5 Pasos sin sentido para vencer la sobrecarga de información

Porque nuestras vidas dependen de eso.

 Kinga Cichewicz/Unsplash

Fuente: Kinga Cichewicz / Unsplash

Un estudio de 2009 descubrió que el estadounidense promedio consume 34 gigabytes de contenido y 100.000 palabras de información por día, sin duda más de lo que nuestros antepasados ​​manejaron alguna vez: el iPhone apenas había estado disponible por 1 año, quién sabe cuánta información recibimos hoy. Nadamos en un mar cada vez más turbulento de información e historias: las que nos contamos a nosotros mismos, las que contamos a los demás, las que escuchamos en las noticias y las que elegimos ver en Netflix, y las que leemos en los libros, escuchamos en podcasts, y seguir en Facebook, Instagram y Twitter. La investigación sugiere que estas historias tienen un impacto poderoso en nuestro bienestar.

1. Comprende qué información te ayuda

Algunas formas de narración son profundamente nutritivas. Un estudio en la New School for Social Research descubrió que leer ficción literaria especialmente (a diferencia de los thrillers o novelas más vendidas) ayuda a las personas a desarrollar las habilidades que necesitan en las relaciones sociales, como la capacidad de ver desde la perspectiva de otra persona. En particular, los participantes que leen ficción literaria son más capaces de leer las emociones a los ojos de otras personas, una habilidad crítica para determinar el estado de ánimo de otra persona.

Los investigadores creen que el ingrediente clave de la ficción literaria es que mejora tus habilidades creativas e intelectuales a medida que entiendes a los personajes de una novela. La capacidad de comprender que otra persona tiene sus propios pensamientos y sentimientos es algo que los psicólogos llaman teoría de la mente. Los psicólogos del desarrollo creen que la teoría de la mente comienza en los niños pequeños y pequeños y continúa desarrollándose con el tiempo. La lectura trae nuevas perspectivas y la capacidad de ver el mundo a través de la experiencia de otra persona.

Además, las noticias o artículos inspiradores o en movimiento pueden elevarnos e incluso enseñarnos nuevas formas de pensar o actuar. Son los que compartimos con otros, les contamos a nuestros amigos y seguimos pensando en ellos durante días. Nos ayudan a reflexionar sobre los problemas y la vida de maneras más profundas y significativas. Y tenemos una profunda necesidad de significado, lo que nos hace profundamente satisfechos, como lo muestra Emily Esfahani Smith en su libro The Power of Meaning. Una forma de ayudar a elevar a los demás es publicar noticias sobre nosotros mismos.

2. Recorta la información que es destructiva

Otras formas de narración, por otro lado, pueden ser agotadoras e incluso destructivas: la afluencia constante de noticias negativas, tristes o traumáticas que se avecinan, películas violentas y pornografía, así como el aluvión constante de publicidad e información irrelevante. Así como “somos lo que comemos”, lo mismo es cierto para los tipos de información que absorbemos. ¿Qué es lo que quieres pensar al final del día? ¿Qué tipo de pensamientos quieres flotar en tu cabeza?

3. Practica el control de volumen

Incluso cuando las narrativas que nos rodean son nutritivas, aún pueden ser abrumadoras. Como un amigo me compartió, “Creo que sufro una sobrecarga narrativa. Tantos proyectos, historias, lo que sea, que incluso si todos ellos son “buenos”, todavía me siento agotado. “Todos necesitamos límites firmes en torno a los tipos y números de narraciones que perseguimos y aceptamos.

4. Construye resiliencia

Dada la gran cantidad de información que ingerimos todos los días, ¿nos sorprende que nos hayamos sentido abrumados, agotados y estresados? Por supuesto, es maravilloso estar tan en contacto con el mundo, y este es un momento de tremenda libertad de expresión e intercambio de información, pero es más importante que nunca poder desconectar para mantener nuestra cordura. Estos son algunos consejos basados ​​en la ciencia que ayudan:

• Las prácticas básicas como los paseos en la naturaleza, la meditación, el ejercicio y los ayunos de tecnología pueden ayudarnos a centrarnos.

• Verbalizar nuestras experiencias y sentimientos expresándolos o escribiéndolos también ha demostrado ser profundamente terapéutico.

• Las prácticas de respiración que he descrito en mi libro The Happiness Track pueden calmar nuestro sistema nervioso en algunos momentos, ha demostrado nuestra investigación con individuos muy estresados ​​(veteranos con trauma). Al hacerlo, recuperamos la resistencia que necesitamos.

En lugar de sentirse abrumados y distraídos, volvemos a estar en contacto con nosotros mismos. Recuperamos la conciencia de nuestros valores y recordamos lo que realmente es importante para nosotros. Fundamentalmente, para permanecer fieles a nosotros mismos, necesitamos estar en contacto con nuestra propia narrativa central.

5. Comprender el impacto del autoenfoque

La forma que toma nuestra narrativa también es crítica. Los sentimientos depresivos o ansiosos, por ejemplo, a menudo van acompañados de narrativas de autoenfoque que giran en torno a “yo, yo y yo” como el personaje central. Sin embargo, las noticias a menudo están diseñadas para provocar algún tipo de ansiedad, ¿por qué? Porque llama nuestra atención. Cuando lees noticias que te hacen sentir que no eres lo suficientemente bueno (las revistas para mujeres y las revistas para hombres enfocadas en las dietas y las miradas son especialmente buenas), estos artículos pueden hacerte sentir inseguro. Como consecuencia, nos sentimos más desconectados y solos. Somos menos capaces de conectarnos con los demás y más propensos a meditar sobre los pensamientos negativos.

Sin embargo, ejercicios tan simples como enfocarse en las cosas por las que nos sentimos agradecidos, recordando cuánto en nuestra vida va bien, haciendo una meditación de bondad amorosa enfocada en enviar amor a otros, tomando clases de yoga o ejercicios o participando en actos de el servicio puede cambiar rápidamente el discurso de nuestra narrativa a uno que sea más positivo y elevado.

5. No evitar

El sufrimiento, el dolor y la enfermedad son narraciones que no preferimos, pero que son inevitables, y que también tienen una influencia poderosa ya veces beneficiosa. Como dice Sri Sri Ravi Shankar: “Las dificultades te hacen más profundo”. Una forma de profundizar es que comienzas a comprender que el dolor es parte de la narrativa humana. Y esa es una realización poderosa.

La felicidad es algo que todos quieren; el dolor es algo que nadie hace. Al darse cuenta fundamentalmente de este punto, comienzas a participar en una narración en la que eliges activamente no lastimar a los demás. Te vuelves más consciente: de la comida que comes, de las palabras que hablas, de las acciones que tomas. El dolor de los demás se convierte en tu dolor.

Como me dijo una madre compañera el otro día: “Cada vez que le doy leche de vaca a mi bebé, me duele el corazón por la vaca que fue sacada por la fuerza de su pantorrilla para producir leche para nosotros”. El concepto jainista y yóguico de ahimsa o no violencia proviene de un entendimiento profundo de que el dolor ajeno también es nuestro dolor. Por lo tanto, teje una nueva narración: una narración en la que caminas ligera y delicadamente, en la que hablas consciente y compasivamente, en la que actúas con atención y amor.

Lea más sobre la ciencia de la felicidad en mi libro The Happiness Track.

Sígueme en Twitter @emmaseppala

Copyright Emma Seppala Ph.D. 2018 (c)

Este artículo apareció por primera vez en Espiritualidad y Salud

Referencias

Un estudio de 2009 encontró que el estadounidense promedio consume 34 gigabytes de contenido y 100.000 palabras de información por día, sin duda más de lo que nuestros antepasados ​​manejaron. A continuación se explica cómo manejar esta sobrecarga.

  • Un estudio identifica 8 componentes de separaciones familiares
  • Escritura expresiva aumenta la resiliencia entre jóvenes encarcelados
  • ¿Por qué estamos negando los corazones púrpuras a los veteranos con trastorno de estrés postraumático?
  • ¿Qué nos hace resilientes?
  • ¿Por qué no puedo superar mi infancia dolorosa?
  • Una sonda de crecimiento postraumático y actitud de enfoque
  • Una historia de crecimiento postraumático
  • ¿Puede la terapia grupal ayudar con los problemas de relación?
  • Armas en América: ¿Qué tienen que ver Freud y el sexo con eso?
  • Niños moldeados por las primeras experiencias de los padres
  • Experiencia extrema, perspicacia psicológica y el holocausto.
  • ¿Quieres ver la resiliencia en acción? ¡Mira a estos chicos!
  • Las mujeres maltratadas no son codependientes y he aquí por qué
  • Niños moldeados por las primeras experiencias de los padres
  • ¿Por qué no entendemos mal la depresión?
  • La salud mental de los veteranos no es de un solo tamaño para todos
  • Vinculado: Experiencias Adversas de la Infancia, Salud + Adicción
  • Ayudando a los niños a recuperarse de la ansiedad relacionada con el trauma
  • ¿Por qué estamos negando los corazones púrpuras a los veteranos con trastorno de estrés postraumático?
  • Tiroteos escolares y salud mental juvenil
  • ¿Por qué los veteranos tienen problemas con el sexo y la intimidad?
  • El mal de pensar "duele"
  • Cómo navegar su fertilidad Viaje en el trabajo
  • La razón para continuar después de servir en el ejército
  • Ayudando a los niños a recuperarse de la ansiedad relacionada con el trauma
  • ¿Estás peleando frente a tus hijos?
  • El amor está dando lo que no tienes
  • ¿Quieres ver la resiliencia en acción? ¡Mira a estos chicos!
  • Las mujeres maltratadas no son codependientes y he aquí por qué
  • ¿Qué está comiendo nuestros veteranos?
  • Trauma y trastorno de estrés postraumático: más común de lo que piensas
  • 7 razones por las que aún tiene síntomas de TEPT
  • ¿Es estrés postraumático o lesión cerebral traumática?
  • Por qué la herida autoritaria raramente sana
  • Más mitos sobre los trastornos del estado de ánimo
  • Omega-3 y más allá