Conectado a Connect

Las redes sociales moldean nuestra salud y felicidad.

Co-escrito con Emily Falk, Ph.D.

Probablemente conozcas a mucha gente que tiene la misma historia: la esposa del mejor amigo de su vecino ayudó a conseguir su pasantía, trabajo o entrevista. Por supuesto, hoy los servicios como LinkedIn han formalizado y simplificado el proceso de recurrir a las redes sociales para encontrar trabajo, y otros servicios han hecho lo mismo para otras formas de comercio. Las herramientas de redes sociales en línea también han sido una gran ayuda para los científicos porque hacen que sea más fácil mapear redes sociales y rastrear cómo las usan las personas. Y la investigación emergente muestra que las redes sociales influyen en nuestra salud y felicidad, y las investigaciones recientes de nuestros laboratorios y otros muestran que las redes sociales incluso dan forma a la forma en que usamos nuestro cerebro para tomar decisiones.

Por ejemplo, tener conexiones más numerosas y profundas predice una mejor salud y bienestar. Esto no solo es cierto para las personas, sino también para los monos y simios y una amplia gama de otros animales, desde las marmotas hasta las ballenas, lo que sugiere que nuestra necesidad y capacidad de conexión tiene profundas raíces evolutivas. Nuestras redes sociales afectan nuestra salud y felicidad, en parte, porque el apoyo de nuestros amigos y familiares reduce el impacto del estrés en nuestros cerebros y cuerpos. También parece existir una necesidad innata de que la mayoría de la gente se conecte con los demás. Cuando estamos solos, una sensación que la investigación muestra es extremadamente común, esto evoca sentimientos de pérdida emocional y dolor.

Pero no es solo el número o la calidad de las conexiones lo que importa. Las personas también varían en la configuración de los vínculos en sus redes sociales, y estas diferencias se traducen en diferentes fortalezas y debilidades en el lugar de trabajo y más allá. Las personas que son los llamados “agentes de información”, que conectan a otras personas en sus redes sociales que no se conocen entre sí, tienden a obtener ventajas de rendimiento específicas. En el lugar de trabajo, por ejemplo, los corredores tienen acceso a ideas más diversas, que pueden facilitar la innovación. Aunque mucho menos estudiado, las conexiones sociales indirectas en animales también parecen ventajosas porque mejoran la transferencia de información, mejoran la cooperación y mantienen la cohesión grupal.

Uno de los mayores descubrimientos realizados por los neurocientíficos en las últimas dos décadas es que una “red social cerebral” especializada maneja nuestras relaciones sociales y da forma a nuestras interacciones con los demás. Una nueva investigación indica que los corredores de información utilizan sus redes sociales de cerebro de forma diferente a como lo hacen otras personas, incluso cuando trabajan con la misma información. Por ejemplo, al tratar de decidir si recomendar un artículo a otros, los corredores de información usan partes de la red social del cerebro implicadas en la comprensión de lo que otros piensan y sienten (las llamadas regiones “mentalizadoras”) más que las personas cuyos amigos todos conocen uno otro.

Sorprendentemente, los monos, y presumiblemente otros primates no humanos, también poseen una red social de cerebro que administra las redes sociales. Los estudios genéticos en personas y monos sugieren que el hardware cerebral que respalda las interacciones sociales se hereda al menos parcialmente de los padres. Pero la genética no es el destino. Los estudios de monos muestran que la red social del cerebro responde como un músculo en función del uso. Cuando los monos se ven obligados a navegar por una red social más grande, sus redes sociales del cerebro aumentan en tamaño y conectividad. Esto, a su vez, confiere una mayor capacidad para conectarse con otros.

La idea de que las redes sociales del cerebro se expanden con el uso es una idea importante a considerar en contextos educativos y laborales. La investigación en humanos muestra que las regiones de mentalización desempeñan un papel importante en muchos tipos de interacciones, y que las personas que son mejores vendiendo sus ideas, literal y figurativamente, tienden a involucrar estas regiones cerebrales más que las personas que son vendedores menos exitosos. Más profundamente considerando el punto de vista de otra persona (por ejemplo, ¿qué pensará la persona con la que compartiré esta idea?) Ayuda al participante a afinar su mensaje para que resuene más claramente con el estado mental del receptor. Es posible que los corredores de información tengan más oportunidades para practicar este tipo de traducción, otra ventaja potencial. Sobre la base de estas observaciones, proporcionar acceso a redes más amplias y diversas de vínculos sociales puede cambiar fundamentalmente la forma en que las personas usan sus cerebros al tomar decisiones cotidianas en la escuela o el lugar de trabajo, y enseñando “habilidades blandas” en torno a la toma de perspectiva. tener amplios beneficios a lo largo de la vida.

A medida que las personas cambian la forma en que usan sus cerebros durante las interacciones sociales, esto también puede tener efectos dominantes en los demás. Cuando las personas se comunican, influyen en la forma en que sus compañeros de conversación ven el mundo. Por ejemplo, mientras más actividad despierta una idea en la red cerebral social de un individuo, más tiende a provocar una actividad similar en las redes sociales cerebrales de los demás cuando se comunican. Cuando esto sucede, los dos cerebros se sincronizan (es decir, muestran patrones coordinados de actividad mientras el hablante habla y el oyente escucha), y cuanto más sincronizados se vuelven sus cerebros, más exitosa es su comunicación.

La mayoría de las personas nacen con un juego de herramientas neuronales de alto rendimiento que impulsa su deseo de conectarse con otras personas y su capacidad para comprender sus pensamientos y sentimientos, pero aprender a usarlas es fundamental tanto para los estudiantes como para las relaciones en el trabajo y en el hogar. Este conjunto de herramientas tiene profundas raíces evolutivas y es fundamental para quienes somos como especie. Como hemos resaltado aquí, comprender la biología de cómo se conectan las personas no solo es interesante por sí mismo, sino que también puede proporcionar beneficios prácticos, por ejemplo, identificando nuevas formas de aumentar la curiosidad y el compromiso de los estudiantes en la escuela, seleccionar personas para equipos , monitorear la incorporación de los empleados y adaptarse a la cultura corporativa, e identificar y cultivar líderes más efectivos. También puede ayudarnos a desarrollar nuevas formas de reducir la soledad, un importante contribuyente a problemas de salud que van desde la enfermedad cardíaca hasta la actual epidemia de opiáceos, y así mejorar la salud y el bienestar. A medida que miramos hacia 2018 y consideramos formas de compensar el clima actual de desconexión, la ciencia de la conexión social es más relevante que nunca.

Emily Falk, Ph.D., es profesora asociada en la Escuela de Comunicación Annenberg y la Iniciativa de Neurociencia de Wharton (WiN).

  • ¿Qué causa la adicción?
  • El verdadero misterio: ¿por qué las amistades no obtienen lo que merecen?
  • Perteneciente a 'Solo un grupo de chicos'
  • Barricadas a la intimidad y la confianza IX: Perdón, finalmente
  • Increíble gracia
  • Incels: cuando la testosterona se vuelve mala
  • ¿Cómo te sientes si no puedes leer?
  • 3 claves para terminar una relación con la dignidad
  • Man Alert: El suicidio de Anthony Bourdain es una llamada de atención
  • ¿Donde duele?
  • El problema con los medicamentos antidepresivos
  • 5 maneras de lidiar cuando eres la oveja negra de tu familia
  • ¿Quiénes son los más solitarios?
  • ¿Proyectamos nuestras propias personalidades en el comportamiento de nuestros perros?
  • Estrés
  • Beneficios del sexo después de los 50
  • Los mejores años de tu vida
  • 9 maneras de superar la autocompasión
  • Las 9 cosas más importantes que podríamos prescindir en el nuevo año
  • BFF o Tóxico Lío? Los grandes acontecimientos de la vida revelan fortalezas y fallas en las amistades femeninas
  • 4 maneras de comenzar a recuperarse del descuido emocional de la niñez
  • Por qué no podemos juzgar el suicidio
  • Cómo superar su ansiedad social
  • Depresión, soledad y amistad
  • ¿Qué es “Cuffing Season”?
  • ¿Puedes hacer realidad tus sueños?
  • Robin Williams nos enseña sobre la enfermedad mental
  • Ayudando a un niño desordenado de la alimentación: "Venga de un lugar de compasión"
  • Por qué no debes mirar Propaganda de ISIS
  • Nuestra obsesión con "Me gusta" -Part 1
  • Animales, Explotación y Arte: El trabajo de Colleen Plumb
  • La crisis de salud mental del estudiante universitario (Actualización)
  • Por qué los empresarios fracasan - Claves para crear éxito
  • Los beneficios de pasar tiempo solo
  • Cómo vivir bien: una reseña de libro
  • ¿Por qué "Tropezar hacia la diversidad"?