Una onza de prevención

Por Neil Wollman y Diana H. Fishbein

Mientras los candidatos a nivel nacional, estatal y local para la presidencia y otras oficinas perfeccionan sus agendas políticas, les imploramos que se guíen por la ciencia de la prevención. En áreas tan diversas como la educación, la justicia penal, el abuso de sustancias, el desarrollo de la primera infancia y la pobreza, la ciencia de la prevención ha demostrado su valía.

NPSC Coalition
Fuente: Coalición NPSC

El uso de la ciencia del comportamiento para informar la formulación de políticas está llegando a su madurez, como lo sugiere la reciente directiva del Presidente de que todas las agencias federales lo acomoden. Otro desarrollo prometedor es la legislación desarrollada por el presidente Ryan y el senador Murray pidiendo una Comisión de Elaboración de Políticas Basada en la Evidencia, que haría indispensable la ciencia de la prevención. Sin embargo, el valor único de la ciencia de la prevención sigue siendo relativamente desconocido para los formuladores de políticas y el público.

La ciencia de la prevención se desarrolló durante los últimos cuarenta años a medida que se hicieron más evidentes los factores que contribuían a los problemas, como el abuso de drogas, el fracaso académico, la depresión y el crimen. Uno de los hallazgos más importantes y consistentes es que la mayoría de los problemas psicológicos y de conducta están interrelacionados y surgen de las mismas condiciones adversas. Por ejemplo, los niños que encuentran altos niveles de conflicto y crítica (o peor aún, maltrato) en el hogar o en la escuela corren el riesgo de no desarrollar completamente las habilidades de autorregulación necesarias para evitar el comportamiento agresivo y no cooperativo. Estos comportamientos a menudo conducen a fallas académicas, rechazo de compañeros y asociación con otros niños con problemas. Al comienzo de la adolescencia, grupos de jóvenes con problemas experimentan con el uso de sustancias, la delincuencia y el comportamiento sexual riesgoso. El costo de estos resultados preocupantes es alto: el costo anual debido a los jóvenes con problemas múltiples se ha estimado en $ 619 mil millones en dólares de 2015.

En el pasado, los médicos y educadores implementaron intervenciones efectivas para abordar estos problemas después de que se desarrollaron. Pero pronto se hizo evidente que una intervención oportuna podría evitar la mayoría de los problemas en primer lugar. Aún queda mucho por aprender, pero las intervenciones están disponibles ahora para las familias y las escuelas para prevenir problemas tan diversos como la delincuencia, el abuso de drogas, la depresión, el fracaso académico y la obesidad. También existe una gran cantidad de evidencia sobre políticas que pueden llegar a poblaciones enteras para prevenir estos problemas.

Paralelamente, las pruebas alentadoras indican un creciente interés bipartidista en abordar el problema de la pobreza desde una perspectiva más científica. Tanto el presidente Obama como el presidente Ryan han convertido en una prioridad reducir la pobreza. Las investigaciones recientes muestran cuán importante es la ciencia de la prevención para abordar la pobreza. Los niños criados en la pobreza corren un mayor riesgo no solo por todos los problemas mencionados anteriormente, sino también por enfermedades cardiovasculares cuando son adultos. Como le gusta decir al psicólogo Greg Miller, "la pobreza se mete debajo de la piel".

Investigaciones recientes muestran que, cuando ayudamos a las familias a reemplazar las prácticas de disciplina duras con paciencia, cuidado y una disciplina leve y constante, los niños mejoran y el bienestar económico de las familias mejora. Los estudios de intervenciones escolares, como el Good Behavior Game para estudiantes de primaria, pueden aumentar las posibilidades de los niños de graduarse de la escuela secundaria y asistir a la universidad. La implementación amplia y efectiva de estos programas tiene el potencial de reducir la pobreza intergeneracional, mejorar la productividad de la fuerza de trabajo y reducir los costos públicos para la educación especial, la justicia penal, los servicios de protección infantil y el bienestar.

Nuestro objetivo final es que la nación desarrolle un Sistema nacional de prevención de primer nivel. Un sistema de prevención integral y efectivo tendría cuatro facetas: (a) Un sistema efectivo de apoyo familiar; (b) Apoyo conductual positivo en todas las escuelas; (c) Educación pública continua sobre la importancia de entornos propicios para el desarrollo de niños y adolescentes; y (d) Un sistema para monitorear el bienestar de niños, adolescentes y familias. Se puede crear un plan realista para este sistema si todas las agencias y organizaciones que trabajan en salud y bienestar coordinan sus esfuerzos.

El enfoque bipartidista a la prevención que vemos desarrollar puede ayudar a romper el bloqueo del gobierno haciendo hincapié en una política social humanitaria, ahorrando en lugar de malgastar el dinero del gobierno, y proporcionando responsabilidad mediante el uso de intervenciones comprobadas y monitoreando su impacto. El uso de prácticas de prevención probadas y efectivas puede contribuir a reducir el déficit federal, mejorar la economía de los EE. UU. Y, finalmente, fortalecer la democracia en su conjunto a través de una ciudadanía productiva y saludable.

Los coautores son Neil Wollman, PhD, investigador principal, Bentley Service-Learning Center de Bentley University en Waltham, MA y Diana H. Fishbein, PhD, C. Eugene Bennett, presidente de Prevention Research, Edna Bennett Pierce Prevention Research Center en Pennsylvania Universidad Estatal en University Park, PA. Ellos son los codirectores de la Coalición Nacional de Ciencias Preventivas para Mejorar Vidas, que está trabajando con las oficinas del Congreso a través del pasillo y con los gobiernos estatales.

Reproducido con permiso del Huffington Post.

Related of "Una onza de prevención"