Un contraste con la psiquiatría: el movimiento de "escuchar las voces"

Oiluj Samall Zeid / Flickr
Fuente: Oiluj Samall Zeid / Flickr

El clásico de 1961, El mito de la enfermedad mental de Thomas Szasz, revolucionó la manera en que pensamos sobre los fenómenos mentales atípicos.

Y a lo largo de los años, el diagnóstico de esquizofrenia ha sido criticado con fervor, y algunos lo caracterizan como un término genérico para fenómenos psicológicos separados que varían en combinación y gravedad de persona a persona.

Los críticos del término han descrito la manera en que se conceptualizan y definen las experiencias tales como escuchar voces. La Red Internacional de Voces Auditivas (Intervoice) ve las voces como una variación normal en la experiencia humana, aunque una de una naturaleza inusual.

Representando una visión menos conocida dentro del campo de la salud mental, el grupo alienta a los oyentes a "aceptar que las voces son reales, y aceptar que las voces pueden tener un significado (metafórico o literal) basado en las experiencias de la vida".

Con el interés de comunicar diferentes ideas (y algunas veces controvertidas) en salud mental, The Trauma & Mental Health Report habló recientemente con una enfermera de salud mental (que solicitó el anonimato), cuya investigación actual examina las narrativas de los oyentes sobre sus experiencias emocionales. Si bien no es miembro de Intervoice, la investigación del entrevistado representa un enfoque alternativo a la psiquiatría tradicional.

P: ¿Puede explicar la estructura y el método del enfoque narrativo en el que está trabajando?

R: Puesto en su aspecto más básico, estoy siguiendo el método llamado 'Análisis narrativo dialógico', delineado por el sociólogo Arthur Frank. En mi trabajo, Dialogical Narrative Analysis examina las historias que los oyentes tienen sobre sus emociones y lo que esas historias hacen por ellos.

P: ¿Cuál es la mejor manera de que estas experiencias se conceptualicen si no como psicopatológicas?

R: Sería mejor preguntar a aquellos con la experiencia. Por el momento, parece que reciben una gran ayuda cuando no descartan sus experiencias como "enfermedad", sino que se comprometen con ellas como significativas. Habiendo visto los efectos prolongados de ambos enfoques durante varios años, puedo decir que son los que escuchan la voz y aquellos con creencias no compartidas [lo que generalmente llamamos ilusiones] quienes claramente tienen más que enseñarnos.

P: Los partidarios de las intervenciones farmacológicas a menudo explican el uso de productos farmacéuticos para el tratamiento como una disminución de las ocurrencias de delirios o alucinaciones. ¿Puedes comentar sobre esta forma de pensar?

A: Es una práctica normalizadora; busca devolver valores atípicos a una normal. No soy el primero en señalar que lo que se considera normal está sujeto a cambios extremos. Así es como obtenemos situaciones en las que las personas y los comportamientos se clasifican como locos en una generación y aceptables en la siguiente, como tener un bebé fuera del matrimonio u homosexualidad. Esto lleva a algunos en el Movimiento Hearing Voices a esperar que lo que le sucedió a la identidad de ser homosexual pueda pasar a la identidad de ser un oyente de voz.

P: ¿Esto señala un defecto en nuestra comprensión cultural y científica del significado de "ilusión" y "alucinación"?

A: La palabra "delirio" es un juicio, y en el Movimiento de Voces de la Audición tienden a preferir el término "creencia no compartida". Muchos estarían de acuerdo en que el problema de un "engaño" no es tanto pensar, sino interactuar con la humanidad. La "alucinación" también implica una versión compartida de experiencias "reales" que serían difíciles de justificar, un concepto de lo normal que es utópico.

Muchos dentro del Movimiento de Voces de la Audición rechazan ambos términos.

P: ¿Los esfuerzos terapéuticos deben terminar con el intento de eliminar las ocurrencias de alucinaciones o delirios?

R: Creo que ahora puede ver que no estoy completamente a favor de los "esfuerzos terapéuticos". Con demasiada frecuencia hay mucho esfuerzo terapéutico, mucho dinero, mucha gente bien intencionada y no mucho pensar. Estoy bastante seguro de que no me gustaría ser el receptor de los "esfuerzos terapéuticos". Me gustaría que haya justicia y curación en las comunidades.

Incluso si conociéramos la composición neurológica completa del cerebro de un hablante de voz, aún careceríamos de una verdadera percepción de la experiencia real de escuchar voces. Comprender y aceptar las experiencias vividas de estos individuos es una herramienta indispensable para promover el afrontamiento y la recuperación.

Nos permite ver al individuo angustiado no como una "máquina-gen" que salió mal, sino como un ser humano que tiene cierta relación consigo mismo y con el mundo.

– Pavan Brar, escritor colaborador, el informe sobre trauma y salud mental

– Editor en jefe: Robert T. Muller, The Trauma and Mental Health Report

Copyright Robert T. Muller

Related of "Un contraste con la psiquiatría: el movimiento de "escuchar las voces""