¿Puede nuestra niñez realmente predecir nuestro futuro?

No soy un creyente en el enfoque de "culpar a los padres" a la vida. Creo que nuestras experiencias de la infancia, que incluyen a los padres, combinadas con nuestras propias personalidades, nuestra reacción a hermanos y compañeros y el contexto de nuestras vidas nos envían a un camino con un conjunto particular de creencias y patrones que tienen un gran impacto en nuestras relaciones futuras

María, por ejemplo, era una niña mayor y solo una niña de su familia con tres hermanos menores. Sus dos padres tenían una infancia difícil y estaban ansiosos por escapar de sus mutuos problemas familiares, el padre de mamá era un alcohólico y el padre de papá era físicamente abusivo con su madre. Encontraron una salida rápida cuando descubrieron que iban a tener un hijo, María, que le proporcionó a sus padres de 19 años una razón para casarse y tomar una vía rápida hacia la edad adulta.

Su personalidad era una de un líder natural con una naturaleza amorosa. Desde la edad de 3 años sintió las debilidades de sus padres y comenzó a ayudar donde creía que lo necesitaba, creyendo que si podía hacer que sus padres se sintieran mejor, serían más estables y se sentiría más segura al menos temporalmente.

Con los años, se volvió cada vez más ansiosa y vigilante con sus padres, hermanos y amigos. María creía que la mejor manera de obtener amor y sentirse segura era darle el amor y la ayuda que esperaba recibir. Eventualmente se cansó cuando se encontró rodeada de personas que la necesitaban pero le dieron muy poco. Estaba harta del ciclo y finalmente pidió ayuda. Cuando comenzó la terapia, su mayor preocupación era su patrón de elección de parejas no disponibles o abusivas y estaba segura de que su infancia tenía algo que ver con eso.

María no recordaba sus primeros años, pero los hechos por sí solos proporcionaban suficiente información para explorar cómo sus relaciones actuales pueden haberse visto afectadas por las experiencias de su primera infancia.

Para María y muchos otros clientes, la conexión de la infancia es un misterio que a menudo se malinterpreta. Aquí hay algunos de los mitos y hechos sobre esa conexión.

6 Mitos y hechos sobre la conexión entre la infancia y los problemas de los adultos

1. Mito: si no recuerda su infancia, debe haber sido malo.

Hecho: los primeros 5 años de vida pueden ser la fuerza más poderosa en nuestro desarrollo, especialmente cuando se trata de apego. La mayoría de nosotros no recordamos mucho de ese período de tiempo, aunque es muy importante. No recordarlo no significa que fue malo. Nuestros sentimientos y patrones actuales pueden ser un mejor indicador de la salud o la disfunción en nuestro pasado.

2. Mito: no tener malos recuerdos de la infancia significa que fue bueno.

Hecho: Muchos de los eventos e interacciones dañinas en nuestra infancia son invisibles o muy sutiles. Nuestra vida familiar puede verse mejor de lo que realmente es cuando el problema es más acerca de lo que no obtuvimos en lugar de lo que obtuvimos. La falta de atención constante, tranquilidad, comodidad y amor durante los primeros años puede ser más perjudicial que un incidente de abuso físico. La negligencia emocional puede existir en familias donde se satisfacen todas las necesidades físicas. Esa negligencia establece patrones en cómo buscamos apego y consuelo que son inconscientes y pueden durar toda la vida.

3. Mito: si hay algo mal con la forma en que manejas las relaciones, debe ser culpa de tus padres.

Realidad: cuando comencemos a culpar debemos considerar el hecho de que lo que sea que hayan hecho nuestros padres no comenzó con ellos. En general, existen patrones a lo largo de las generaciones y créanlo o no, podemos estar pasando nuestra disfunción a nuestros hijos que también nos culparán. El punto importante es que puede hacernos sentir un poco menos avergonzado por nuestra disfunción, pero culpar no cambia nada a largo plazo. Puede ser importante reconocer nuestro dolor y nuestras heridas y sentirse enojados es parte de eso, pero eventualmente necesitamos reconocer nuestros problemas y asumir la responsabilidad de cambiarlos. Culparnos puede mantenernos atascados si no lo dejamos ir y avanzamos.

4. Mito: si puedes descubrir por qué eres como eres, podrás cambiarlo.

Hecho: nunca es una cosa que nos hizo lo que somos. Parte de esto es biológico, pero también personalidad, temperamento, fortalezas y talentos. Es en parte el contexto de nuestra infancia: pobreza, guerra, muerte de un padre o hermano, pérdidas en la familia, etc. La identificación de un evento particularmente dañino nos hace conscientes y posiblemente más indulgentes con nosotros y con los demás, pero nuevamente, no cambia. el patrón.

5. Mito: es importante descubrir recuerdos antes de que podamos cambiar los patrones de la infancia.

Hecho: los recuerdos no son necesarios para que se produzca la curación. Mirarse en el espejo como un adulto puede comenzar a abrir la puerta entre el pasado y el presente. Independientemente de los eventos específicos de la infancia, prevalecen algunas verdades comunes. Cuando nacemos, nuestro objetivo singular es encontrar a nuestra "persona", por lo general un padre, y permanecer unidos tanto para nuestra supervivencia física como emocional. Si nuestro entorno es tal que nuestros padres no están estables, disponibles o equipados para proporcionarnos una conexión consistente y segura, comenzamos a encontrar maneras creativas de manejar nuestra ansiedad y de conectarnos de cualquier manera que parezca funcionar.

El resultado es un patrón que puede denominarse una "decisión de supervivencia". Cuanto más dolorosa es la situación, más necesaria es. Algunos niños se vuelven extremadamente buenos, otros deciden retirarse y niegan cualquier necesidad. Podemos volvernos rebeldes, serviciales, frágiles o competentes. Es una elección personal inconsciente y hay muchas variables que entran en esa elección. Aunque la mayoría de nosotros desconocemos que hemos desarrollado este patrón, en algunos casos nos condenará a repetir comportamientos de adaptación una y otra vez como adultos cuando ya no nos sirven. La historia de María ilustra que a medida que crecemos, los métodos que usamos cuando niños pueden convertirse en un patrón dominante en a quién elegimos y cómo mantenemos nuestras relaciones principales. Tienden a permanecer inconscientes hasta que nuestra frustración o la frustración de quienes nos rodean nos llevan a preguntar: "¿Qué pasa conmigo?"

6. Mito: la gente no puede cambiar.

Realidad: las personas generalmente no pueden cambiar quiénes son pero pueden cambiar cómo son. Nuestras personalidades, tendencias, dones y vulnerabilidades siguen siendo las mismas a lo largo de la vida, pero la forma en que las usamos puede, con esfuerzo, cambiar sustancialmente. Si nuestra "decisión de supervivencia" en la infancia requirió que renunciemos, o más exactamente, ocultemos nuestra sensibilidad, apertura, alegría o talentos innatos porque nuestros cuidadores no los acogieron ni entendieron, podemos redescubrir y desarrollar las cosas que han sido reprimidos o negados Si en nuestros esfuerzos por unirnos teníamos que desarrollar más cualidades como nuestra nutrición (se convierte en cuidado compulsivo, preocupación y control), nuestra personalidad espiritual (se convierte en rebelión), nuestra independencia (se convierte en evitación y aislamiento) que podemos a través de la autoexploración y algunas veces terapia, comience a renunciar a nuestra necesidad de sobrevivir y reemplácela por una vida auténtica. Este cambio no solo se siente mejor sino que comienza a cambiar nuestros patrones de relación en un nivel más profundo.

  • El silencio que mata: el Papa, la iglesia y la pedofilia
  • Cuando el sexo duele: consejos y trucos para superar el malestar
  • El juicio de Casey Anthony: Admito ... soy culpable (de verlo)
  • 8 maneras de recuperarse después de una decepción
  • De la pobreza a la riqueza: Dominique Brown reflexiona sobre subir de nivel
  • Revisión de "El mito del votante racional"
  • Proponer un cambio de imagen para las noticias de obesidad
  • El valor del soporte
  • 4 maneras en que las emociones pueden arruinar tus decisiones
  • ¿Alguna vez un "Clean Slate" lo ha llevado a un cambio importante de hábitos?
  • Los diez secretos más importantes de las mentirosas efectivas
  • Enseñando a los niños a ser honorables
  • Vergüenza
  • Son las relaciones pasadas poner un amortiguador en su actual?
  • ¿Por qué no dicen las víctimas de abuso sexual infantil?
  • Por qué desearía ser un narcisista
  • ¿La obesidad es un problema de salud mental?
  • Bernadette Grosjean en "De encerrado en bloqueado"
  • Anna Karenina: un estudio en carácter
  • Cruisología 101
  • Mi experiencia con TDAH / ADD
  • Perdón después de la traición
  • 7 maneras de recuperar su autoestima después del divorcio
  • La artista femenina en la sociedad
  • La vinculación social como anti-violencia
  • ¡Puntúa uno por la imperfección!
  • Misandry Y Misoginia
  • La carga de saber
  • La filosofía de la lujuria
  • Preguntas y respuestas con el autor Pam Houston
  • Cibersexo
  • Compromisos competitivos, parte 2
  • En términos de impresión de gestión, el equipo Obama está pateando el trasero de McCain del equipo
  • Bullying a través de una lente compasiva
  • Casado con un hombre con síndrome de Asperger?
  • ¿Esta expectativa poco realista contribuye a tu enojo?