Ciclo de abuso: nuevas respuestas

La mayoría de los padres abusivos fueron abusados ​​ellos mismos cuando eran niños (1). Ahora estamos empezando a comprender los mecanismos psicológicos y biológicos subyacentes gracias a los experimentos con animales. Esta investigación es de cierta importancia práctica dado que la crianza abusiva se asocia con un coeficiente de inteligencia bajo, un bajo rendimiento académico, una baja capacidad de ganancia, psicopatología, adicciones a las drogas, obesidad y problemas generales de salud.

El círculo vicioso de la crianza abusiva

El ciclo de violencia en las familias tiene un paralelismo en la transmisión intergeneracional del comportamiento materno en otras especies, particularmente en ratas y monos.

Hay buena evidencia de que el patrón intergeneracional de padres "abusivos" que son hijos de abusadores es parcialmente explicable en términos de efectos epigenéticos de la experiencia infantil que son transmisibles a través de la línea germinal. Algunos conocimientos sobre estos mecanismos fueron proporcionados por experimentos con ratas basados ​​en el fenómeno de que algunas madres de ratas están más atentos a sus descendientes que otras. La cantidad de cuidado materno en las ratas influye en la atención de las mujeres hacia sus propios hijos cuando se convierten en madres.

Experimentos animales

La lamida materna afecta el patrón de metilación del ADN en los cerebros de las crías de rata, de modo que existe una mayor expresión de receptores de glucocorticoides para las crías que son lamidas más (2). Conductualmente, una mayor expresión de los receptores de glucocorticoides se asocia con una mayor capacidad para lidiar con situaciones estresantes sin perder la calma. Esto significa que las ratas que reciben mucha lamida materna son menos temerosas en situaciones novedosas.

Para los humanos, el abuso infantil se asocia con la metilación anormal en el cerebro adulto según los análisis de las víctimas de suicidio (2). Específicamente, hubo una mayor metilación del promotor de glucocorticoides en los cerebros de los suicidios que habían experimentado abuso infantil en comparación con los que no. Como resultado, tenían una expresión disminuida del receptor de glucocorticoides.

La investigación sobre monos rhesus también sugiere que las experiencias tempranas abusivas pueden alterar el cerebro de forma similar a las registradas para ratas y humanos.

Así como algunas ratas producen más madres nutritivas que otras, algunos monos rhesus manejan a sus bebés aproximadamente y existe un patrón generacional similar al que se observa para los humanos. Los experimentos de fomento cruzado encontraron que la transmisión intergeneracional del abuso infantil en los monos rhesus es el resultado de la experiencia temprana en lugar de la herencia genética (1). Esto probablemente se deba a una combinación de aprendizaje social y metilación alterada del ADN (2).

En experimentos con ratas, las crías que recibieron menos lamedura de las madres aumentaron la metilación del gen BDNF en la corteza frontal. En los humanos, ese patrón de metilación se asocia con las principales psicosis, incluida la esquizofrenia y el trastorno bipolar.

Por lo tanto, el cuidado materno tibio puede tener efectos sustanciales en el cerebro en desarrollo que hace que los individuos sean más vulnerables a los factores estresantes más adelante en la vida. Una implicación es que habría un control de los impulsos reducido y, por lo tanto, una mayor probabilidad de cometer delitos graves, incluidos crímenes de violencia (3).

Patología o adaptación?

Aunque la transmisión biológica y social de la crianza abusiva está cediendo al análisis científico, el aspecto teórico está poco desarrollado. Está muy bien decir que la crianza abusiva es patológica porque aumenta la probabilidad de psicopatología, enfermedad relacionada con el estrés, adicción a las drogas o crimen violento. Sin embargo, esa perspectiva no funciona tan bien para ratas, monos u otras especies donde existe el ciclo de abuso y es parcialmente explicable en términos de cambios epigenéticos predecibles en el cerebro.

Después de todo, existe un fenómeno análogo para el consumo de alimentos por parte de las madres antes y durante la gestación. Los animales que reciben una alimentación deficiente durante este tiempo dan a luz a crías que son mejores para la conservación de la energía y, por lo tanto, propensas a la obesidad cuando los alimentos son abundantes (4). Lo mismo es cierto para los humanos. A pesar de los problemas de salud a los que esto puede conducir, la mayoría de los científicos interpretan este fenómeno mediado por la epigenética en términos adaptativos: los descendientes aprenden sobre su entorno nutricional mientras aún están en el útero y realizan un ajuste adaptativo a su metabolismo que promueve la supervivencia.

De manera similar, puede haber una calibración epigenética del comportamiento materno para coincidir con las condiciones sociales prevalecientes. No está claro cuál es exactamente el parámetro ambiental con el que se ajusta el comportamiento materno de la descendencia, pero los factores verosímiles involucran estrés psicológico debido al peligro, el hambre o la agresión competitiva.

Incluso si el razonamiento adaptativo no está bien elaborado, la evidencia de dicho patrón es fuerte dado que la mayoría de los padres abusivos fueron abusados ​​ellos mismos como niños y la existencia de patrones intergeneracionales similares para otras especies (2).

Las duras prácticas de los padres, como el castigo corporal, no solo se transmiten de generación en generación sino que son sorprendentemente resistentes al cambio. Incluso después de que se les alerta sobre los efectos adversos de la coacción y el castigo corporal para los niños, los padres de las comunidades desfavorecidas continúan utilizando esas tácticas. La capacitación detallada en la crianza más empática no produjo cambios en las prácticas de los padres (5).

Evidentemente, las diferentes tácticas de crianza son provocadas por entornos sociales variados de modo que las condiciones más estresantes de los barrios de bajos ingresos provocan más castigo corporal y menos empatía en comparación con un vecindario de ingresos medianos más cómodo (6). Los resultados de estas prácticas variadas de los padres pueden dar forma a los adultos que se adaptan mejor a su entorno social específico, aunque esta tesis necesita mucho más trabajo.

  • Disturbios de apego: gran avance en el tratamiento
  • Un cuento de dos matones
  • La imaginación y el modelo diametral de la enfermedad mental
  • Falsifique su camino hacia la felicidad
  • No diga que la depresión es causada por un desequilibrio químico
  • Por qué ser activista es bueno para su adolescente
  • La pandemia de estrés
  • Últimas noticias: Dos nuevos estudios importantes sobre el trastorno bipolar en niños recién publicados
  • Psicoeducación nutricional: ¿cómo comienzo con mis clientes?
  • La Sabiduría de la Espontaneidad (Parte 2)
  • Una carta abierta a Sigourney Weaver
  • ¿Puede su teléfono inteligente prevenir el aumento de peso de los antidepresivos?
  • Entendiendo el Trastorno Bipolar
  • ¿Pueden los niños tener un desorden bipolar?
  • Maratón de Boston
  • Amor, no importa lo que
  • Normalidad, Neurosis y Psicosis (Parte 2): ¿Qué es la psicosis y es predecible?
  • ¿La depresión es una enfermedad?
  • Data Doctor: Cómo hablar sobre el tiroteo en Charleston con los clientes
  • ¿Realmente Peter Lanza deseaba que Adam nunca hubiera nacido?
  • Encontrar la cordura: John Cade y el descubrimiento del litio
  • Soy un adulto y creo que puedo tener el Síndrome de Asperger (AS). ¿Cómo y por qué me deben diagnosticar si de hecho tengo AS?
  • Cuidado personal para activistas
  • El TDAH comúnmente co-ocurre con otros diagnósticos de salud mental
  • Consejos para parejas que viven con desórdenes de déficit de atención
  • ¿Por qué la meditación funcionó para mí?
  • Curiosidad (interés)
  • Una tormenta perfecta para la psiquiatría
  • ¿Por qué los niños pequeños cometen suicidio?
  • Lo más importante que debe saberse durante los episodios bipolares
  • La fotografía que documenta las enfermedades mentales atrae la crítica
  • 11 maneras de ayudar a un amigo con el trastorno bipolar
  • Trastorno explosivo intermitente: No, esto no es todo sobre Mel "Mad Max" Gibson!
  • Distintos síntomas de TDAH en niñas dan como resultado un diagnóstico insuficiente
  • La Geografía del Trastorno Bipolar Pediátrico, Parte II
  • Aprender a vivir bien con enfermedades crónicas / condiciones