¿Qué significa pensar en un segundo idioma?

Publicación escrita por Aneta Pavlenko.

Una de las preguntas favoritas sobre el bilingüismo en los medios y foros bilingües es si aprender un segundo idioma (L2) te hace pensar de manera diferente. Esta pregunta está relacionada con la siempre controvertida hipótesis de Sapir-Whorf, comúnmente entendida como la idea de que "los idiomas que hablamos afectan la forma en que pensamos". Los acalorados debates sobre tales efectos han enfrentado a académicos y laicos durante más de un siglo , con respuestas que van desde "no pensamos en el lenguaje" hasta "pensamos diferente dependiendo del idioma". Pero ¿y si, en lugar de tratar de responder a la pregunta, reflexionamos sobre la pregunta en sí misma: ¿puede un lenguaje hacernos hacer algo? ¿Y a qué nos referimos con "pensar en L2"?

Incluso una breve mirada a las discusiones de bilingüismo y pensamiento muestra que los investigadores y los participantes en el foro definen el pensamiento de diferentes maneras y, como resultado, hablan el uno frente al otro. Los investigadores están interesados ​​en los efectos sutiles en las tareas no verbales que implican atención o percepción que serían imperceptibles para los usuarios del lenguaje cotidiano. En contraste, a los bilingües les preocupa hablar y los cambios en el lenguaje del habla interna que los investigadores consideran irrelevantes para el estudio del lenguaje y el pensamiento. Esta falta de comunicación nos recuerda que pensar no es un fenómeno unitario; pensamos de muchas maneras, algunas de las cuales implican idiomas y otras no (para una primera publicación sobre el tema, ver aquí). Esto ya era evidente para Sapir y Whorf, cuyo argumento real, distorsionado por intérpretes posteriores, era que los idiomas que hablamos nos ofrecen herramientas cognitivas que nos ayudan a pensar. En otras palabras, el lenguaje no es la única manera en que pensamos, pero es bueno pensar con un valor incalculable para codificar nuevas relaciones, categorías y fenómenos, de modo que podamos comunicarnos fácilmente sobre ellos. Pero, ¿puede un idioma hacernos hacer algo que no queremos hacer?

Las normas de nuestro primer idioma o idiomas (L1) se convierten en hábitos de hablar inglés, hacemos juicios automáticos sobre las relaciones entre eventos (tiempo y aspecto) y el estado de entidades particulares (artículos), mientras hablamos ruso podemos ignorar esto estado (el ruso no tiene artículos) pero tiene que atender numerosos aspectos del movimiento (el ruso tiene un complejo sistema de verbos de movimiento que hace distinciones que están ausentes en inglés). Por otro lado, un L2 aprendido más tarde en la vida difícilmente puede hacernos hacer algo; yo, por mi parte, deseo que el inglés sea más asertivo al hacerme usar los artículos de forma nativa, pero, por desgracia, no lo es y yo no lo hagas La diferencia en la automaticidad de uso de L1 y L2 nos obliga a reconsiderar la forma en que discutimos 'pensar en L2': no ​​es la L2 lo que nos hace pensar de manera diferente, somos nosotros, los estudiantes L2, quienes necesitamos hacer esfuerzos conscientes para cambiar la forma en que pensamos para ser entendidos en el L2.

¿Qué queremos decir exactamente con 'pensar' y dónde hacemos ajustes a nuestro pensamiento? Las primeras áreas de pensamiento que requieren ajustes son la percepción y la categorización: para comunicarnos con los hablantes de nuestra L2, tenemos que percibir las mismas distinciones y categorizar las entidades y los fenómenos de la misma manera que ellos (ver una entrevista que di en este blog) . Tomemos, por ejemplo, el término inglés can, que puede agrupar contenedores de diferentes tamaños, desde latas de metal para alimentos y bebidas hasta basura y botes de basura. Su contraparte rusa, banka [can], por otro lado, se refiere solo a recipientes medianos de metal y vidrio utilizados para alimentos y bebidas, y a pequeños objetos de vidrio redondos ( banki , pl.) Utilizados con fines médicos. Para hablar ruso de forma similar a un objetivo, un hablante de inglés L1 tiene que reestructurar la categoría léxica existente, moviendo la basura y los botes de basura a las categorías de vedro [cubo] y korzina [cesta]. También tienen que aprender a atender las distinciones de tamaño codificadas en los términos banka [can] y banochka [little can].

Otra área de ajuste requiere atención: para hablar un nuevo idioma de forma similar a la meta, debemos comenzar a prestar atención a las relaciones y los fenómenos que antes no eran importantes. Un ejemplo sorprendente de tal ajuste proviene de un lingüista australiano, Nicholas Evans, quien recuerda que para utilizar un idioma aborigen, Kayardild, tenía que prestar atención constante a los puntos de la brújula: el hecho de no detectar y codificar tales direcciones sería tan embarazoso como olvidando el nombre de su esposa o sin saber si el interlocutor era hombre o mujer. No podemos decir, sin embargo, que Kayardild lo obligó a hacerlo. Si bien las normas de Kayardild requieren tal atención, el principio de economía cognitiva funciona en contra de ellas y en favor de las normas establecidas en el inglés L1, por lo que el rendimiento similar a un objetivo en el L2 requeriría un esfuerzo significativo.

Por el contrario, la aparición de una nueva voz interna en el L2 a menudo nos sorprende. Para algunos, la experiencia de escucharte a ti mismo "pensar" en el nuevo idioma es la encarnación de "pensar en el L2". La realidad, sin embargo, es más compleja y menos dramática. La "nueva" voz del habla interna no es una garantía de que asistamos y clasifiquemos de manera similar a los hablantes de la L2; aún podemos hablar la L1 en la L2. Por la misma razón, no escucharte a ti mismo "pensar en el L2" no significa que no lo hagas.

Entonces, para volver a la pregunta con la que comenzamos: ¿Aprender un segundo idioma te hace pensar de manera diferente? No, pero debes pensar diferente para aprender un segundo idioma. Afortunadamente, como aprendices perpetuos, tenemos una notable habilidad para ir más allá de los límites de nuestra L1, ajustándonos a los requisitos y normas de otros lenguajes, y una habilidad aún más notable para ir más allá de los límites del lenguaje en general en nuestro nunca- finalizando la búsqueda de lo desconocido.

Para obtener una lista completa de las publicaciones del blog "Vida como bilingüe" por área de contenido, consulte aquí.

Foto de ¿Qué piensas de Shutterstock?

Referencias

Evans, N. (2010). Morir palabras: lenguas en peligro y lo que tienen que decirnos . Malden, MA: Wiley-Blackwell.

Pavlenko, A. (2014). La mente bilingüe y lo que nos dice sobre el lenguaje y el pensamiento. Cambridge: Cambridge University Press.

El sitio web de Aneta Pavlenko.

  • Twittering en voz alta
  • Autocompasión: un camino para eliminar etiquetas auto negativas
  • Cinco alimentos curativos para 2011
  • Trauma y trastorno de estrés postraumático: más común de lo que piensas
  • ¿Sus hijos están sobrecargados de información?
  • Problemas de la ira: la naturaleza contra la nutrición: ¿por qué importa?
  • Decirle a las mentiras blancas que viene con un precio
  • Emula a Joe DiMaggio y siéntete súper poderoso
  • ¿Alguna vez realmente "eliges" un compañero romántico?
  • 3 errores que hacen las personas felices
  • Retirar el modelo de experiencia en cinco etapas de Dreyfus
  • ¿Puede B12 aumentar su respuesta a Psych Meds?
  • Rompemos nuestros propios corazones
  • Construye la divergencia de tu hijo
  • La etología no ha sido explotada: los animales necesitan toda la ayuda posible
  • Como el chocolate para la inmortalidad
  • Entender y gestionar flashbacks
  • Sneaky Commercials: La forma inconsciente de TV te hace comer
  • El desierto, el sueño y la experiencia mística
  • Better than Dope: Natural Highs es la vanguardia de la alteración del estado de ánimo
  • Siguiente en MythBusters: raza y crianza
  • Datos de autoinforme del consumidor: puede preguntar qué, pero no por qué
  • Un nuevo gran cinco para psicoterapeutas, parte II
  • Tres cosas que debe saber sobre los programas de "Brain Training"
  • El cardenal Sin de los padres adolescentes
  • Pateando el "hábito" de procrastinación
  • Outta Control: Trump, Críticos y Mosquitos Circuncidentes
  • Inspirar el pensamiento crítico en las aulas
  • El polígrafo de los pobres parte 5
  • Trumping Rodents: los científicos se benefician al respaldar Alt-Facts
  • Qué hacer si cree que su hijo está dotado
  • ¿Tu lado oscuro es más fuerte?
  • Introduciendo el estado psicológico
  • No siento tu dolor: superando obstáculos a la empatía
  • Cómo ayudar a su hijo con autismo a mejorar las habilidades sociales
  • El bello arte del desapego emocional