Una nueva estrategia para vencer los antojos de alimentos

Llegan las fiestas y ya fantasea con deliciosas pilas de puré de patatas y salsa. O puede que esté esperando ansiosos los deliciosos dulces y postres que abundan durante la temporada de vacaciones.

Son las 3 p. M. Y una sensación de roce que necesita chocolate sobre usted.

Casi todas las mujeres y casi las tres cuartas partes de los hombres saben de lo que estoy hablando: antojos de comida. Pueden golpear de repente y sentirse imposibles de resistir. Tristemente, la mayoría de nosotros no ansiamos manzanas o brócoli. Ansiamos alimentos dulces (chocolate y helado), salados (papas fritas y papas fritas) y grasos (macarrones con queso). ¿De dónde provienen los antojos y cómo se puede hacer frente sin excederse?

¿Qué causa los antojos de alimentos?

Los antojos de comida no son aleatorios o imaginarios. No son un signo de debilidad o falta de fuerza de voluntad. Son respuestas biológicas que se originan en los centros de placer, emoción y memoria del cerebro. De la misma manera que las drogas y el alcohol producen dopamina y otras sustancias químicas que entrenan al cerebro para volver por más, nuestros cerebros recuerdan que ciertos alimentos nos hacen sentir bien e intentan garantizar que la experiencia placentera se repita mediante la generación de poderosa droga antojos

Los humanos están programados para buscar grasa y azúcar. Este mecanismo de supervivencia nos ayuda en tiempos de hambruna, pero está a toda marcha en un momento en que los alimentos procesados ​​y refinados están en un suministro interminable. Nuestro entorno hace que sea aún más difícil ignorar los antojos. Los alimentos procesados ​​modernos son baratos, de fácil acceso, convenientes y diseñados estratégicamente para tentar nuestras papilas saturnas saturadas. Todo lo que se necesita es una imagen, una descripción o un olor de uno de estos alimentos para la tentación de atacar.

Desde un punto de vista psicológico, los antojos de comida tienen un propósito importante. Las personas a menudo descubren que comer azúcar, grasa y carbohidratos alivia el estrés y la ansiedad y satisface otras necesidades emocionales, al menos a corto plazo. Aunque estos son objetivos importantes, existen formas más saludables de satisfacer estas necesidades emocionales.

6 estrategias para gestionar los antojos de alimentos

La pregunta no es si vas a experimentar antojos de comida, sino cómo vas a responder. Aquí hay algunas maneras de hacer frente a las necesidades más fuertes:

Investigar. En lugar de castigarte por tener antojos de comida, conviértete en un investigador. ¿Cuándo los antojos de comida tienden a atacar? ¿Hay factores desencadenantes que puedas evitar? Desequilibrios hormonales, fatiga, deshidratación, sensibilidades a los alimentos u otros problemas de salud pueden ser la raíz de sus antojos. Cuide su salud general haciendo ejercicio, durmiendo lo suficiente y evitando irritantes como las drogas y el alcohol, y hable con su médico para ver si un problema de salud subyacente puede estar causando sus ansias de comer.

Suplemento. Los antojos pueden ser indicativos de deficiencias nutricionales, que pueden contrarrestarse con ciertos suplementos:

  • Complejo de vitamina B: aumenta los niveles de serotonina y mejora la capacidad del cuerpo para utilizar carbohidratos
  • Aceite de pescado: mejora la sensibilidad a la insulina que combate los antojos de azúcar
  • Triptófano: un aminoácido que, combinado con otras vitaminas y minerales, puede aumentar la producción de serotonina química para sentirse bien en el cuerpo y reducir las tallas de carbohidratos.
  • L-tirosina: un aminoácido que es un componente natural de la sustancia dopaminérgica cerebral que se siente bien
  • Cromo: ayuda a regular el azúcar en la sangre y se ha demostrado en algunos estudios que alivia los antojos de carbohidratos
  • L-Glutamina: un aminoácido que estabiliza la glucosa en sangre y disminuye los antojos de azúcar
  • Magnesio: ayuda a regular el azúcar en la sangre y combate el estrés y el insomnio.
  • Fenilalanina: un aminoácido que ayuda a elevar los niveles de endorfinas para restaurar el equilibrio químico en el cerebro

De-estrés. Cuando estás estresado, tu cuerpo libera cortisol, una hormona que le indica a tu cerebro que busque alivio. Tu cerebro recuerda que los alimentos dulces, salados y grasosos hicieron que todo estuviera bien por un tiempo cuando te sentiste estresado en el pasado, y te dice que te muerda. En lugar de usar la comida para calmarse a sí mismo, siéntete mejor haciendo algo que amas: da un paseo, llama a un amigo, realiza cualquier actividad que aborde directamente el sentimiento que tratas de medicar. Mejor aún, el ejercicio, que reduce los niveles de insulina y amortigua el deseo de azúcar, o se acuesta temprano. La falta de sueño disminuye los niveles de la hormona que indica plenitud (leptina) y aumenta la hormona del apetito (grelina), que puede aumentar los antojos de alimentos hasta en un 45 por ciento. Continúa leyendo a continuación …

Haz un Snack Swap. Es posible que pueda satisfacer los antojos de alimentos con alternativas más saludables y más nutritivas. Por ejemplo, hay carbohidratos saludables llenos de fibra, como frijoles, frutas, verduras y granos integrales, que tienen el mismo efecto relajante que los carbohidratos procesados ​​sin los efectos secundarios negativos. Un puñado de nueces o palomitas de maíz aligeradas puede aliviar los antojos salados y proporcionará más nutrientes y lo mantendrá lleno por más tiempo que las papas fritas o las patatas fritas. Si anhelas chocolate, reemplaza el chocolate con leche por chocolate negro. Tiene más nutrientes y una pequeña cantidad suele ser suficiente para calmar los antojos dulces.

Give In – Moderadamente. Si los sustitutos saludables no satisfacen, concédete permiso para tomar una pequeña porción de tus comidas favoritas y saborearlas a fondo. Las dietas restrictivas y las reglas rígidas sobre los alimentos hacen que los antojos empeoren. Si omite las comidas o se priva de grupos enteros de alimentos, es más probable que malinterprete los niveles bajos de azúcar en la sangre por los antojos de alimentos, se obsesione con lo que no puede tener y luego se emborrache con alimentos "prohibidos" que no satisfacen las necesidades reales de su cuerpo .

Tome una sugerencia de su cuerpo. Cállate por un momento y escucha a tu cuerpo. ¿Tienes hambre físicamente? Una pista: si lo único que suena bien son los alimentos azucarados, salados o grasos, probablemente se trate de un antojo en lugar de hambre. A menudo, los antojos de alimentos reconfortantes son realmente ansias de confort emocional. Puede sentirse estresado, solo, aburrido o ansioso, todos los cuales son sentimientos que se logran mejor con un baño caliente, un "día de salud mental" fuera del trabajo, un masaje, un libro o una canción edificante, o una buena charla con un amigo que comida

Si está familiarizado con los antojos de alimentos, es probable que haya intentado autoabastecerse a través de ellos, y luego cedió con más frecuencia de lo que le gustaría admitir. Esta temporada de vacaciones, pruebe un nuevo enfoque: anhelar los antojos. Conócelos. Comprenda por qué existen y aprecie lo que intentan decirle. Al aceptar que surjan los antojos de comida y hacer un plan para enfrentarlos, cuando los antojos de comida lleguen a estas fiestas, podrás disfrutar de las festividades y de la comida sin la culpa.

  • El sexto signo vital
  • Cómo pensar en el diagnóstico psiquiátrico
  • Una lección de Mel
  • Remedio para la alergia natural que funciona
  • La cría de animales
  • Abuelos en la cultura contemporánea
  • Enfrentar las vacaciones cuando te sientes tan solo
  • Tribalismo y un camino hacia un terreno común
  • Vida fuera de balance? Ponerse de nuevo en la lista
  • Dos secretos que su doctor nunca le dirá
  • Isabel Clarke sobre psicosis y experiencias espirituales
  • ¿Puedes vivir con alguien que nunca dice "te amo"? Parte 1
  • Usar el escaneo corporal para ayudar con el dolor y la enfermedad crónica
  • Una poción de amor médica
  • Practica el amor propio para convertirte en un padre aún mejor
  • The Road Long Past Recovery ... ¿Llamado Life?
  • ¡Jugar! ¡Correr! ¡Omitir! 20 maneras de mantener a los niños activos
  • 12 maneras de volverse menos miserable, comenzando hoy
  • ¿Eres lo suficientemente fuerte mentalmente para combatir el estrés?
  • Mi terapeuta me dio un MMPI y me hizo llorar
  • Orange es el nuevo triste: lo que el SHU puede hacer a tu cerebro
  • Parálisis del sueño
  • 8 secretos para vencer a un mal humor
  • 4 maneras en que puede comenzar a tratarse mejor hoy
  • ¿Escribiendo en la pared o Red Herring?
  • No es asunto tuyo: cómo mantener amigos y no influir en las personas
  • 10 rutinas que fortalecerán una relación entre padres e hijos
  • Lunes por la mañana demencia
  • Dog Shuns Her Human Companion
  • Los niveles tónicos de dopamina lubrican los momentos de superfluidez
  • La importancia crucial de tratar la depresión para 'remisión'
  • Escuchando Prozac, pero escuchando Placebo
  • Autismo y Asperger: dos condiciones separadas, ¿o no?
  • Obtener suficiente ZZZZZZZ durante tiempos difíciles
  • El mal sueño puede afectar la capacidad de sentir empatía
  • La alegría de la soledad