¿Qué hay del patrimonio secular de Estados Unidos?

La serie de películas X-Men ha decidido avanzar mirando al pasado. La última entrega, X-Men Origins: Wolverine, es una precuela que discute la génesis de Wolverine, tal vez el personaje más carismático y con más posibilidades de relacionarse de los personajes mutantes. Aprendemos quién es Wolverine y cómo se convierte en el intrigante y enigmático conflicto interno presentado en películas anteriores. La película se centra predominantemente en la evolución de su indestructibilidad física, ya que se nos presenta a Wolverine, el sujeto de investigación, cuya estructura esquelética se une con un metal raro y poderoso conocido como adamantium. Sin embargo, debajo de esta narrativa evidente se encuentra un tema brevemente tratado de gran importancia social y peso psicológico. Este problema explica tanto el éxito de las películas de X-Men y por qué Wolverine es un personaje único que merece su propia historia. Más allá de las superpotencias idiosincrásicas, las increíbles habilidades de lucha y las ingeniosas frases ingeniosas son personalidades asediadas por el estigma. Los mutantes solo quieren ser normales en un mundo que insiste en etiquetarlos y tratarlos como anormales.

El conflicto real no es entre un mutante y otro como lo presupone la trilogía, sino entre mutantes como grupo y el resto de la sociedad, y la batalla es por la aceptación y el afecto que todos los humanos necesitan para vivir en felicidad. En la literatura psicológica, este tipo de dilema se conoce como un estigma ocultable. Históricamente, grupos como los afroamericanos o los discapacitados han sufrido debido a una identidad minoritaria que puede identificarse visiblemente. No puedes entrar a una habitación y esconder el hecho de que eres negro. Sin embargo, en las últimas décadas, la investigación ha investigado a las poblaciones que pueden ingresar a una habitación y ocultar su estigma, como los homosexuales encerrados o las personas que han sido institucionalizadas para enfermedades mentales. En la superficie, tal flexibilidad de presentación de identidad puede parecer un beneficio, pero la investigación emergente sugiere que los grupos que pueden optar por el armario en realidad pueden enfrentar mayores dificultades de salud mental. Además del estrés de los estereotipos, la discriminación y los crímenes de odio, las poblaciones de estigmas ocultables deben construir una identidad sin retroalimentación social explícita y manejar una identidad que está en constante peligro de ser descubierta. La evidencia de las elevadas consecuencias para la salud mental puede existir en las teorías de autoestima que afirman que cuanto más te rechazan los demás en la infancia (es decir, padres y compañeros), más tu sentido del yo se vuelve dependiente de esos prejuicios externos. Además, las teorías de la autorregulación sugieren que cuando ejerces energía pretendiendo ser alguien que no eres, tienes menos recursos cognitivos para realizar de manera óptima en otras facetas de la vida.

Aprender a construir y gestionar una identidad clara y estable es el objetivo oculto de cada mutante, pero este dilema y lucha psicológica se plasma de forma más vívida en Wolverine. Entre persecuciones de coches, tiroteos y explosiones, vemos los hombros cincelados de Wolverine desplomados en la desesperación, su frente peluda arrugada de angustia. Estos momentos emocionalmente cargados representan un enfrentamiento individual con un estigma ocultable.

Imagina que eres gay y nadie más lo sabe. Puede que no sepa quién va a aceptarlo y rechazarlo, o en ese caso, si la vida se vivirá mejor en el armario o afuera. Hay dos caminos básicos a seguir: la autoaceptación que conduce a una identidad coherente o auto rechazo que conduce a una fractura. Cuando Wolverine no se defiende contra Stryker, se sienta en esta encrucijada. Como en todas las luchas internas, hay un ángel y un demonio en cada hombro. La lucha libre se manifiesta involuntariamente en la forma de otros dos personajes centrales. El diablo es el hermano mayor de Wolverine, Victor (más tarde se convertirá en Sabertooth). Él representa el auto rechazo, ya que parece estar completamente persuadido por el mensaje social negativo que equipara ser diferente con ser monstruoso. Al comienzo de la película, se comporta como un monstruo: mata a civiles inocentes y captura a otros mutantes. Reflejados en este camino destructivo de auto rechazo hay muchos síntomas psicológicos: se siente pronto abandonado, se le lava el cerebro fácilmente para traicionar su código moral personal y está dominado por sentimientos de soledad e ira. El ángel es la novia de Wolverine, Kayla Silverfox, quien traduce el mensaje de la sociedad, "ser diferente es ser único y digno". Acepta y acepta la identidad mutante de Wolverine, lo ayuda a asimilarse a la corriente principal y resuelve los problemas pacíficamente. El contentamiento, la tranquilidad y una vida en línea con los valores verdaderos son todos subproductos de este camino hacia la autoaceptación. Da la casualidad que la guerra civil mutante representada en la serie de películas puede servir como una metáfora de la batalla interna librada dentro de un individuo con un estigma ocultable. Antes de que esta persona pueda dedicarse al negocio de vivir una vida feliz y asimilada, él / ella debe resolver los aspectos conflictivos de uno mismo.

A lo largo de la película, las presiones externas hacen que Wolverine vacile sobre este problema psicológico: ¿es un monstruo o es un ser humano único? Esta es la pregunta fundamental y la película se consolida como no respondida una vez que se borra la memoria de Wolverine. Sabemos por las tres películas anteriores que Wolverine continúa liderando la lucha contra los mutantes que buscan la guerra con la sociedad y los mutantes asimilados. Rechazo versus aceptación. Esto deja poco tiempo para explorar quién es y cómo puede negociar pacíficamente su asimilación en el único mundo que existe. Quizás la quinta película abordará esta cuestión filosófica pesada, pero hasta entonces debemos seguir entristeciéndonos por un Wolverine inquieto, conflictivo e incumplido.

  • Solo
  • Enemigos públicos: ¿Dónde está el "calor"?
  • ¡Esta gripe infernal!
  • Apoyarse en uno mismo: abandonar el miedo y abrazarse
  • ¿Estás en riesgo de envidia en Facebook?
  • Nueva novela de Russell Banks explora el destierro de un delincuente sexual
  • El propósito de los sentimientos
  • Amor como apego
  • El amor está en el aire: ¿estás listo?
  • ¿Está el alma de Estados Unidos perdiendo su ancla?
  • Killer Pen Pals
  • 5 Prácticas de comportamiento de mente-cuerpo que pueden cambiar tu vida
  • No culpes a Facebook por las noticias falsas: también somos nosotros
  • Fatiga: ¿Alguna vez se va?
  • La adicción a la comida es realmente sobre la necesidad de amor
  • ¿Está el alma de Estados Unidos perdiendo su ancla?
  • "Haga que el dolor se detenga" cuando los niños consideren el suicidio
  • Manti Te'o revela los problemas de intimidad de una generación
  • ¿Estás al servicio de lo que sirvo?
  • Enemigos públicos: ¿Dónde está el "calor"?
  • Todo lo que debes saber sobre el bombardeo de amor narcisista
  • ¿Te sientes solo? Tome un baño caliente
  • Perspectivas en el Día de San Valentín
  • Acuphagia y comer metal
  • ¿Dices que quieres una resolución?
  • Pissing Matches in Dogs: Territorial, Lots of Fun, o Both?
  • La teoría familiar explica la oscuridad de Dexter
  • Mayor propósito de la envidia
  • Tu carrera y la tiranía de los shoulds
  • ¿Puedes AMP Up Your Workplace?
  • Uso de tiempos muertos: los 5 errores principales de los padres
  • Tres condiciones de salud de las que debemos hablar
  • Nuestra vida emocional temprana
  • Walking The Razor's Edge of Politics and TV Entertainment - Parte 3, Finis
  • Trastorno de la alimentación por hombres y atracones
  • Sexo homosexual y pasión en el cine estadounidense convencional