Tus creencias sobre la inteligencia afectan tus creencias sobre el aprendizaje

Brain

Tus creencias acerca de la inteligencia realmente importan.

El aprendizaje es un proceso de toda la vida. Los niños van a la escuela para estar expuestos a nuevos temas que van desde la historia hasta las matemáticas y la ciencia. Los adultos necesitan adquirir nuevos conocimientos para comprender los acontecimientos mundiales y tener éxito en las nuevas tareas en el trabajo.

A veces, por supuesto, las cosas que aprendemos son bastante fáciles de aprender. Mucha gente que ve los eventos políticos en el norte de África y Medio Oriente en 2011 puede no haber sabido mucho sobre los gobiernos de países como Túnez y Egipto antes de que las protestas derribaran a esos gobiernos. Sin embargo, fue bastante sencillo saber que estos países tenían líderes que habían servido durante décadas y que la gente en última instancia quería más influencia en el gobierno.

Otra información es más difícil de recoger. Tras el devastador terremoto y tsunami en Japón, el mundo siguió la crisis en la planta nuclear. Entender por qué el combustible nuclear se estaba calentando y las diversas formas en que los ingenieros y los trabajadores de emergencia trataban de lidiar con los reactores dañados requería aprender aspectos más complejos del diseño del reactor y el combustible nuclear. Estos conceptos son desconocidos para la mayoría de nosotros, por lo que se sienten difíciles de aprender.

¿De qué manera la dificultad de aprender algo afecta tus creencias sobre cuánto puedes aprender al respecto?

Esta pregunta fue explorada por David Miele, Bridgid Finn y Daniel Molden en un artículo en la edición de marzo de 2011 de Psychological Science .

Estaban interesados ​​en el papel de las creencias de las personas sobre la inteligencia en el aprendizaje. He escrito varias entradas en este blog sobre el trabajo de Carol Dweck y sus colegas sobre las creencias. Este trabajo sugiere que las personas creen que los aspectos de la psicología son talentos o habilidades . Cuando crees que la inteligencia es un talento, entonces piensas que tienes un grado particular de inteligencia que determina qué tan bien piensas. Cuando crees que la inteligencia es una habilidad, entonces asumes que cualquier cosa puede ser dominada si trabajas lo suficiente para obtenerla.

Estas creencias pueden influir en lo que sucede cuando encuentras información que te resulta difícil de aprender. Alguien que cree que la inteligencia es un talento sentirá que ha llegado al límite cuando encuentra algo difícil, y eso debería hacer que sienta que no puede aprenderlo. Alguien que cree que la inteligencia es una habilidad sentirá que la información difícil es un desafío que puede superar.

Para probar esta posibilidad, Miele, Finn y Molden hicieron que las personas aprendieran a relacionar palabras en inglés con palabras en indonesio con el mismo significado. Algunas de esas palabras son bastante obvias (Police- Polisi ), mientras que otras parecen totalmente arbitrarias (Bandage- Pembalut ). La gente estudió las palabras todo el tiempo que quisieron y luego hicieron juicios sobre qué tan bien aprendieron las palabras. Al final del estudio, las personas hicieron un cuestionario para determinar si piensan en la inteligencia como un talento o una habilidad.

En este estudio, las parejas que parecían fáciles eran de hecho mucho más fáciles de aprender que las que parecían difíciles. Las personas que creyeron que la inteligencia es un talento usaron esa sensación de facilidad para decidir qué tan bien aprendieron los nuevos elementos. Las personas que creen que la inteligencia es una habilidad en realidad mostraron el efecto opuesto. En realidad, estaban demasiado seguros de que más tarde recordarían los objetos duros.

En la superficie, puede parecer una cosa mala pensar que has hecho un mejor trabajo al aprender algo de lo que en realidad lo hiciste. Sin embargo, las personas que creían que la inteligencia era un talento creían que cuando tenían que esforzarse mucho para aprender, aprendían mal. Aquellos que creían que la inteligencia es una habilidad creían que cuando habían puesto mucho esfuerzo en aprender, aprendían bien.

Este resultado es bastante importante. Una montaña de evidencia sugiere que la inteligencia realmente es una habilidad. Es decir, cuanto más duro trabajas, más aprendes. Entonces, cuando encuentras algo difícil, es mejor tratarlo como un desafío que como una señal de que has alcanzado tus límites mentales. También es mejor creer que estudiar duro conducirá a un buen aprendizaje que creer que estudiar duro conduce a un aprendizaje deficiente. Al poner un esfuerzo extra en conceptos difíciles, obtienes más conocimiento.

En definitiva, este aspecto del aprendizaje se alimenta de sí mismo. Mientras más aprenda en un momento dado, más fácil será aprender cosas nuevas en el futuro. El esfuerzo que pones para aprender se recompensa al hacerte más fácil aprender más cosas en el futuro.

Sigueme en Twitter.

Related of "Tus creencias sobre la inteligencia afectan tus creencias sobre el aprendizaje"