Vivir a través de la adversidad con autocompasión

Allison, de 64 años, está cuidando a su madre, ahora en sus días finales con Hospice. La relación de Allison con su madre ha sido históricamente conflictiva. Sin embargo, en los últimos años se han reconciliado con su amor y necesidad mutuos, y han hecho las paces. Ahora que vive con la realidad inminente de la muerte de su madre, así como las recientes muertes de su padre y su única hermana, Allison se encuentra dolorosamente sola. Ella está asustada y deprimida. Mientras observa a su madre en la cama sin responder, Allison siente una profunda tristeza por los tiempos de conflicto entre ellos y extraña profundamente a su madre.

Sam perdió su trabajo después de invertir 25 años en la industria. Él está conmocionado, humillado y en la clandestinidad. Sam no compartió su pérdida con su familia y continúa vistiéndose por la mañana como si fuera a trabajar.

Beth y su esposo se están divorciando después de 35 años de matrimonio. Beth, quien legalmente persiguió el divorcio, se siente desconsolada, en conflicto, enojada y responsable. Ella nunca quiso el divorcio. Ella quería un buen matrimonio con su esposo. Sin embargo, la paz y la amistad se escapan, y su hogar está lleno de culpa, vergüenza y amargura. Durante demasiados años, han existido como extraños defensivos en el espacio que llaman "hogar". Beth quiere una nueva vida pero se siente mal por seguirla.

Jeffrey no fue aceptado por la universidad que tanto soñaba con asistir. Trabajó duro en la escuela e hizo excelentes calificaciones. Sus puntajes estandarizados simplemente no fueron lo suficientemente competitivos como para ganarle la entrada. Se siente profundamente decepcionado, confundido y avergonzado.

Cada uno de nosotros sufre pérdidas, desilusiones y reveses, que pueden desencadenar la más primitiva de las emociones. El grado de nuestro dolor se ve agravado por el significado y el valor de nuestra pérdida, nuestras experiencias anteriores de pérdida y las formas en que nos vemos a nosotros mismos. En tiempos de adversidad, muchos de nosotros sentimos sentimientos conflictivos y, a veces, nos volvemos en contra de nosotros mismos. Aún así, es importante, particularmente durante esos momentos, que encontremos compasión en nuestros corazones por nosotros mismos. La autocompasión (en oposición a la autocompasión) nos permite recordar nuestra humanidad mientras nos conectamos con la humanidad de los demás y la realidad de nuestras experiencias. Nos permite afligir nuestros sueños no realizados y los sueños que vivimos pero que ahora debemos liberar. Finalmente, la autocompasión nos ayuda a sanar de maneras que nos permiten continuar viviendo la riqueza de la vida.

La autocompasión no debe confundirse con la autocompasión. Mientras que la autocompasión puede desencadenar sentimientos de miseria y desprecio, la autocompasión nos ayuda a ir más allá de la culpa y hacia la apreciación. Además, a medida que desarrollamos la autocompasión, somos más capaces de ver nuestras situaciones con claridad. Podemos encontrar cierta comodidad en ser realistas y en nuestro propio lado.

¿Cómo pasamos de una posición de autonegación a una de autocompasión?

  • Reconocemos el aprecio por las partes de nosotros que duelen, las partes de nosotros que intentamos marcar la diferencia sea cual sea el resultado.
  • Escuchamos los mensajes que nos decimos a nosotros mismos en nuestros pensamientos. ¿Nos hablamos con dureza o peyorativamente, o nos hablamos a nosotros mismos con el tipo de voz que le ofreceríamos a un ser querido?
  • Nos rodeamos de personas que son genuinas con nosotros, que nos desafían y nos apoyan. Esto fomenta la autocompasión y la responsabilidad.
  • Aceptamos tiempos de fracaso como parte de la vida. La autocompasión nos ayuda a mirar esos momentos en los que no tuvimos éxito a través de una lente generosa. Esos tiempos no nos definen, y de hecho, pueden servir como un impulso para una visión mucho mayor.
  • Nos damos cuenta de los momentos en que somos impacientes o carentes de compasión por los demás. Esto podría ser un signo de falta de compasión interna.
  • Nos negamos a culpar a los demás por nuestros problemas. Hacerlo nos impide experimentar una verdadera autocompasión o comprensión.
  • Aceptamos la responsabilidad de nuestra parte en situaciones difíciles. Esto no es para fomentar la auto-culpa, sino para liberarnos del diálogo tácito que puede mantenernos atrapados en la reflexión y lejos de la autocompasión.

La adversidad nos sucede a todos en diferentes momentos de la vida. Crea el espacio en tu corazón y mente que te permita ver una imagen más grande, más grande, más realista y compasiva de ti. Deje que otros que se preocupan por usted ayuden. Ninguno de nosotros está exento de pérdidas o desafíos de la vida y cada uno de nosotros tendrá la oportunidad de devolver el favor. Uno de mis personajes favoritos del libro, el Dr. Seuss, dijo una vez: "A veces uno nunca sabrá el valor de un momento hasta que se convierta en un recuerdo". La autocompasión puede ayudarnos a conectarnos con momentos ordinarios y apreciar lo bueno en ellos y en nos. Y al ser responsables, realistas y compasivos -con nosotros mismos y con los demás- podríamos encontrarnos moviéndonos más allá de esos tiempos difíciles y creando nuevos y más satisfactorios.

Related of "Vivir a través de la adversidad con autocompasión"