Los comportamientos anormales no siempre son psicológicos

Dos estudios han identificado problemas gastrointestinales en perros que lamieron superficies excesivamente o se involucraron en el comportamiento de picadura de moscas. Una vez que se trataron los problemas subyacentes, el comportamiento compulsivo en estos perros disminuyó o se detuvo por completo. Estos hallazgos resaltan la necesidad de verificar siempre las condiciones médicas antes de concluir que los problemas de comportamiento son estrictamente psicológicos.

Ilana Reisner, DVM, PhD, DACVB
Fuente: Ilana Reisner, DVM, Ph.D., DACVB

Como conductistas veterinarios comúnmente vemos perros exhibiendo comportamientos extraños y repetitivos. Los ejemplos de comportamientos repetitivos que se observan en los perros incluyen chuparse el flanco, morder la mosca, perseguir la luz, girar, perseguir la cola, verificar la parte trasera, lamerse a sí mismo y lamer objetos o superficies. Estos comportamientos pueden ser causados ​​por trastornos compulsivos, que se describen como comportamientos repetitivos y ritualistas que se realizan de manera excesiva e interfieren con las actividades diarias normales. 1 Los comportamientos compulsivos a menudo se asocian inicialmente con situaciones que causan conflicto o frustración y luego se muestran en otras situaciones cuando el perro está agitado o emocionado. 2 Pueden ocupar un gran porcentaje del día de un perro e impactar negativamente en la calidad de vida.

El tratamiento para los trastornos compulsivos se ha centrado principalmente en el uso de medicamentos antidepresivos, así como en estrategias de modificación del comportamiento para interrumpir y redirigir el comportamiento a una actividad más apropiada. Sin embargo, una historia completa y una evaluación médica son esenciales antes del diagnóstico y el tratamiento. Es especialmente importante investigar y tratar cualquier trastorno médico que pueda estar causando o contribuyendo al comportamiento. Por ejemplo, dos estudios recientes han demostrado que en el caso de algunos trastornos bucales compulsivos, puede haber un problema gastrointestinal (GI) subyacente.

Los estudios, realizados por un grupo de investigadores del Hospital Universitario Veterinario de la Universidad de Montreal, investigaron las causas médicas de la excesiva sutura de las superficies y la picadura de moscas en los perros. 3,4 Esta investigación sugiere que al menos algunos de estos casos están relacionados con problemas médicos que causan náuseas o molestias, lo que desencadena comportamientos orales extraños.

Excesivo estudio de lamer

En este estudio, se compararon 19 perros que mostraban lamidas excesivas de superficies con un grupo control de 10 perros sanos.3 Se recopilaron historias clínicas y de comportamiento completas para todos los perros, y todos se sometieron a exámenes físicos y neurológicos. Luego, cada perro se sometió a una serie de pruebas que incluyeron una ecografía abdominal, una endoscopia y biopsias del estómago y el intestino superior. Los perros en el grupo de lamer habían estado lamiendo en promedio durante 32 meses, y 16 de los 19 perros lamían a diario. La evaluación médica reveló que 14 de los 19 perros que lamían tenían anomalías gastrointestinales, que incluían enfermedad inflamatoria del intestino, pancreatitis y, en un perro, un objeto extraño en el estómago. El tratamiento del trastorno GI subyacente produjo mejoras significativas en la mayoría de los perros. Si bien no se identificó ningún trastorno en cinco perros del grupo de lamer, cuatro de estos cinco mejoraron con el uso de una dieta hipoalergénica más medicamentos antiácidos o antieméticos.

Estudio de mordedura de moscas

Este estudio evaluó siete perros que tenían un historial de comportamiento diario de "picadura de moscas". 4 La picadura de moscas se define como un síndrome en el cual un perro parece estar mirando algo y de repente se estrella. Esta condición puede ser una forma de convulsión focal, pero se suponía que era un trastorno compulsivo. Cada perro en este estudio tenía historias clínicas y conductuales completas recogidas además de someterse a exámenes físicos y neurológicos. Todos los perros fueron filmados durante la evaluación del comportamiento y durante dos horas después de una comida para evaluar el comportamiento de mordedura de la mosca. Se realizaron pruebas de sangre y orina en todos los perros, y si había un historial de signos GI, se realizó una evaluación GI completa. Las historias de comportamiento de estos perros revelaron que la picadura de moscas había estado presente de seis días a cuatro años antes del estudio y que el comportamiento se produjo de una vez al día a una vez cada hora. Los videos revelaron que todos los perros levantaron sus cabezas y extendieron sus cuellos antes de morder la mosca, lo que puede sugerir malestar esofágico. Todos los perros en este estudio fueron diagnosticados con una anomalía GI, y un perro también fue diagnosticado con malformación de Chiari (una condición en la que el tejido cerebral se extiende hacia el canal espinal 5 ). Seis de los siete perros respondieron al tratamiento médico solo, y el comportamiento de mordedura de moscas se detuvo por completo en cuatro perros. No se administraron medicamentos contra la ansiedad con tratamiento para los problemas gastrointestinales.

Ambos estudios revelan que la enfermedad gastrointestinal puede causar lamidas excesivas o mordeduras de moscas y que estos comportamientos se redujeron significativamente con el tratamiento adecuado de los problemas gastrointestinales. Sin embargo, el mensaje que se lleva a casa aquí no es que no existan trastornos compulsivos con una causa conductual primaria. Por el contrario, no todos los comportamientos compulsivos son estrictamente conductuales. Si su perro o gato exhibe un comportamiento repetitivo anormal, tráigalo a su veterinario para una evaluación médica. Si es posible, traiga un video del comportamiento a la cita. La evaluación médica debe incluir un examen físico y neurológico, así como análisis de sangre y análisis de orina para investigar varias condiciones que pueden ser responsables de comportamientos repetitivos. En base a los hallazgos de los dos estudios anteriores, si su perro lame excesivamente o picaduras de moscas, también se indica un estudio detallado de GI. Dependiendo del diagnóstico, el tratamiento puede incluir una dieta hipoalergénica, antibióticos, medicamentos antiinflamatorios o antiácidos.

Kelly Ballantyne, DVM, DACVB, Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Illinois; www.behavior.vetmed.illinois.edu

John Ciribassi, DVM, DACVB, Consultores de Comportamiento Veterinario de Chicago; www.chicagovetbehavior.com

Kelly Ballantyne, DVM, DACVB
Fuente: Kelly Ballantyne, DVM, DACVB
John Ciribassi, DVM, DACVB
Fuente: John Ciribassi, DVM, DACVB

  • Análisis de riesgos de problemas de comportamiento: factores de propietario (4)
  • Demasiadas drogas malas para adultos mayores
  • Cómo podemos ser mejores personas a través del trabajo en equipo con perros
  • "¡Aplastarlo!"
  • Orientaciones teóricas como hombres de paja
  • Obtener estado, en lugar de imponer el dominio sobre los perros
  • Psiquiatría y Frankenstein
  • Sexo sin infección del tracto urinario: manteniéndolo limpio
  • ¿Acapararte es una adicción o un comportamiento puramente compulsivo?
  • La actitud defensiva obstaculiza la recuperación de la adicción
  • Snot mi falla
  • Análisis de riesgos de problemas de conducta: factores ambientales 3
  • Padres engañados por los informes de entrenamiento del sueño Cry-It-Out
  • Fobias y el oído interno
  • Perros domésticos: un nuevo libro cubre maravillosamente todo el perro de las cosas
  • Conflicto social entre gatos domésticos
  • Cómo mantenerse fresco bajo presión
  • Obtener estado, en lugar de imponer el dominio sobre los perros
  • Excesivo Barking Pt. II: ¿Cómo evito que mi perro ladre?
  • Consejos prácticos de gestión para perros con problemas de conducta
  • Mantenerse en contacto con bebés reales: corregir el AAP
  • ¿La atención plena se convertirá en otra moda de autoayuda?
  • Ansiedad de separación: el gran imitador, parte 3
  • No seas la gallina y Cheetos Lady
  • Cómo mantenerse fresco bajo presión
  • Orientaciones teóricas como hombres de paja
  • Tecnología y salud infantil: consejos para aumentar el ejercicio
  • Domando pensamientos obsesivos
  • ¿Quién está ejecutando el espectáculo? ¿Tú, tus hijos o tu médico?
  • Ansiedad de separación: el gran imitador, parte 4
  • Perros, dominio y culpa: tenemos que hacer las cosas bien
  • No se asuste si su niño muerde a sus amigos
  • Aprendiendo a ser asertivo - Parte II
  • ¿La atención plena se convertirá en otra moda de autoayuda?
  • ¿Qué es "comida médica" para el TDAH?
  • Excesivo Barking Pt. II: ¿Cómo evito que mi perro ladre?