Verdades centrales, creencias fundamentales y obstáculos para el progreso, Pt. 2

Cada uno de nosotros mantiene una colección de Verdades Centrales sobre nuestras vidas. Nuestras Verdades Centrales son patrones repetidos de pensamiento y comportamiento definidos por nuestras diversas suposiciones y expectativas, así como nuestras ideas sobre la forma en que funciona el mundo, recopiladas a lo largo del tiempo. Las tradiciones de sabiduría oriental se refieren a estos como samskaras: archivos adjuntos que generan patrones repetidos de comportamiento y hábitos mentales que influyen en el karma. [1] [2]

La implicación psicosocial de esta noción de samskaras, karma y su relación es que, en virtud del apego a nuestras suposiciones, expectativas e ideas, ambos atraemos y somos atraídos por experiencias consistentes que validan estos filtros, creando así una meta-plantilla para nuestra existencia.

A medida que filtramos nuestra experiencia a través de estos supuestos, expectativas e ideas, creamos sistemas de creencias: nuestras Creencias centrales. Las Creencias Básicas nos llevan a desarrollar Creencias Activas – cómo operamos en el mundo – que en consecuencia impulsan los Resultados que apoyan y sostienen recíprocamente nuestras Verdades Centrales.

Todo el sistema es un bucle de retroalimentación doble gigante, cada elemento está enmarcado y contenido dentro del otro. Este compassing recursivo y contención se conoce como holón en el lenguaje de la Teoría Integral de Ken Wilber, la Psicología Integral y la psicología de la dinámica espiral.

Un ejemplo práctico de esta idea podría ser cómo interpreta e integra una experiencia como la muerte prematura de un padre. Este evento podría generar una creencia activa de que "las personas a las que amas se van". Con esta creencia activa en su lugar, podemos desarrollar una tendencia a involucrarnos en situaciones en las que otras personas importantes no están físicamente o emocionalmente disponibles, o podemos operar consistentemente con una sensibilidad de abandono inminente, que luego influye en cómo nos acercamos a nuestras relaciones significativas.

Nuestra creencia activa genera un resultado y apoya la concreción de nuestra creencia central: "Seré abandonado, si amo o me preocupo por alguien o algo". La creencia central se solidifica, convirtiéndose en un hábito de la mente (samskara) que impulsa la acción. (karma), y el Resultado que ambos creamos y experimentamos valida nuestra Verdad Central: "No soy digno de amor y me quedarán atrás por eso".

Aunque aquí consideramos principalmente los obstáculos, las Verdades Centrales no necesariamente tienen que ser negativas, ni deben ser positivas; son simplemente constantes. Comprender estas constantes, tal como se internalizan en el pensamiento y se expresan en el comportamiento, puede ayudarnos a comprender cómo nos preparamos para experiencias particulares, y por qué esas experiencias parecen repetirse. Es la perspectiva de uno que influye si una Verdad Central se interpreta como positiva o negativa; la misma Verdad central puede tener cualidades tanto adaptativas como desadaptativas, según el contexto y la integración.

Un simple ejemplo de una creencia central que engendra esta doble interpretación podría ser: "Si cruzas contra la luz, te pondrás en peligro". Este sistema de creencias respalda la Verdad central: "Esperar siempre a la luz", lo que hace que el sistema de creencias activas de la mayoría de nosotros espere en la esquina, o al menos vacile antes de cruzar la calle.

Desde una perspectiva adaptativa, esta verdad esencial tiene el potencial de crear un ambiente interno y un contexto externo de seguridad y protección. Desde una perspectiva desadaptativa, tiene el potencial de crear un ambiente interno y un contexto externo de hipervigilancia y ansiedad.

Nuestra inversión en estos sistemas de creencias, tanto inconscientes (Core o samskaric) como conscientes (Activos o kármicos), informan la forma en que respondemos e internalizamos nuestra experiencia. Las experiencias que creamos para nosotros mismos basadas en esas respuestas informan las Verdades Centrales que defendemos como definitorias de nuestras vidas y de nosotros mismos.

Digamos que mantienes una creencia central de que eres irresponsable con el dinero. Por el momento, no nos preocupemos por cómo desarrollaste esa creencia. Si mantienes esa creencia, es probable que ocurran dos cosas; en primer lugar, es probable que se comporte de una manera que respalde consistentemente esa creencia, y en segundo lugar, es probable que cree consistentemente situaciones que refuercen la Verdad Central que esta Creencia Fundamental particular informa.

Así que aquí está todo el sistema: Verdad central: sus finanzas son un desastre. Creencia básica: eres irresponsable con el dinero. Creencia activa: sus finanzas nunca parecen funcionar. Comportamiento: ignorar sus finanzas y su responsabilidad financiera. Resultado: sus finanzas son un desastre.

Probemos otro: Verdad central: tus relaciones siempre son caóticas. Creencia central: no mereces ser amado y valorado de una manera significativa. Creencia activa: nunca parece encontrar el compañero correcto. Comportamiento: toma lo que puede obtener. Resultado: tus relaciones son siempre caóticas.

Probemos una más: Verdad Central: usted y su madre no se llevan bien, y discuten constantemente. Creencia central: nunca eres lo suficientemente bueno. Creencia activa: no importa lo que hagas, parece que no puede complacer a tu madre. Comportamiento: estás resentido, pasivo-agresivo sin invertir en tus acciones y auto-sabotaje. Resultado: usted y su madre no se llevan bien, y discuten constantemente.

Cuando se presenta así, se vuelve claro cómo podemos alimentarnos y ser alimentados por estos sistemas de "verdad", creencia, acción y resultado. ¿Puede usted, el lector, discernir el denominador común en cada uno de estos ejemplos? – eres tú o, más propiamente, tu ego.

En una publicación anterior, hablamos sobre el secreto de la vida: "no se trata solo de ti". La forma en que esto se aplica aquí es que nuestras Creencias Fundamentales, y por el puente de la experiencia de nuestras Verdades Centrales, son autodirigidas: 'Soy pésimo con el dinero', 'No soy digno de ser amado' y 'No soy lo suficientemente bueno'. Si descubrimos la fuente de nuestras Creencias Centrales, podemos comenzar a cambiar nuestras Creencias Activas, alternando nuestros Resultados y re-informando nuestras Verdades Centrales, sacando a nuestro ego del juego.

Para encontrar la fuente de nuestra creencia central, necesitamos descubrir la herida original. En lugar de dar vueltas a una conjetura fantástica que se aplica a nuestros ejemplos anteriores, consideremos un ejemplo concreto y demostrable que hemos discutido anteriormente: mi herida matemática personal.

My Original Wound fue la Sra. Haggat de pie frente a mi clase de 5to grado, renunciando a la larga prueba de división con la gran 'F' roja en la parte superior diciéndome que nunca entendería las matemáticas superiores. Allí mismo, ella me invistió con una creencia central: 'No puedo hacer matemáticas'. A partir de ese momento, operé con la creencia activa de que, cada vez que hacía matemáticas, me equivocaba.

La "pieza del ego" que extrañé, perdóneme, tenía 10 años, no era que estuviera mal, dañada o rota, sino que la Sra. Haggat, en su necesidad de mostrar públicamente mis deficiencias, tenía su propia agenda. ¿Sintió la necesidad de humillar a un niño para sentirse superior? ¿La amenacé? ¿Acaso recibió una reprimenda del director Hayes y necesita sacarlo con alguien? ¿Estaba ansiosa porque ella y mi madre eran colegas y pensó que mi pobre desempeño sería un reflejo de sus habilidades para enseñar? En cualquier caso, (The Wounding) no se trataba de mí, sino de ella.

Sin embargo, a partir de esta premisa negativa sobre mis habilidades matemáticas, disfruté consistentemente de los resultados negativos, que no solo reforzaron mi creencia central, sino también la de mis padres, ambos profesores, que invirtieron incontables horas y dólares en entrenamiento, tutoría, contratación de tutores, etc. .a medida que operaban desde su propia creencia central que no obtuve matemática.

Incluso un 700-algo-o-otro en mis SAT (tenía que ser la tutoría), una Maestría en Análisis Cuantitativo, un puesto de investigación de 2 años con la National Science Foundation en conjunto con el Smithsonian, incontables horas dedicadas al coaching doctoral los candidatos sobre las estadísticas para sus exámenes orales y puestos de docencia en la Universidad de Columbia y varias otras escuelas de primer nivel no podían ni harían temblar mi convicción de que era malo en matemáticas.

No fue hasta que dije: "Esto es tonto" y comencé a diseccionar la génesis de mi Creencia central, lo que me impulsó a hacer un esfuerzo consciente por cambiar mi Creencia Activa, que finalmente pude descubrir la sugerencia porque tenía informó mi Verdad Central.

Estas Verdades Centrales son los pilares de nuestras vidas. Si ve un patrón consistente -positivo, negativo o neutral- y está interesado en saber de dónde viene, comience por definir sus Verdades Centrales. Descubre qué creencias básicas engendran esas verdades centrales, qué creencias activas generan y qué resultados reúnes.

Ya sea que se trate de un ejercicio de reinvención o simplemente un poco de introspección divertida, es posible que se sorprenda.

© 2008 Michael J. Formica, Todos los derechos reservados

My Psychology Today Therapists ProfileMy WebsiteEmail Me DirectlyTelephone Consultations

  • Desde Sesame Street hasta Mean Street-Overnight
  • 15 frases sabias e inspiradoras sobre el envejecimiento
  • Marcando el cumpleaños de la pionera feminista Gloria Steinem hoy
  • A veces, la felicidad es una elección
  • La frase que eliminaría del inglés: es lo que es
  • Un Sutra de uso budista en psicoterapia
  • Manifestar un mundo auténtico
  • Lidiar con la adicción a la ambición
  • Cómo educar adecuadamente a los niños
  • El secreto para cambiar el comportamiento alimentario, para bien
  • The Avengers - Sabiduría del Dr. Banner sobre Bipolar
  • Speed ​​encogiendo, Oy Vey!
  • Contrarrestar el síndrome políticamente incorrecto triste
  • Working Women 2020?
  • ¿Está pensando en obtener consejería matrimonial?
  • Los "mejores" abogados
  • ¿Hay suficiente?
  • Creatividad y el cerebro en envejecimiento
  • Las 7 cosas que todos deben saber sobre la paternidad
  • ¿Tu dieta te hace engordar?
  • ¿Qué hace tu vida?
  • Un surtido selecto de libros y más
  • Donde el caucho golpea el camino: Consejo sabio en tiempos imprudentes
  • ¿Nos estamos volviendo "más bonitos"?
  • El futuro de Dios
  • Las 4 formas en que puede decirle a un terapeuta que es competente
  • Verdades simples
  • Cinco maneras infalibles de sentir más alegría en 2015
  • Los límites de Facebook: traumatización, censura y muros
  • Relación de inversiones como una espada de doble filo
  • Dolor y resiliencia después de las elecciones
  • Batter Up! Cómo el entrenamiento de padres ayuda a mejorar nuestro juego
  • Padres que se preocupan
  • El Proyecto de las Siete Preguntas: Conclusión
  • Deja a Elizabeth sola
  • Cómo dar y recibir con alegría