Un manual de infelicidad

10 maneras de hacerte miserable

RUBEN M RAMOS/Shutterstock

Fuente: RUBEN M RAMOS / Shutterstock

La infelicidad como un objetivo ? Para los terapeutas, esa es una señal segura de problemas psicológicos. Para los filósofos, es un signo de una idea equivocada. Todos coinciden en que la felicidad es el objetivo de las personas racionales.

¿Por qué, entonces, somos tan infelices? Aquí hay 10 razones. (Se podrían agregar más, pero el bosquejo es claro.) El camino hacia la felicidad radica en la dirección de las relaciones satisfactorias: una persona feliz se siente aceptada, nutrida, amada y desafiada. Si quieres ser miserable, sigue estos 10 pasos hacia una vida infeliz:

1. Mide tu vida contra los éxitos de los demás.

Como siempre habrá alguien que tenga más, que haya logrado más, que sea más famoso y esté en mejor forma, en comparación siempre obtendrá el deseo. En lugar de apreciar lo que tienes, te centrarás en lo que no tienes. Esto lleva a innumerables deseos que no se pueden cumplir.

2. Piensa que eres mejor que todos.

Es fácil ser un crítico. Te hace sentir superior y proporciona un alto temporal. Pero hace que los demás se sientan más pequeños. Sentirse mejor al señalar las debilidades y fallas de los demás es una buena manera de socavar las relaciones.

3. Vivir en el pasado.

La nostalgia es un anhelo de lo que no puede ser recapturado. La vida estuvo alguna vez llena de asombro e inocencia, piensas, y lo bueno y lo malo eran fácilmente separables. Todo desde entonces ha sido cuesta abajo. Anhelar el pasado es rechazar esa vida del presente y qué posibilidades de felicidad aún existen.

4. Rodéate de la fealdad.

Hermosos paisajes levantan los espíritus; estar con personas que hacen cosas hermosas nos hace sentir mejor. Sin embargo, muchos eligen la fealdad en los programas de televisión y las películas que miran; eligen la fealdad al comportarse con personas desagradables. La fealdad en sus diversas formas es como un peso presionando sobre el alma. Es difícil ser feliz bajo tal peso.

5. Siempre piensa en ti primero.

Esta es una fórmula para no ser amado, ya que amar a menudo significa primero pensar en la otra persona. Cuando una relación es desequilibrada, y una persona siempre es primera, no es el amor lo que está presente, sino el poder. Estar enamorado hace que una persona sea feliz, por lo que siempre te antepones a ti mismo y te impide una relación amorosa.

6. Asume que eres responsable de todo.

Ocurren accidentes, algunas personas son víctimas y otras tienen mala suerte. No causaron que estas cosas ocurrieran, y asumiendo que lo hicieron conduce a una sensación de fracaso, culpa o vergüenza. Aceptar lo que está más allá de su capacidad de control es un paso hacia la aceptación, abriendo así las puertas a la felicidad.

7. No cantes.

William James, el gran psicólogo y filósofo estadounidense, dijo una vez que no cantaba porque era feliz, pero que estaba feliz porque cantaba. La idea de James fue que nuestro estado de ánimo está influenciado por señales sutiles, algunas de las cuales creamos con nuestros propios cuerpos. Estar en una habitación cómoda y cálida, por ejemplo, nos pone de buen humor. Así que evite hacer oír su voz: no cante si quiere continuar sintiéndose mal.

8. Insiste en estar en lo cierto.

Puede que tengas razón, al menos parte del tiempo. Pero insistir en tener razón en las relaciones que te importan es corrosivo. Las relaciones requieren reciprocidad, y eso significa a veces renunciar al placer de probar que su pareja está equivocada. Como dice un amigo, puede tener razón o tener una relación. El punto es demasiado fuerte, pero vale la pena recordarlo.

9. Poner las cosas por delante de las personas.

Es difícil resistirse a la mercantilización de todo. El mensaje es siempre el mismo: cómpralo, y serás feliz. Pero la felicidad que viene con otra compra suele ser de corta duración. Perseguir cosas más, más grandes y más nuevas con demasiada frecuencia significa ignorar las relaciones, pasar por encima de los demás y doblar las reglas que rigen su propio sentido de la moralidad.

10. Siempre ponte el último.

Todos cuentan en un mundo ético: usted no menos que otro. Tus deseos y deseos importan. La infelicidad es seguramente su destino si no puede o no quiere expresar qué es lo que quiere. Si bien es posible que no sea posible o deseable obtener lo que desea, también hay ocasiones en que los demás deben ceder a sus deseos. Si bien tu vida puede no ser más importante que la de otra persona, tampoco vale menos.

Related of "Un manual de infelicidad"