Yoga mejora el sueño para pacientes con cáncer

Imagen cortesía de stockimages en FreeDigitalPhotos.net

Una nueva investigación sugiere que la práctica regular de yoga puede conducir a mejoras significativas en el sueño para las personas que se han sometido a un tratamiento contra el cáncer. Para los pacientes con cáncer, los problemas del sueño son comunes. La investigación indica que las personas que enfrentan el cáncer tienen un riesgo significativamente mayor de trastornos del sueño que la población general. La falta de sueño contribuye a la fatiga y puede aumentar el riesgo de desarrollar depresión en personas que se enfrentan al cáncer. El sueño deficiente y los ritmos circadianos alterados también están asociados con la desregulación de la hormona y la disfunción del sistema inmune. Entre las personas con cáncer, el sueño interrumpido puede ocurrir como resultado de una serie de factores, incluido el dolor físico o la incomodidad que interfiere con quedarse dormido o quedarse dormido, los efectos secundarios de los medicamentos y tratamientos, así como el estrés y la ansiedad. Y una vez que se activan, los problemas con el sueño a menudo son difíciles de revertir: los patrones de sueño interrumpidos que se desarrollan durante el tratamiento del cáncer pueden persistir mucho después de que el tratamiento ha concluido.

Encontrar maneras de ayudar a las personas a sobrellevar el cáncer para que duerman mejor es un objetivo importante de la investigación del sueño y el tratamiento clínico. Si bien el uso a corto plazo de medicamentos para dormir puede ser útil, es fundamental identificar estrategias para mejorar el sueño que no dependen del uso prolongado de medicamentos para dormir.

Los investigadores investigaron la efectividad del yoga para mejorar el sueño como parte de un programa de atención posterior al tratamiento y descubrieron que el ejercicio mente-cuerpo trajo mejoras significativas en la calidad del sueño y la eficiencia del sueño. El yoga también ayudó a reducir la dependencia de los pacientes con los medicamentos recetados para dormir. El estudio incluyó a 410 pacientes con cáncer, todos los cuales se habían sometido a uno o más tipos de tratamiento, incluidos cirugía, radiación y quimioterapia, en los últimos 24 meses. La mayoría de los participantes (96%) eran mujeres, con una edad promedio de 54 años, y el 75% de las participantes tenían cáncer de mama. Todos sufrían al menos niveles moderados de problemas para dormir. Los investigadores dividieron a los participantes en 2 grupos, los cuales siguieron el mismo plan estándar de atención postratamiento. Además, un grupo también participó en un programa de yoga de 4 semanas, que consta de 2 sesiones de 75 minutos cada semana. El régimen de yoga incluía posturas físicas, así como ejercicios de meditación, respiración y relajación. Al comienzo y al final del período de estudio de 4 semanas, los investigadores midieron el sueño de ambos grupos usando cuestionarios y sensores de muñeca que se usaron durante la noche. Descubrieron que ambos grupos habían mejorado su sueño durante el período de 4 semanas. Sin embargo, el grupo de yoga experimentó mejoras significativamente mayores en el sueño en comparación con el grupo que no practica yoga:

  • Usando una escala de calidad del sueño con un rango de 21-0, con números más bajos que representan menos problemas de sueño, el grupo que practicó yoga demostró un impulso más significativo a la calidad del sueño. El grupo de yoga vio que su puntaje promedio en la calidad del sueño mejoró de 9.2 al comienzo del estudio a 7.2 al final. El puntaje promedio del grupo no yoga mejoró en menor grado, de 9.0 a 7.9.
  • Los practicantes de yoga también mejoraron su eficiencia de sueño, la cantidad de tiempo que se pasa durmiendo en relación con la cantidad total de tiempo en la cama, en mayor medida que el grupo que no practica yoga.
  • El grupo de yoga experimentó mejoras más significativas en el cansancio diurno que el grupo que no practica yoga.
  • El grupo de yoga redujo el uso de medicación para dormir en un 21% por semana durante el curso del estudio. El grupo que no practica yoga, por otro lado, aumentó el uso de medicamentos para dormir en un 5% por semana.

Este último hallazgo es especialmente alentador, que el grupo que practicaba yoga mejoró su sueño al tiempo que también redujo su dependencia de los medicamentos para dormir. Sabemos por la primera investigación de los CDC sobre medicamentos recetados para el sueño que la dependencia de los medicamentos recetados para dormir es alarmantemente alta, con el 4% de la población adulta de los Estados Unidos tomando medicamentos para dormir. El uso prolongado de medicamentos para dormir no es el mejor método para mejorar el sueño de ninguna persona. Para pacientes con cáncer, que ya pueden estar tomando uno o más medicamentos, los tratamientos efectivos y no químicos para los problemas del sueño son particularmente bienvenidos e importantes. Hasta la fecha, no hemos visto una gran cantidad de investigación prestada a los beneficios potenciales del yoga para pacientes con cáncer. Pero hay otros estudios que sugieren que el yoga y otros tipos de ejercicios suaves de mente y cuerpo pueden ayudar a mejorar el sueño entre los pacientes con cáncer:

  • Con un grupo de pacientes con linfoma, los investigadores examinaron los efectos sobre el sueño del yoga tibetano, una forma que incorpora la respiración, la visualización, la atención plena y las posturas físicas. Después de 3 meses, los pacientes que hicieron yoga informaron disminuciones significativas en las alteraciones del sueño, mayor duración del sueño y menos dependencia de los medicamentos para dormir, en comparación con un grupo que no participó en el régimen de yoga.
  • Un grupo de pacientes con una variedad de cánceres experimentaron mejoras en el sueño y disminuyeron a niveles de estrés y fatiga después de un programa de 8 semanas de reducción del estrés basado en la atención plena (MBSR). MBSR incluye prácticas de meditación diseñadas para abordar las dificultades físicas y psicológicas.
  • Una revisión de la investigación sobre terapias mente-cuerpo para pacientes con cáncer descubrió que varias formas de tratamiento mente-cuerpo tenían efectos positivos sobre el sueño, así como sobre el dolor y la fatiga.

Estos últimos resultados proporcionan evidencia adicional importante de que las prácticas de yoga y mente-cuerpo pueden desempeñar un papel constructivo en el tratamiento de problemas de sueño entre pacientes con cáncer. Soy un defensor del yoga y del ejercicio mente-cuerpo como tratamiento para problemas de sueño y como parte de una rutina de sueño saludable. Espero que veamos investigaciones adicionales que exploren los posibles beneficios de estas prácticas para las personas que viven con cáncer.

Dulces sueños,

Michael J. Breus, PhD

El Sleep Doctor ®

www.thesleepdoctor.com

¡Haga clic aquí para suscribirse al boletín mensual del Dr. Breus!

Related of "Yoga mejora el sueño para pacientes con cáncer"