¿Vestido para el exito?

¿Qué usaron usted o su pareja en la escuela?

Tal vez estuviste en tu escuela secundaria vistiendo una falda de poodle rosa y zapatos de montar brillantes. O tal vez te balanceaste con calcetines de goma sobre capas de neón y accesorios con un scrunchie extragrande, cabello rizado y una sombra de ojos azul eléctrica.

¿Qué usó su adolescente hoy en la escuela?

Los adolescentes de hoy están resucitando las tendencias pasadas de la moda dando vida a las polainas de los años 80, reviviendo la micro falda de los años 70 y volviéndose a familiarizar con Lycra de los 90's. En los pasillos de Estados Unidos, la tendencia se hace evidente: menos es más y más apretado es mejor que nunca, ya que las adolescentes se visten con minifaldas, jeans ajustados, jerseys sin hombros y blusas sin tirantes cubiertas por un cárdigan fácilmente desechable.

La teoría del desarrollo psicosocial de Erik Erikson describe las adolescencias como un período en el cual los adolescentes lidian con preguntas sobre la formación de la identidad y se preocupan por cómo se les aparecen a los demás (Erikson, 1950). En el proceso de tratar de descubrir quiénes son, los adolescentes prueban las diferentes tendencias de la moda en un intento de encajar en grupos sociales particulares o expresar su individualidad a sus compañeros. En el mundo de los adolescentes, la moda juega un papel integral en la identificación de la formación y el desarrollo de la autoestima.

Con los dobladillos ascendentes de hoy y los escotes pronunciados, ¿qué efectos pueden tener estas tendencias de moda en los adolescentes?

Mientras que las adolescentes pueden vestirse como si tuvieran 25 años, debajo del maquillaje y la vestimenta provocativa, todavía son solo adolescentes. Su apariencia física y estado emocional están en conflicto; su apariencia sugiere que son físicamente maduros y capaces de manejar la independencia que acompaña a la edad adulta, pero por dentro todavía se están desarrollando social y emocionalmente y no están preparados para ciertas presiones que vienen con la edad.

Los niños pueden objetivar a las mujeres, infiriendo cualidades sobre ellas basándose únicamente en su apariencia física, lo que con frecuencia contradice los valores de las mujeres. Los estados emocionales de los muchachos se pueden alterar como resultado de la interacción con las mujeres vestidas con ropa reveladora. En un interesante estudio realizado por Paul Johnson, Don McCreary y Jennifer Mills (2007), los investigadores descubrieron que los hombres expuestos a imágenes de mujeres objetivadas reportaron niveles más altos de ansiedad y hostilidad en comparación con los grupos de control que vieron imágenes neutrales de mujeres e hipotetizaron que los niveles elevados de excitación pueden explicarse por el patriarcado de cortejo prevaleciente dentro de la cultura occidental, que puede promover sentimientos de derecho al sexo en los hombres.

Las niñas pueden usar la elección de ropa de otra niña como una forma de obtener influencia social lanzando marcas derogatorias sobre otra niña en un esfuerzo por difamar su reputación y condición social. A menudo, otras niñas perciben la forma en que una niña se viste como un indicador de su experiencia sexual. Los llamados ataques de puta se han convertido en una práctica frecuente en la cultura adolescente actual y, a menudo se desarrollan en los sitios de redes sociales.

La investigación muestra que su hija puede sentirse peor consigo misma como resultado de interactuar con sus compañeros provocativamente vestidos. Fiona Monro y Gail Huon (2005) demostraron que las mujeres que estuvieron expuestas a imágenes de mujeres objetivadas a través de anuncios publicitarios experimentaron mayores niveles de ansiedad corporal y vergüenza corporal. De manera similar, Nicole Hawkins, P. Scott Richards, H. Mac Granley y David Stein (2004) encontraron que la exposición a imágenes que contenían mujeres objetivadas conducía a niveles disminuidos de autoestima y niveles aumentados de afecto negativo, depresión, ira, ansiedad, y confusión en las mujeres que probaron. Si los amigos de su hija se consumen modelando las últimas minifaldas, escotes pronunciados y spandex, su hija podría experimentar sentimientos negativos con respecto a su cuerpo o puede sentirse presionada para ajustarse al gusto de moda de sus amigos.

Tal vez los uniformes escolares no son algo malo.

Referencias citadas:
Erikson, Erik H. Infancia y sociedad. Nueva York: Norton, 1950.

Hawkins, N., Richards, P., Granley, HM, y Stein, DM (2004). El impacto de la exposición a la imagen ideal delgada en las mujeres. Trastornos de la alimentación: The Journal of Treatment and Prevention, 12, 35-50.

Johnson, P., McCreary, D., y Mills, J. (2007). Efectos de la exposición a imágenes mediáticas masculinas y femeninas objetivadas sobre el bienestar psicológico de los hombres. Psychology of Men & Masculinity, 8 (2), 95-102.

Monro, F., y Huon, G. (2005). Los medios retrataron imágenes idealizadas, vergüenza corporal y ansiedad ante la apariencia. International Journal of Eating Disorders, 38, 85-90.

Related of "¿Vestido para el exito?"