Un pequeño desorden alimenticio conocido está en aumento

Si bien las hospitalizaciones por trastornos alimentarios han disminuido en general, una categoría está aumentando a un ritmo alarmante, dice la Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención Médica. De 1999 a 2009, las hospitalizaciones de pacientes con un trastorno alimenticio llamado pica aumentaron un enorme 93 por ciento.

Pica está comiendo algo que no es comida, especialmente en grandes cantidades y de forma regular. ¿Qué comen las personas que tienen pica? La lista es larga: cenizas, globos, tizas, metal, pasto, crayones, insectos, arena, jabón, pasta, cuerda, plástico, polvos para bebés, restos de pintura, paneles de yeso y más. Algunas de estas extrañas obsesiones no alimentarias tienen sus propios nombres. Geofagia es comer arcilla. La pagofagia es comer hielo,

Pica recibe su nombre de la palabra latina para urraca. Las urracas comen casi cualquier cosa, pero los humanos que comen alimentos no comestibles son más selectivos. La compulsión por lo general se centra en un solo elemento. Los médicos han operado a personas cuyos intestinos fueron bloqueados con tuercas, pernos o tornillos. Las personas que consumen regularmente ramitas, papel de periódico o desodorantes de baño no son tan raras como podría suponer.

Pica se define, en parte, por normas culturales. En los Estados Unidos hoy, comer arcilla se considera pica, pero en siglos pasados, no lo era. Comer arcilla y comer tierra fueron comunes en la década de 1800, especialmente entre los esclavos del sur. En los años 1950 y 1960, la práctica era tan popular que se vendían bolsas de almuerzo llenas de barro en las paradas de autobús de Alabama como bocadillos para los viajeros. Los sureños enviaban bolsas de barro de la ciudad natal a sus amigos y parientes que se mudaron al norte. Algunos informes estiman que comer arcilla es una práctica diaria en más de doscientas culturas en todo el mundo.

Algunos comportamientos de pica involucran sustancias que son alimentos, pero que generalmente no se consumen solos o en grandes cantidades. Por ejemplo, pequeñas cantidades de almidón de maíz espesan salsas y pasteles de fruta. Las personas con amilofagia pueden comer dos o tres cajas de almidón de maíz por semana. La ingestión de media caja o más de almidón de maíz al día libera suficiente azúcar en la corriente sanguínea para enviar los niveles de glucosa en sangre a un nivel vertiginoso. Eso puede desencadenar diabetes, especialmente en mujeres embarazadas.

¿Por qué las personas comen sustancias no alimentarias? En algunas culturas, la pica se practica con fines medicinales y en realidad puede tener algún valor. Por ejemplo, las personas en algunas partes de Nigeria comen caolinita (una forma de arcilla) para combatir la diarrea. La arcilla en realidad forma una capa protectora en el revestimiento del intestino y se une a las bacterias allí, lo que alivia la diarrea.

Otras personas dicen que comen arcilla, almidón u otra sustancia simplemente porque disfrutan del sabor, la textura o el olor. Otros afirman que el comportamiento de pica, como aplastar la escarcha que se acumula en el congelador, alivia la tensión y la ansiedad. Algunas mujeres embarazadas comen arcilla porque creen que aliviará las náuseas matutinas. Algunos profesionales de la salud mental categorizan la pica como un trastorno obsesivo-compulsivo. Ese término describe a las personas que se sienten impotentes para detener un comportamiento que saben que es extraño, incluso arriesgado.

Los médicos no siempre pueden decir si sus pacientes consumen alimentos no comestibles. La gente no dice nada, ya sea porque están avergonzados o porque no ven nada extraño al respecto. Para descubrir cuán común es realmente la pica, Ellen Simpson y sus colegas en California preguntaron a las mujeres hispanas embarazadas sobre sus hábitos alimenticios. En algún lugar entre un tercio y la mitad informó de comer alimentos no alimenticios. Sus favoritos incluyen tierra, cenizas, arcilla y carbonato de magnesio, un mineral que se vende en bloques en las farmacias mexicanas como laxante. Algunas de las mujeres dijeron que simplemente les gustaba el sabor, la textura o el aroma de las sustancias no alimentarias. Otros dijeron que "no podían ayudarse a sí mismos".

La mayoría pensaba que la pica era buena para ellos o para los bebés que llevaban. Creían que si no se satisfacían sus ansias de pica, se produciría un aborto, una enfermedad o un bebé infeliz. Los investigadores no pudieron encontrar un patrón particular en las preferencias de pica. "Las mujeres que comieron alquitrán vivían al lado de las mujeres que comían ropa sucia y vivían al lado de las mujeres que comían tierra".

Los médicos se preocupan menos por la pica en sí misma que por sus resultados. Las consecuencias serias incluyen:

• envenenamiento, como envenenamiento por plomo al comer trozos de pintura vieja o tierra con pintura vieja.
• obstrucción del intestino o las vías respiratorias por consumir o atragantarse con materiales indigeribles, como el cabello.
• la obesidad por consumir demasiadas calorías, por ejemplo, comer almidón para lavar la ropa.
• Insuficiente ingesta de proteínas o energía al consumir cosas como granos de café o conchas de ostras en lugar de alimentos reales.
• deficiencias nutricionales, como la interferencia del suelo con la absorción de hierro, zinc y potasio en el sistema digestivo.
• daño a los dientes y las encías por la masticación de materiales abrasivos como ramitas o metales.
• infestaciones de parásitos como las tenias que resultan del consumo de tierra o heces.
• presión arterial alta, niveles altos de sales de sodio en la sangre y funciones hepáticas anormales, como las que resultan del consumo de grandes cantidades de polvo de hornear.
• bajo peso al nacer, nacimiento prematuro, anormalidades mentales y físicas, e incluso la muerte entre los bebés cuyas madres practican la pica durante el embarazo.
A pesar de los riesgos, estas últimas estadísticas muestran que la pica es un problema creciente de salud pública. Estos nuevos datos revelan que, entre 1999 y 2009, el número de estancias hospitalarias para pacientes con pica casi se duplicó (de 964 a 1.862). Los pacientes con pica y otros trastornos de la alimentación también pueden ser hospitalizados por otras afecciones, como depresión, trastornos de líquidos y electrolitos, esquizofrenia o trastornos relacionados con el alcohol. Aunque 9 de cada 10 casos de trastornos alimenticios ocurren entre las mujeres, los de los hombres aumentaron en un 53 por ciento en la última década.

¿Qué deberías hacer si tienes pica? La respuesta es de sentido común: consulte a su médico y diga la verdad. Dado que la pica generalmente se considera un trastorno obsesivo-compulsivo o adictivo, los servicios de un psicólogo o psicólogo calificado pueden ser justo lo que necesita para ayudarlo a combatir su trastorno alimentario y recuperar una buena salud mental y física.

Para más información:

Ellen Simpson, J. Dennis Mull, Erin Longley y Joan East. "Pica durante el embarazo en mujeres de bajos ingresos nacidas en México", Western Journal of Medicine (julio de 2000), pp. 20-24.

Este resumen de AHRQ News and Numbers se basa en los datos de Statistical Brief # 120: Una actualización sobre las hospitalizaciones por trastornos alimentarios, de 1999 a 2009. El informe utiliza datos de la Muestra nacional de pacientes hospitalizados. Para obtener información sobre esta base de datos AHRQ, haga clic aquí.

Newswise News Service, "Big Jump se ha visto en hospitalizaciones por el desorden alimenticio de Pica".

Related of "Un pequeño desorden alimenticio conocido está en aumento"