Una reflexión sobre el significado de la vida

Recordando a Viktor Frankl después de la muerte de Anthony Bourdain

Steve Johnson/Pexels

Fuente: Steve Johnson / Pexels

negative space/pexels

Fuente: espacio negativo / pexels

msandersmusic/pixabay

Fuente: msandersmusic / pixabay

sasint / pixabay

Fuente: sasint / pixabay

silviarita / pixabay

Fuente: silviarita / pixabay

sasint / pixabay

Fuente: sasint / pixabay

Solo tenía 11 años cuando me topé con el libro de Viktor E. Frankl: “La búsqueda del hombre por el significado”, aunque la primera edición del mismo libro en mi lengua materna se tituló “¿Y por qué no te comprometiste? ¿suicidio ese tiempo? “Más allá de su marco delgado accesible, que era atractivo para mi intelecto de 11 años de edad y que reflejaba mi capacidad de lectura, quedé completamente sorprendido por una pregunta tan directa y profunda en la portada del libro. Por supuesto, lo que obtuve del trabajo del Dr. Frankl cuando era niño fue una gran sensación de admiración por este increíble ser humano que encontró la manera de sobrevivir años en los campos de concentración nazis, donde, siendo un hombre joven, fue sometido a la peores tipos de abuso.

Leyendo “La búsqueda del hombre por el significado como adulto, muchos años después, me di cuenta de cuán importante y relevante era el mensaje de Frank para todos nosotros. Frankl argumentó que, si bien no podemos controlar lo que nos sucede en algunas circunstancias, podemos, a través de la aceptación y la búsqueda de significado, cultivar una actitud que nos permita soportar las situaciones más difíciles de la vida. Según Frankl, el significado de la vida es diferente para cada individuo: para algunos puede encontrarse en relaciones cercanas, para otros puede ser trabajo o afición, mientras que otros pueden encontrar sentido en actividades e interacciones pequeñas y cotidianas. A lo largo de su obra, el tono de Frankl es siempre muy humano y sin prejuicios, lo que se observa mejor en su tratamiento de quienes se quitaron la vida; en otras palabras, siempre nos proporciona información sobre cómo encontrar el propio significado en la vida más difícil. las situaciones pueden salvar vidas, a la vez que reconocen contextos complejos y problemas de salud mental que pueden contribuir al suicidio.

Todos somos iguales en nuestra humanidad. Podemos sufrir por diferentes razones, pero el sufrimiento es algo que experimentan todos: ricos y pobres, jóvenes y viejos, urbanos y rurales, “gente común” y gente famosa. Las celebridades, sin embargo, a menudo reflejan grandes luchas sociales. Las recientes pérdidas de Anthony Bourdain y Kate Spade son recordatorios de que incluso los afortunados que disfrutan de una vida exitosa y creativa no son inmunes a los problemas de salud mental ni son inmunes a una multitud de otros factores que constituyen nuestra vida diaria, a menudo estresante y compleja. Como es evidente por el torrente de emociones de aquellos que los conocieron, parece que tanto Bourdain como Spade fueron individuos artísticos, motivados, generosos y afectuosos que lucharon por crear y traer bondad al mundo. Es cierto que el mundo echará de menos su presencia.

Si bien no seguí el trabajo de Spade, aún recuerdo haber visto los primeros programas de televisión de comida de Bourdain y su capacidad única para combinar la comida con comentarios inteligentes y sofisticados sobre la cultura y la sociedad. Recuerdo haber visto a Bourdain con mi difunto padre que estaba emocionado de que a alguien se le ocurriera una idea tan inteligente de contarnos sobre alimentos de todo el mundo, al tiempo que nos recordaba que la comida es más que solo nuestra necesidad básica, sino también una forma de conectar, socializar, entenderse mejor. Me encantó ver los conciertos de Bourdain debido a su humanidad y su capacidad para conectarse y relacionarse con personas de todos los ámbitos de la vida, de todas las culturas. Bourdain tenía ese raro talento para hacerte sentir como si lo conocieras; es posible que lo hayas visto en un televisor, pero te hizo sentir como si estuvieras allí con él disfrutando de cualquier plato que estuviera comiendo. Siempre estuvo genuinamente interesado en lo que la gente tenía que decir, una cualidad que yo, como psicólogo, aprecié especialmente.

Tenemos que seguir hablando de Bourdain, Spade y muchos otros que nos abandonaron demasiado pronto. Tenemos que seguir hablando de ello para que comprendamos mejor este problema y las mejores formas de ayudar. Con frecuencia escuchamos informes de aumento en las tasas de suicidio en los Estados Unidos. En los últimos años también nos han presentado el creciente problema del suicidio entre las profesiones de ayuda, ya que los médicos, estudiantes de medicina y otras personas interesadas en ayudar a las profesiones se están quitando la vida a un ritmo alarmante.

Lo que sabemos de algunos estudios cualitativos tempranos (por ejemplo, Rosen, 1975) de aquellos que sobrevivieron intentos de suicidio serios, como saltar del Puente Golden Gate, es que todos los sobrevivientes informaron alguna forma de experiencia de “renacimiento espiritual“, “una sentido de unidad o unidad con otros seres humanos y el universo entero “(Rosen, 1975, p.293), y ninguno de los 7 sobrevivientes intentó suicidarse nuevamente. Estos estudios ciertamente proporcionan algunas ideas importantes. Por ejemplo, un sobreviviente “se dio cuenta de que a la mitad del camino iba a golpear una pila de concreto y permaneció consciente para resolver este problema”, y sobrevivió maniobrando “su cuerpo para que rozara solamente el pilote de concreto” (Rosen, 1975, p 291). En otras palabras, cuando se le dan unos segundos para reflexionar, la persona quería vivir. Si bien este es un problema muy complejo, con mucha variabilidad individual, hallazgos como esos tienen implicaciones para los esfuerzos de prevención. Por ejemplo, estos hallazgos resaltan la importancia de eliminar el acceso a armas de fuego para las personas en riesgo, ya que las armas de fuego son el método más común de muerte por suicidio, un método que no deja tiempo para reflexionar o pedir ayuda.

Como sociedad, debemos ser mejores para hablar sobre la salud mental en general y sobre el suicidio en particular. Si bien hicimos grandes esfuerzos para reducir el estigma asociado con los problemas de salud mental, es importante mantenerse activo, continuar esta discusión y abogar por políticas de salud pública que salven vidas.

El Dr. Frankl, como mencioné anteriormente, argumentó que el significado de la vida es un motivador clave para nuestra supervivencia. Si bien es diferente para cada individuo, encontrar significado es importante para cada individuo. Se puede argumentar que la era actual de sobrecarga de información, con muchos de nosotros pasando largas horas solos y aislados en nuestras islas de iPhone, laptop e iPad, enfrentando múltiples presiones para ser eficientes y productivos, nos facilita desconectarnos el uno del otro y caminar silenciosamente con estresores acumulados con demasiada frecuencia, incluso sin darse cuenta de ello. En tales circunstancias, aferrarse al propio significado o reclamarlo puede ser un desafío, por decir lo menos.

Hoy perdimos a Anthony Bourdain. Durante demasiado tiempo, demasiados han perdido a sus padres, madres, hermanos, hermanas, hijos, hijas y amigos demasiado pronto. Es hora de que todos nosotros ayudemos a crear una sociedad que promueva más tiempo para cultivar relaciones cercanas, que nos permita llegar a los demás, y que nos brinde oportunidades para obtener ayuda y apoyo cuando sea necesario. Espero que todos podamos participar en la construcción de una cultura que capacite a cada individuo para encontrar su significado en la vida y ofrecer ayuda durante esos momentos oscuros en los que todos podemos encontrarnos en algún momento. Juntos, como una comunidad de familiares conectados, amigos, colegas y vecinos podemos hacer que nuestra sociedad sea más amable y más fuerte.

Referencias

Frankl, VE (2006). La búsqueda del hombre por el significado. Boston: Beacon Press.

Rosen, DH (1975). Supervivientes del suicidio: un estudio de seguimiento de las personas que sobrevivieron saltando desde los puentes Golden Gate y San Francisco-Oakland Bay. Western Journal of Medicine, 122 (4), 289-294.

Related of "Una reflexión sobre el significado de la vida"