Ultimatums sin resolver

Una conexión consciente con su hijo es la base de una buena relación.

Photo by Caleb Woods on Unsplash

Fuente: Foto de Caleb Woods en Unsplash.

Todos hemos estado allí. Estamos cansados, nuestros hijos nos desobedecen o no nos escuchan y, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, continúan portándose mal, y nos hacen sentir impotentes. Algunos padres gritan y gritan, otros amenazan con los tiempos muertos o quitan algo, y otros usan el castigo físico.

A menudo, estos escenarios se derivan de la frustración resultante de que el niño no escuche los deseos de los padres. Por lo general, se presenta un ultimátum y aún no se llega a un acuerdo. La escena usualmente es así: “¡Será mejor que hagas eso ahora mismo o de lo contrario!” O “Si no lo detienes ahora mismo, lo lamentarás … ¡Lo digo en serio!” Y una vez que el ultimátum es al aire libre y todos los recursos están agotados, los padres sienten que tienen que seguir adelante para recuperar el control, lo que termina en azotes, gritos o fisicidad de algún tipo.

Respuestas neurologicas

Los estudios relacionados con la investigación del cerebro han demostrado que nuestras reacciones como padres afectan la reacción de nuestros hijos. Nuestra elección de lenguaje afecta partes específicas del cerebro de nuestros hijos, por lo tanto influye en la forma en que responden a una situación dada. ¿No es interesante que la forma en que abordamos un conflicto o experiencia puede tener efectos diferentes en la forma en que nuestros hijos ven la situación? Bastante limpio, en mi opinión.

De acuerdo con Daniel J. Siegel, los cerebros de los niños son muy complejos y, a menudo, reaccionan de dos maneras. El niño es receptivo a lo que decimos, o está reaccionando en relación con lo que decimos. Cuando un niño está abierto a resolver un conflicto, escucha y reflexiona, controla sus reacciones y sentimientos y piensa en sus propias acciones. Es aquí donde nuestros hijos usan una de las áreas más avanzadas del cerebro. En contraste con esto, cuando un niño no responde y se cierra, en cambio, activará las partes más primitivas del cerebro y se pondrá a la defensiva, se sentirá amenazado y actuará de una manera en la que es imposible llegar a un acuerdo.

Encontrar una fundación

Se necesita tiempo para nutrir la parte del cerebro que hace que nuestros hijos se sientan abiertos a obedecer nuestros deseos. Esto se debe al hecho de que es un área que comienza a desarrollarse gradualmente a lo largo de la infancia. El área del cerebro responsable de reaccionar externa y emocionalmente está mucho más desarrollada a una edad temprana, por lo que es mucho más fácil para un niño estar enojado o malhumorado con usted en lugar de dar un paso atrás y pensar que mediante.

Como padres, podemos utilizar nuestra propia educación para ayudar a nuestros hijos a desarrollar las partes más avanzadas de su cerebro, y cuando lo hacemos, podemos criar niños más bien educados que cooperen, escuchen y aprendan a tomar buenas decisiones por sí mismos. Por lo tanto, asegúrese de conectarse de manera consciente con su hijo, ya que una buena relación es la base de todos los buenos puntos de partida.

Una de las razones principales por las que los niños continúan probando sus límites es porque no están seguros de dónde se ha trazado la línea. Deje que quede claro que tener un enfoque no disciplinado para criar a su hijo no significa que no haya límites en absoluto. ¡De lo contrario!

Se trata de establecer reglas claras que creen una sensación de seguridad y protección para nuestros niños de una manera respetuosa. El problema de una lucha de poder surge cuando se convierte en un tipo de situación de “yo gano, tú pierdes”, lo que puede terminar en que los padres pierdan la batalla de todos modos. En última instancia, es mejor evitar por completo las luchas de poder. Al no reprender a nuestros hijos, fomentamos un ambiente menos dramático con niveles más bajos de conflicto. Lo más importante es que crea relaciones más fuertes entre nosotros y nuestros hijos. También crea claridad y aumenta la probabilidad de que nuestros hijos sean más receptivos, ya que los límites se establecen de manera abierta.

El respeto es una calle de dos vías

El enfoque de crianza más común encontrado en Dinamarca es muy democrático. Está más estrechamente relacionado con el estilo autoritario. Es decir, establecemos reglas y pautas que se espera que nuestros hijos sigan. Sin embargo, estamos muy en sintonía con las preguntas de nuestros hijos sobre las reglas al mismo tiempo.

Queremos que nuestros hijos sean respetuosos, pero el respeto va en ambos sentidos. Tienes que mostrarlo para recibirlo. Gobernar con miedo es un problema porque no fomenta el respeto, sino el miedo. Hay una gran diferencia entre firmeza y miedo. Con miedo, el niño no siempre sabrá la razón real por la que no se les permite hacer algo, y simplemente querrá evitar ser lastimado o gritado. Esto no facilita un fuerte sentido de sí mismo.

Un fuerte sentido del yo proviene de cuestionar y comprender qué son las reglas, por qué existen y luego incorporarlas a su vida al tiempo que reconoce su valor.

Vivir en un ambiente hostil donde frecuentemente elevas tu voz no ayuda en nada. Nunca sabrá si su hijo está siendo honesto y abierto con usted, o si está viviendo con el temor de que usted se enoje con él. Es posible que le digan lo que creen que quieren escuchar debido al hecho de que tienen miedo. El miedo es poderoso, pero no es beneficioso cuando intentas crear una atmósfera de cercanía y confianza. Tendrás una influencia mucho más positiva y una relación genuinamente más cercana en un ambiente tranquilo, abierto y respetuoso donde no hay temor de culpa, vergüenza o dolor.

Los estudios demuestran que los niños de padres autorizados tienen más probabilidades de volverse autosuficientes, socialmente aceptados, académicamente exitosos y de buen comportamiento. Tienen menos probabilidades de reportar depresión y ansiedad, y menos probabilidades de participar en comportamientos antisociales como la delincuencia y el uso de drogas. También son más receptivos con sus padres y menos influenciados por sus compañeros. La investigación sugiere que tener incluso un padre autoritario puede hacer una gran diferencia con la educación de un niño.

Ofreciendo una alternativa

Permíteme presentarte una situación hipotética para ti. Su hijo está actuando y lanzando un objeto que usted no quiere que lance.

Una respuesta típica podría ser: “¡No arrojes eso! ¡Si lanzas eso una vez más, esa es la última gota!

Una opción diferente que puedes elegir: quitarlo. Distraer. Retire al niño. Usa el humor. Cuando digas que no, cálmate al respecto. Muéstrales las consecuencias que pueden ocurrir si lanzan ese objeto. Demuéstreles cómo ser golpeado por el objeto puede hacerle daño al expresar “uy”, antes de devolverles el objeto. Si lo vuelven a tirar, muéstrales de nuevo, sacudiendo la cabeza luciendo decepcionado. “¡Ay, ay!” Es posible que no lo obtengan la primera vez, pero con el tiempo lo entenderán.

Golpear o morder a otros es inaceptable, y en esos casos, debemos ser firmes, sostenerlos y decirles “¡No!”. Hazlo con fuerza, haciéndoles que te miren y te den una disculpa. Reciba sus disculpas acariciándolas para que aprendan el significado de lo siento desde el principio y crezcan sin el uso de la fisicalidad. Recuerde que estos casos ocurren rápidamente porque los niños olvidan en un instante lo que hicieron. Tienes que lidiar con su comportamiento directamente en el momento. Es posible que no entiendan cuál es el significado de perdón al principio, pero con el tiempo y el aprendizaje para empatizar lo harán.

El conflicto también puede surgir cuando se trata de la hora de comer, y su hijo se niega a comer algo que está en su plato frente a ellos. Trate de mantener una mente abierta y, en lugar de enojarse con ellos, use una mentalidad empática y comprensiva para ayudar a llegar a una solución.

Terminando

En resumen, criar a un niño de manera saludable y autoritaria no es una tarea fácil, y hay muchas veces en las que termina el día sintiéndose agotado y vencido. Les insto a que se desafíen a sí mismos como padres para que tengan en cuenta su propia educación a medida que nutren el crecimiento de su propio hijo. Tenga en cuenta que la forma en que aborda una situación o el desacuerdo afecta la manera en que su hijo se relacionará con usted. En general, manténgase sensato y responda con franqueza y honestidad cuando se acerque a una instancia en la que no esté mirando a los ojos a su hijo. Al final del día, debe mostrarles su respeto si desea que se lo presenten a cambio.

Por lo tanto, la próxima vez que su hijo haga un berrinche, recuerde ser un adulto al que realmente pueda escuchar y no tenga miedo de expresar exactamente cuáles son sus expectativas. Sea sensible y claro en su enfoque, como el modelo a seguir que es.

Referencias

El artículo contiene extractos de The Danish Way of Parenting y No-Drama Discipline: The Brain Brain Man para calmar el caos y nutrir la mente en desarrollo de su hijo.

  • Ciencia de mente abierta
  • ¿Ignorar o confrontar? Cómo manejar a un socio manteniendo secretos
  • Eyaculación retardada: diagnóstico y tratamiento informados
  • Usted puede estar equivocado acerca de su patrón de apego
  • "¿Que eres?" Un legado de leyes de segregación
  • Las Siete C de Acción de Gracias
  • Sacando pena
  • ¿Quieres cambiar un comportamiento? Encuentra tu "¡Sí!"
  • ¿Qué harías para complacer a un puñado de amigos?
  • Sublimar: ¡Haz algo!
  • Con respecto a los mapas de gran alcance
  • Mitos comunes sobre el suicidio desenmascarado
  • Una carta abierta a mis clientes
  • Fat Again for the Holidays: consejos para pasar un buen rato a pesar de la escala
  • Conciencia y comprensión del suicidio
  • Hijas adultas y sus padres
  • Mitos comunes sobre el suicidio desenmascarado
  • Lo que Parkland nos enseña sobre la juventud
  • ¿Quieres introducir un matrimonio de paternidad a tu cónyuge?
  • Estamos fallando en el tratamiento de trastornos de la alimentación en minorías
  • ¿Dónde se han ido todos los guerreros? Casa.
  • Recuperación de la adicción
  • Cómo la autocrítica te amenaza en mente y cuerpo
  • Treinta segundos
  • ¿Por qué nos disparamos mutuamente en las relaciones?
  • Me perteneces
  • Cualidades universales de idiotas
  • La disolución del género
  • 8 signos de rabia narcisista
  • ¿Dónde está el movimiento #MeToo para la recuperación de adicciones?
  • La previsibilidad conduce a hábitos positivos
  • ¡Hombre arriba! Nuestro 'código masculino' falla a niños y hombres
  • Por qué es hora de dejar de susurrar y tomar su regazo de sobreviviente
  • Compulsividad sexual entre los miembros del servicio estadounidense
  • Recordando la civilidad: una reflexión del siglo XXI
  • El suicidio es un problema mucho más grande que el asesinato