El estrés y su dieta: ¿Pueden ciertos alimentos afectar su estado de ánimo?

Un tipo específico de alimento puede desencadenar emociones negativas en ciertos entornos.

iStock

Fuente: iStock

Esa sensación de tener que correr al baño para vaciar el contenido del estómago, en cualquier dirección, en momentos de intenso estrés es un ejemplo notable de la estrecha conexión entre la mente y el intestino, que la mayoría de nosotros habrá experimentado en algún momento nuestras vidas. Lo que comes afecta el bienestar de tu intestino. Tu “instinto”, a su vez, influye en tu mente.

Un intestino puede ser estresado también.

Para entender la relación entre los alimentos, el estrés y el cerebro, necesitamos hacer un acercamiento a un trastorno que fue descartado por mucho tiempo como un diagnóstico funcional de exclusión (se diagnostica cuando todas las enfermedades conocidas están “excluidas”), síndrome del intestino irritable o IBS.

IBS está emergiendo como un eslabón clave en la cadena que conecta la dieta y el cerebro, en el contexto del estrés crónico. El estrés crónico, incluido el estrés psicosocial crónico, induce el SII en animales de laboratorio. El entrenamiento de combate puede provocar síntomas de IBS y las personas con IBS informan niveles significativamente más altos de estrés percibido y supresión emocional, en comparación con los controles sanos.

El SII puede incluir un amplio espectro de síntomas, desde pirosis hasta hinchazón, cólicos abdominales, estreñimiento y diarrea. Los síntomas pueden ser leves o severos, crónicos o fugaces. Muchas personas con SII pueden no ser conscientes de que lo tienen.

Su etiqueta “funcional” se está desvaneciendo rápidamente: hay evidencia emergente de que el SCI produce inflamación localizada y sistémica de bajo grado, al menos en un subconjunto de pacientes.

Una breve historia de IBS.

Una de las primeras descripciones de IBS fue en un documento académico alemán en 1901. En el documento, los autores llamaron IBS con un nombre diferente, “Gährungsdyspepsie” o “dispepsia de fermentación” porque sus datos sugirieron IBS fue el resultado de la fermentación excesiva que tiene lugar en los intestinos. Esta teoría siguió el trabajo de Louis Pasteur sobre la fermentación a finales del siglo pasado.

Más tarde, esta idea de la fermentación excesiva se hizo a un lado cuando la “hipótesis de la fibra” de la década de 1970 estaba de moda. El SII se atribuyó a la insuficiencia de fibra en la dieta.

Más de un siglo después, hemos vuelto al punto uno.

FODMAPs.

Una serie de ensayos controlados aleatorios recientes muestran que la restricción de un grupo de alimentos en particular conocido con el acrónimo “FODMAPs”, que significa Oligo-, Di-, monosacáridos y polioles fermentables, elimina los síntomas del SII.

Los FODMAP son carbohidratos de cadena corta, que nuestro intestino delgado no absorbe muy bien. Como resultado, son fermentados en el tracto digestivo por las bacterias intestinales.

La fermentación de FODMAP produce compuestos que incluyen ácidos grasos de cadena corta (AGCC). Mientras hacen una gran cantidad de bien a dosis moderadas, a dosis excesivas y en las zonas incorrectas de los intestinos, los AGCC pueden promover la inflamación, alterar la motilidad y aumentar la permeabilidad intestinal.

De acuerdo con la hipótesis de 1901 de Schmidt y Strasburger, la evidencia emergente apunta a que las personas con SII tienen un paisaje bacteriano que promueve la fermentación excesiva y desordenada de FODMAP.

Como resultado, los alimentos supuestamente “saludables” como la cebolla, el ajo, los frijoles y las lentejas pueden causar problemas gastrointestinales en los pacientes con SII.

El estrés crónico cambia el paisaje microbiano del intestino.

Los estudios en animales y humanos han demostrado que el estrés crónico cambia el paisaje bacteriano en el intestino.

Si este cambio provoca que ciertas especies bacterianas que fermentan los FODMAP se multipliquen excesivamente y en las zonas incorrectas de los intestinos a expensas de otras bacterias benignas, esto puede provocar síntomas de SII. La reversión de este cambio puede normalizar el SII.

Por ejemplo, pasar por estrés puede conducir a una disminución en las especies de Bifidobacterias, y hay evidencia de poblaciones reducidas de Bifidobacterias en el SII. Los probióticos que contienen bifidobacterias pueden ayudar con los síntomas del SII y también aumentar la resistencia al estrés.

FODMAPs y estado de ánimo

Los FODMAP pueden aumentar los sentimientos de ira y tristeza en pacientes con SII poco después de una comida, incluso si no tienen idea de que acaban de comer FODMAP como se muestra en un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado reciente.

En el estudio, a un grupo de pacientes con SII y un grupo de voluntarios sanos se les administró una variedad de alimentos directamente en el estómago a través de un tubo de infusión gástrica.

Los fructanos son un tipo de FODMAP. Algunos ejemplos de alimentos que contienen fructanos son el trigo, la cebolla y el ajo.

La infusión de fructanos aumentó los sentimientos de enojo hasta cierto punto tanto en los controles sanos como en los pacientes con SII, pero los sentimientos de enojo, tristeza y tensión fueron especialmente elevados en el grupo de SII después de la infusión de fructano.

Este efecto se observó en un tiempo tan corto como 30 minutos después de la infusión.

Esto implica que una comida que contiene cebollas, ajo u otros fructanos puede provocar ira o tristeza en cierto grado, en individuos vulnerables.

La restricción de FODMAP durante el estrés puede proteger el revestimiento intestinal (estudios en animales).

iStock

Fuente: iStock

Si sometemos a las ratas al estrés crónico de estar restringidas, desarrollan inflamación intestinal y un “intestino permeable”. Alimentar a las ratas con una dieta baja en FODMAP mitiga esto y puede ayudar a normalizar sus bacterias intestinales.

La idea de utilizar una dieta baja en FODMAP en momentos de mayor estrés se explora en la esfera de la ciencia del deporte, siguiendo el informe de un atleta cuyos síntomas gastrointestinales inducidos por el ejercicio y bienestar perceptual mejoraron cuando se redujo la ingesta diaria de FODMAP. 81 g / día a 7 g / día durante el período de entrenamiento.

Administrar FODMAP en IBS.

Es emocionante pensar que cierto tipo de alimento puede desencadenar ira o frustración y que otro puede calmar la ansiedad. A medida que avanza la investigación, algún día podremos adaptar una comida a la perfección a nuestras necesidades psicológicas exactas en cualquier momento.

Si tiene algún tipo de síntomas gastrointestinales, asegúrese de que los revise su médico. Si su médico los atribuye a IBS, vale la pena considerar el efecto de los FODMAP en su estado de ánimo y bienestar general e investigar una dieta de eliminación de FODMAP.

Una persona con IBS no será intolerante con todos los FODMAP, por lo que un breve período de eliminación de FODMAP es seguido por una reintroducción gradual de FODMAP, para identificar el FODMAP culpable en cada caso individual. Esta es una estrategia cuidadosamente administrada que debe implementarse bajo la guía de un profesional médico.

Una vez que se ha identificado un FODMAP ofensor, mantener sus niveles bajos puede traer notables beneficios para su bienestar mental y físico, especialmente en días de alto estrés. Su médico también puede sugerir un curso de probióticos para apoyar la población microbiana de su intestino durante una dieta restrictiva.

Otros actores en la reactividad al estrés.

Los FODMAP son una pieza del rompecabezas del intestino. Otra pieza importante es la población microbiana del intestino. Varios estudios controlados aleatorios ahora muestran que un curso de terapia probiótica puede mejorar la ansiedad, la reactividad al estrés y el estado de ánimo, tanto en personas con SII como en controles sanos.

Comer una variedad de alimentos fermentados en cada oportunidad y tomar productos fermentados que contienen probióticos con especies de Lactobacillus y Bifidobacterium, puede ayudar a reducir la ansiedad y la reactividad al estrés incluso en ausencia de SII.

Otros factores que contribuyen al estrés crónico, como los ritmos circadianos desordenados, pueden influir en los síntomas del SII, y actualmente se está explorando la melatonina como terapia adjunta para el SII. También desempeña un papel de amortiguación del estrés independiente de sus efectos intestinales.

Tomando acción.

Los microbios del intestino y los FODMAP dietéticos son dos áreas clave para pensar en el contexto del estrés crónico. La investigación en ambas áreas todavía está en curso y muchas lagunas siguen sin cumplirse.

Más allá de esto, se aplican las reglas estándar de una dieta saludable: comer una dieta de alimentos integrales, variada y sin procesar, sin conservantes, emulsionantes u otros aditivos. Siempre coma de acuerdo con su ritmo circadiano y nunca, nunca, coma en exceso.

Tenga en cuenta: esta pieza es solo para discusión y no debe usarse como consejo médico. Consulte con su médico antes de realizar cualquier cambio en su dieta o medicamentos.

Referencias

Hajizadeh Maleki B, Tartibian B, Mooren FC, FitzGerald LZ, K Krüger, Chehrazi M, Malandish A. Entrenamiento aeróbico de intensidad baja a moderada modula el síndrome del intestino irritable a través de mecanismos antioxidantes e inflamatorios en mujeres: resultados de un ensayo controlado aleatorio. Cytokine. 2018 feb; 102: 18-25.

Boyer J, Saint-Paul MC, Dadone B, Patouraux S, Vivinus MH, Ouvrier D, Michiels JF, Piche T, Tulic MK. Distribución de células inflamatorias en la mucosa del colon como una nueva herramienta para el diagnóstico del síndrome del intestino irritable: un estudio piloto prometedor. Neurogastroenterol Motil. 2018 Ene; 30 (1).

de Bortoli N, Martinucci I, Bellini M, Savarino E, Savarino V, Blandizzi C, Marchi S. Superposición de la acidez estomacal funcional y la enfermedad por reflujo gastroesofágico con síndrome del intestino irritable. World J Gastroenterol. 2013 Sep 21; 19 (35): 5787-97.

de Bortoli N, Natali V, Melissari S, Simonetti N, Tapete G, Marchi S. Superposición de GERD y trastornos funcionales gastrointestinales. Minerva Gastroenterol Dietol. 2017 Sep; 63 (3): 205-220.

Vicario M, Alonso C, Guilarte M, Serra J, Martínez C, González-Castro AM, Lobo B, Antolín M, Andreu AL, García-Arumí E, Casellas M, Saperas E, Malagelada JR, Azpiroz F, Santos J. Crónica El estrés psicosocial induce un daño mitocondrial reversible y una regulación positiva del receptor del factor 1 liberador de corticotropina en el intestino de la rata y una disfunción intestinal similar a IBS. Psiconeuroendocrinología. 2012 enero; 37 (1): 65-77.

Oświęcimska J, Szymlak A, Roczniak W, Girczys-Połedniok K, Kwiecień J. Nuevos conocimientos sobre la patogénesis y el tratamiento del síndrome del intestino irritable. Adv Med Sci. 2017 Mar; 62 (1): 17-30.

Schmidt A, Strasburger J. Ueber muere intestinale Gährungsdyspepsie der Erwachsenen (Insufficienz der Stärkeverdauung). Deutsch Arch Klin Med 1901; 69: 570-605.

Staudacher HM, Whelan K. Alterada microbiota gastrointestinal en el síndrome del intestino irritable y su modificación por la dieta: los probióticos, los prebióticos y la baja dieta FODMAP. Proc Nutr Soc. 2016 ago; 75 (3): 306-18.

Vaughn AC, Cooper EM, DiLorenzo PM, O’Loughlin LJ, Konkel ME, Peters JH, Hajnal A, Sen T, Lee SH, de La Serre CB, Czaja K. La dieta de alta energía desencadena cambios en la microbiota intestinal, reorganización del intestino -Comunicación vagal cerebral y aumenta la acumulación de grasa corporal. Acta Neurobiol Exp (Guerras). 2017; 77 (1): 18-30.

Masuy I, Van Oudenhove L, Tack J, Biesiekierski JR. Efecto de la infusión intragástrica de FODMAP en la motilidad gastrointestinal superior, síntomas gastrointestinales y psicológicos en el síndrome del intestino irritable frente a controles sanos. Neurogastroenterol Motil. 2018 Ene; 30 (1).

Zhou SY, Gillilland M 3rd, Wu X, Leelasinjaroen P, Zhang G, Zhou H, Ye B, Lu Y, Owyang C. La dieta FODMAP modula la nocicepción visceral por la inflamación intestinal mediada por lipopolisacáridos y la disfunción de barrera. J Clin Invest. 2018 Jan 2; 128 (1): 267-280.

Lis D, Ahuja KD, Stellingwerff T, Kitic CM, Fell J. Estudio de caso: Utilizar una dieta baja en FODMAP para combatir los síntomas gastrointestinales inducidos por el ejercicio. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2016 Oct; 26 (5): 481-487.

  • El 411 en intervenciones de adicción ...
  • Las trampas de no ser un terapeuta sexualmente informado
  • Síntomas y diagnóstico de la enfermedad de Lyme
  • Conversión
  • El poder de uno
  • Diálogo abierto: un nuevo enfoque para la atención de la salud mental
  • ¿Qué es ASMR y por qué las personas están viendo estos videos?
  • The Whale Sanctuary Project: decir no gracias a los tanques
  • Personas que no pueden amar
  • Música relajante compuesta específicamente para perros
  • Saliendo de la guerra
  • ¿Puede un cliente controlar una sesión de terapia?
  • Terapia de artes expresivas y ventanas de tolerancia
  • No seas un pájaro enojado
  • La autocompasión cura el TEPT
  • Psicología a través de la tecnología
  • Caveat Emptor: cómo saber si confía en su atención de salud mental a un terapeuta peligroso
  • Miedo a los muertos vivientes: ¿pueden los parásitos cerebrales convertirnos en zombis?
  • Moralidad: las semillas deben plantarse correctamente en los primeros años de vida
  • Se Perfectamente Imperfecto
  • Los peligros psíquicos de la práctica forense
  • Muerte detrás de la insignia
  • Los efectos del trauma no requieren recuerdos específicos
  • Haz más, siéntete mejor
  • Pérdidas netas
  • ¿Cuan profundo es tu amor?
  • Hacer algo diferente para la ansiedad y la depresión
  • Reconociendo y aceptando la angustia psicológica
  • Ansiedad y depresión: primeros primos, al menos (parte 1 de 5)
  • Romper es difícil de hacer, especialmente de manera virtual
  • ¿Los medicamentos de bajo costo realmente funcionan en el tratamiento del cáncer?
  • ¿No puedes estrellar?
  • Cómo hablan las mujeres sobre sus partes de dama
  • ¿Puedes ser amable frente a la negatividad?
  • EPAP y el futuro del ronquido
  • El mito del duelo 'complicado'