Después de varios años de trabajo, el resultado fue criminales con perspicacia, en lugar de criminales sin perspicacia. El Dr. Yochelson comentó irónicamente que la percepción que demostraron se debe deletrear “incitar”. Se les incitó a culpar a otras personas y su entorno. En un momento de rara franqueza, un hombre comentó: “Si no tenía suficientes excusas para el crimen antes de la psiquiatría, seguro que ahora tengo suficientes”.

Un hombre de gran inteligencia e integridad incuestionable, el Dr. Yochelson estaba aprendiendo mucho, pero los hombres a los que estaba tratando no cambiaron. Yochelson cuestionó sus declaraciones egoístas que ocultaban más de lo que revelaban. Pasó de buscar “razones por las cuales” a centrarse en sus procesos de pensamiento que dieron lugar a un comportamiento irresponsable y arrestable. Se había hecho evidente que el ambiente en el que crecían estos hombres y sus experiencias tempranas eran menos importantes que sus procesos de pensamiento al tomar decisiones sobre cómo hacer frente a lo que la vida les había dado.

Con un enfoque fenomenológico, el Dr. Yochelson se esforzó por comprender el mundo desde el punto de vista del delincuente. Desarrolló el concepto de “errores en el pensamiento”, un término que originó antes de que la psicología cognitiva se convirtiera en un tratamiento convencional. Pudo identificar errores de pensamiento específicos que, cuando se presentan en un grado extremo y en combinación unos con otros, resultan invariablemente en lesiones físicas, emocionales o financieras.

Habiendo desarrollado un entendimiento de la población con la que estaba tratando, el Dr. Yochelson estaba mejor preparado para ayudar a los criminales a cambiar. El resultado fue la creación de un programa que podía aplicarse a un amplio espectro de hombres y mujeres que habían lesionado a otros. En lugar de profundizar en las causas, su enfoque fue ayudar a los delincuentes a tomar conciencia de sus propios errores de pensamiento, y luego participar en lo que denominó “la calistenia del cambio” para implementar patrones de pensamiento correctivos.

Una frecuente crítica temprana del trabajo del Dr. Yochelson fue que casi todos cometen los mismos errores al pensar que atribuía a los delincuentes. Todos hemos sido falsos a veces, somos insensibles a los sentimientos de los demás, utilizamos el enojo para salirse con la nuestra, y hemos sido poco realistas en nuestras expectativas de otras personas. ¿No estaba el Dr. Yochelson haciendo un “criminal” de todos?

El Dr. Yochelson explicó que tanto los errores de pensamiento como el comportamiento criminal existen a lo largo de un continuo. Por ejemplo, hay una diferencia entre una persona que hace oídos sordos al punto de vista de otra persona y una persona que muestra poca o ninguna empatía en cualquier momento. El criminal ve el mundo como su tablero de ajedrez y la gente como peones para que él los manipule. El individuo con una “personalidad criminal” ve la vida como una calle de sentido único, y su autoestima depende de que prevalezca, ya sea por engaño, intimidación o fuerza.

Tuve la suerte de trabajar con este hombre brillante y compasivo hasta su prematura muerte en noviembre de 1976. Como psicólogo de investigación clínica en St. Elizabeth y su coautor, no solo aprendí de él profesionalmente sino que también aprendí a apreciar su conocimiento enciclopédico. de muchos temas, su sentido del humor y su sabiduría acerca de la vida. El legado del Dr. Yochelson es una contribución duradera para comprender la composición psicológica del individuo con personalidad criminal y para ayudar a las personas con un cambio de personalidad tal a convertirse en ciudadanos responsables.

  • La intoxicación por alcohol, la violencia y el juez Kavanaugh
  • ¿Su propia infancia afecta a su crianza?
  • Esto es lo que hace que una persona sea divertida
  • Todo lo que necesitas es amor (y un poco de práctica)
  • Es la temporada para el drama familiar
  • Una historia inspiradora de amor
  • Avanzando hacia la salud y la resiliencia
  • Polarización: 5 maneras de mejorar las cosas
  • El miedo a ser reído podría sabotear tu vida amorosa
  • Receta para un matrimonio feliz
  • ¿Puedes ser demasiado fácil para el amor?
  • Cómo los mensajes de texto pueden mejorar el romance en una relación
  • Es la temporada para el drama familiar
  • Cómo hacerse sabio
  • Cómo los mensajes de texto pueden mejorar el romance en una relación
  • Cambiando de la infelicidad a la felicidad
  • Receta para un matrimonio feliz
  • Música, ficción y la neurociencia del olvido activo
  • Las ascuas regresan a las llamas: el poder erótico de la novedad sexual
  • Arrojando sombra en tu matrimonio
  • Terreno común
  • Cómo liberarse de relaciones románticas poco saludables
  • ¿La lista de los sueños?
  • Cómo mantenerse tranquilo durante conflictos de pareja
  • Música, ficción y la neurociencia del olvido activo
  • Cómo hacer control de daños cuando peleas frente a tu hijo
  • ¿La lista de los sueños?
  • Consejos para niños acosados ​​llamados Trump
  • Cambiando de la infelicidad a la felicidad
  • Es la temporada para el drama familiar
  • ¿Por qué deberías dejar de fastidiar a tu adolescente?
  • Lo mejor (gratis) que puedes transmitir a tus hijos
  • La intoxicación por alcohol, la violencia y el juez Kavanaugh
  • ¿Por qué la gente se enamora de los narcisistas?
  • Establecer límites con adolescentes y preadolescentes
  • Todo lo que necesitas es amor (y un poco de práctica)