Hablar en público: cuando se ejecuta no es una opción

Las palmas de Roger están goteando, su respiración es apresurada y su corazón se siente como si estuviera latiendo en su pecho. Siente una sensación de peligro pero no sabe qué hacer. Él tiene un caso de las "mariposas" y tiene su estómago atado en nudos. Roger ha oído hablar del término "rodillas golpeando", pero ahora tiene un significado especial. Correr no es una opción, tampoco lo es luchar, entonces ¿qué hará Roger y cómo puede disminuir estos sentimientos en el futuro?

Estos son algunos de los síntomas con los que la gente tiene que lidiar cuando tienen que hablarle al público. Lo sé porque uno de los cursos que enseño es hablar en público y los estudiantes, de forma privada y pública, comparten que tienen estas experiencias todo el tiempo.

Recientemente, después de una clase, varios alumnos se acercaron a mi escritorio. Fue sobre lo de siempre; tardanzas, tareas perdidas o confiar, a pulgadas de distancia, que tenían una enfermedad contagiosa pero sintieron que no podían perderse más clases. Sin embargo, un estudiante realmente quería discutir un tema relacionado con hablar en público. Echó un vistazo tímidamente y luego preguntó: "¿Cómo lidias con la ansiedad de hablar en público?"

Es una pregunta que los estudiantes universitarios a menudo hacen, pero la preocupación es común para todos nosotros. Así que me gustaría compartir algunas soluciones rápidas, así como soluciones de mediano y largo alcance para disminuir la ansiedad y mejorar su capacidad de hablar frente a una audiencia.

La mayoría del miedo no es visible

Muchas personas están nerviosas acerca de hablar en público porque creen que su cuerpo las traicionará. Sienten que la actitud fría e informal que todos tendemos a mostrar cuando estamos afuera no resistirá el escrutinio público. Bueno, un consejo rápido es que muchos de los indicadores de miedo no se pueden detectar a simple vista. Falta de aliento, "golpeteo de rodillas", aumento del ritmo auditivo, "mariposas", pupilas agrandadas y palmas sudorosas no pueden ser detectadas por un público.

En gran medida tampoco se puede ver el crujido de las voces o el temblor de las manos. Cuando un alumno me dice que se le quebró la voz durante un discurso, inmediatamente pregunto a la clase si lo escuchó. Nunca he tenido una clase que diga que tienen. En lo que se refiere a las sacudidas de manos, aconsejo a las personas que mantengan los papeles fuera de sus manos y los dejen en el podio si comienzan a temblar para que otros no puedan verlos.

Preparación

Nada proporciona un impulso de confianza más rápido que estar preparado para dar un discurso. Escudriñar a su audiencia con anticipación, escribir su discurso mucho antes de la fecha de entrega y practicarlo numerosas veces reduce una enorme cantidad de nerviosismo previos a la intervención. ¿Por qué? Porque sabes que has hecho todo lo que está en tu mano para estar listo para la experiencia.

Autodiscurso positivo y visualización

Aunque el temor que tiene la mayoría de la gente de hablar en público no es lo suficientemente grave como para que visite a un psicólogo, eso no significa que la teoría psicológica no pueda usarse para reducir la ansiedad. Los psicólogos Albert Ellis y Aaron Beck fueron pioneros de la terapia cognitiva y ambos creían que podía hablarse a sí mismo en un estado negativo o depresivo con una lógica irracional. Y al hablar en público, muchas personas se ponen nerviosas por un razonamiento terrible.

Lo que nos decimos a nosotros mismos importa. Entonces, cuando sabe que tiene que pronunciar un discurso, lo mejor es seguir adelante y comenzar a prepararse mentalmente para su éxito. Piense en ocasiones en las que ha hablado con éxito ante un grupo de personas o una audiencia considerable. Imagine lo difícil que sería fracasar cuando se haya preparado a fondo. Pregúntese qué es lo peor que podría pasar y qué podría hacer para contrarrestarlo. Si siente que va a tragar constantemente o tiene la boca seca, puede traer una botella de agua. Si cree que va a olvidar su discurso, puede razonar que sería difícil hacerlo si tiene notas y pautas bien preparadas.

Además, visualice una experiencia exitosa y placentera. Piense en lo que haría su experiencia ideal y prepárese y practique para que la realidad coincida con su visualización interna.

Desensibilización sistemática

Este último consejo requiere mucho más esfuerzo, pero vale la pena para las personas que tendrán que hablar con un gran número de audiencias en el futuro. Si este es el caso, lo mejor es no aletearlo hasta que lo domine. En cambio, debes ser proactivo. Únase a una clase, grupo u organización que enseñe a hablar en público.

Estar involucrado en una clase o grupo te da la oportunidad de obtener exposición repetida a una audiencia en un ambiente positivo y constructivo. Le permite reducir gradualmente la ansiedad y aumentar su conjunto de habilidades al mismo tiempo. En las clases que enseño, los estudiantes obtienen al menos 30 oportunidades para presentarse ante un grupo y trabajar en casi todos los aspectos de hablar en público. En unas pocas semanas, la respuesta biológica comúnmente conocida como síndrome de "luchar o huir" se vuelve manejable y en pocos meses la ansiedad y el nerviosismo no son un problema en absoluto.

La ansiedad de hablar en público es real, pero también lo son los métodos para reducirla.

Bakari Akil II, Ph.D. es el autor de Super You! 101 formas de maximizar su potencial! También puedes consultar su página en Twitter.

  • Psique de un gimnasta
  • Mente, Cuerpo y Elecciones 2016
  • Métodos para aliviar la ansiedad
  • Cuatro estrategias para disminuir la ansiedad en los niños
  • Dormir para el sexo
  • La verdad sobre la ley de la atracción
  • ¿Tus sueños te mantienen despierto?
  • Ansiedad y depresión después de la elección
  • "¡Si tuviera un mejor cerebro!"
  • Pensamiento Mágico
  • Yoga y meditación Kirtan Kriya refuerzan el funcionamiento cerebral
  • ¡Atrapa la fiebre de "locura de marzo" para lograr tus objetivos de acondicionamiento físico esta primavera!
  • Cómo administrar la competencia en un mundo caótico
  • Consigamos amibias: el molde caritativo de baba como modelo para enfrentar el cambio climático
  • La energía de los alimentos: una pieza faltante a comer en exceso
  • Sueño consciente
  • El truco más fácil para romper con ideas equivocadas
  • Por qué funciona la "terapia al por menor"
  • El espacio entre la atención plena y la confianza en uno mismo
  • Comprender y trabajar con flashbacks, segunda parte
  • ¿Cómo le está afectando el desastre de Japón?
  • El tiempo ES dinero ... pero no como piensas
  • BEAR-Estrategias para la contención y la estabilidad
  • Las 10 mejores formas de ganar fuerza de voluntad
  • Mejorando el movimiento físico con visualización
  • Crisis de la mediana edad: sabiduría de Raymond Carver, Steinbeck y más Parte 3
  • El espacio entre la atención plena y la confianza en uno mismo
  • La verdad sobre la ley de la atracción
  • Psique de un gimnasta
  • Envidia: las flores mueren El perfume es lo que perdura.
  • Cómo pueden los padres aprovechar el poder de la intención
  • Derrick Rose y el atleta propenso a lesiones
  • No puedo dormir? Alternativas libres de drogas que realmente ayudan
  • Ensayos de drogas y medicina basada en datos: entrevista David Healy
  • ¿Pueden los rituales específicos previos a un evento afectar nuestro rendimiento?
  • La energía de los alimentos: una pieza faltante a comer en exceso