Tu mente no se preocupa por lo que piensa tu cerebro

Purchased by UCLA from Shutterstock for Dr. Gordon
Fuente: Comprado por UCLA de Shutterstock para el Dr. Gordon

El cerebro y la mente están involucrados en la conciencia y los términos a menudo se usan indistintamente, pero el cerebro y la mente no son lo mismo. El cerebro es un órgano tangible en el cuerpo que controla todas las funciones humanas vitales. Por el contrario, la mente impregna todas las células del cuerpo humano [1] y consulta con células no humanas, como las bacterias intestinales, que comprenden nueve décimas partes de las células de nuestro cuerpo. [2] Más importante aún, la mente en última instancia tiene dominio sobre el cerebro. [ 3-5]

El cerebro

Si el cerebro fuera una empresa, su misión sería: "promover la calidad más alta de la vida individual regulando el estrés para mantener la homeostasis (equilibrio)". Para lograr esto, el cerebro reconcilia los estímulos de nuestros cinco sentidos con nuestro entorno interno, es decir observa el mundo exterior y responde internamente. [6]

El tálamo es la cámara de compensación de toda esa información sensorial, excepto el olor. Una vez que la información sensorial se clasifica en el tálamo, se envía al hipocampo y a la amígdala. El olor, sin embargo, va directamente al hipocampo y a la amígdala. [7]

El hipocampo es el asiento del aprendizaje y la memoria, y compara la información sensorial del mundo exterior con su percepción de cómo debería ser el mundo [8] , como un controlador de calidad comprueba los productos para garantizar que cumplen con los estándares de la industria. El hipocampo informa cualquier discrepancia o problema (por ejemplo, veo un león en mi puerta) a la amígdala, que envía y recibe información de cada parte del cerebro y el cuerpo. [9-11] En el caso de un león inesperado en la puerta, la información viajaría a los lugares necesarios para prepararse para la eventualidad de pelear o huir, con el dinero inteligente en este último.

Hormonas y neurotransmisores

Purchased by UCLA from Shutterstock for Dr. Gordon
Fuente: Comprado por UCLA de Shutterstock para el Dr. Gordon

El sistema endocrino usa hormonas y el sistema nervioso usa neurotransmisores para comunicarse entre el cuerpo y el cerebro. Las glándulas endocrinas liberan hormonas al torrente sanguíneo y transportan información desde y hacia diversas partes del cuerpo y se comunican con el cerebro actuando sobre las neuronas a través de receptores, [12-14] algo así como mensajes de voz y de texto entre los jefes de departamento y el ejecutivos corporativos en una empresa. Los neurotransmisores son sustancias químicas que permiten que las células nerviosas se comuniquen entre sí y son como los correos electrónicos departamentales internos. En este caso, el departamento es el sistema nervioso.

La comunicación entre el cerebro y el cuerpo, a través de hormonas y neurotransmisores, informa la conciencia interoceptiva [15, 16] (cómo siente lo que siente); esto determina por qué haces lo que haces. Es similar a cómo la integridad del ambiente de trabajo afecta la moral del trabajador, la lealtad y el orgullo, lo que a su vez influye en la mano de obra y la productividad.

Estrés

Cualquier intrusión en la homeostasis o el equilibrio del organismo es estrés. Nota: no todo el estrés es angustia, pero toda angustia es estrés. El trabajo del cerebro es regular todo el estrés y devolver el equilibrio al medio interno. Los mecanismos de protección, como el aumento de la presión arterial y los niveles de glucosa en suero que nos preparan para la eventualidad de luchar o huir, deconstruyen la salud cuando se usan en exceso y se convierten en hipertensión, enfermedad cardíaca y diabetes. [17-19] Este proceso es similar a pisar los frenos de su automóvil hasta que las almohadillas estén desgastadas hasta que estén metálicas. De repente, tus frenos, que están diseñados para mantenerte a salvo, se convierten en una responsabilidad que te pone en peligro. El uso excesivo crónico da como resultado una carga alostática y afecta negativamente a la calidad de vida de la misma manera que los equipos defectuosos y las condiciones inseguras crean un ambiente de trabajo hostil.

Las hormonas son vitales para el cerebro para su protección y adaptación. Desafortunadamente, las hormonas del estrés y del estrés, como el cortisol, pueden alterar funciones cerebrales importantes, como el aprendizaje. Por lo tanto, el estrés severo y sostenido puede ser tan perjudicial para el cerebro como un anillo de robo de empleado bien organizado o un malversador puede ser una ganancia para la empresa.

La mente

Como dijo Candace Pert, su cuerpo es su mente subconsciente, es decir, el estado vinculante de los neuropéptidos con receptores en la superficie de las células, los procesos intracelulares posteriores, el envío de sustancias informativas, dentro del contexto de la naturaleza y la crianza. [6] Para imaginar la influencia de la mente sobre el cerebro, los ejecutivos de fotografía se reúnen en una sala de juntas para dirigir la estrategia corporativa y determinar la política de la compañía. Los miembros de la junta representan diversos datos demográficos y agendas (sistemas de creencias, influencias sociales, procesos de pensamiento, educación, inteligencia innata, influencias del microbioma en el estado de ánimo e información sobre todos los aspectos de la empresa, etc.) [20]

Comprensivamente, las variables individuales de los miembros del consejo, en conjunto con la dinámica del grupo determinan la eficacia del tablero. Por ejemplo, las bacterias intestinales liberan metabolitos en el torrente sanguíneo e influyen en la hormona y los neurotransmisores y, en última instancia, en el estado de ánimo y la emoción. [21-26] El estado de ánimo y la emoción cambian todo, desde la perspectiva hasta la presentación. Metafóricamente, cada variable intangible imprevista que las personas en la sala de juntas llevan a la mesa individual y colectivamente es la mente en cohorte con la influencia del microbioma. La forma en que esas variables, interacciones y distracciones afectan su trabajo es cómo la mente afecta la eficacia del cerebro. Si la señalización de sustancias informativas se ve comprometida en el cuerpo, el cerebro se ve afectado. [27-31] Por lo tanto, en resumen, su mente es la suma de la sabiduría de sus neuropéptidos y otras sustancias informativas, bajo el asesoramiento de sus bacterias intestinales (que es como su google personal).

El cerebro ocupado, consolida, simplifica y anticipa. [32, 33] Esto promueve la eficiencia, pero a riesgo de vulnerabilidad. Por ejemplo, tu cerebro interpretará los músculos que usas para sonreír como un signo de felicidad, incluso si estás triste. Por lo tanto, puedes engañar al cerebro para que crea que eres feliz colocándolo en la boca y mordiéndolo, porque usas los mismos músculos. Del mismo modo, los niveles de cortisol que se habitúan lentamente se interpretan mal como la presencia continua de amenaza, aunque la amenaza no exista. Esto es problemático para el cerebro, que no ha evolucionado mucho, no es problemático para la mente, que cambia constantemente. [1]

La mejor noticia es que puedes promover la evolución de tu mente con la meditación, el yoga y la alimentación saludable [34-42] . A su vez, esto tendrá un efecto positivo en tu cerebro y en tu función corporal porque la mente es la administración corporativa y el cerebro y el cuerpo son trabajadores organizados. En un mundo perfecto, la administración y el trabajo comparten los mismos objetivos, se comunican bien y se complementan entre sí. En un individuo sano, la mente, el cerebro y el cuerpo interactúan para mejorar la funcionalidad de las personas. Sigue siendo fabuloso y fenomenal.

Haga clic aquí para recibir avisos de nuevas publicaciones por correo electrónico

Venga a visitar el Centro de UCLA para el Programa de Neurobiología de la Obesidad de Estrés

Haga clic aquí para visitarme en UCLA Center for the Neurobiology of Stress

Haga clic aquí para recibir Obesely-Speaking en FaceBook

Haz clic en ella para visitarme en The Huffington Post

Haga clic aquí para ver el Billi Club (Página Fan de Billi Gordon)

Haga clic aquí para seguirme en Twitter

Haga clic aquí para visitar al Dr. Gordon en línea

Referencias

1. mente y cerebro Sci Am, 1992. 267 (3): p. 48-159.

2. Schwartz, S., et al., Un estudio metagenómico de la interacción dependiente de la dieta entre la microbiota intestinal y el huésped en bebés revela diferencias en la respuesta inmune. Genome Biol, 2012. 13 (4): p. r32.

3. Paller, KA y S. Suzuki, La fuente de la conciencia. Tendencias Cogn Sci, 2014. 18 (8): p. 387-9.

4. Paquette, V., et al., "Cambia la mente y cambias el cerebro": efectos de la terapia cognitivo-conductual en los correlatos neuronales de la fobia a las arañas. Neuroimage, 2003. 18 (2): p. 401-9.

5. Paulson, S., et al., El mono pensante: el enigma de la conciencia humana. Ann NY Acad Sci, 2013. 1303: p. 4-23; discusión 24.

6. Pert, C., Moléculas de la emoción. 1997, Nueva York, Nueva York: Scribner.

7. Jellinger, KA, [fisiopatología funcional de la conciencia]. Neuropsychiatr, 2009. 23 (2): p. 115-33.

8. McEwen, BS y PJ Gianaros, papel central del cerebro en el estrés y la adaptación: vínculos con el estado socioeconómico, la salud y la enfermedad. Ann NY Acad Sci, 2010. 1186: p. 190-222.

9. Cromwell, HC y RM Atchley, Influencia de los estados emocionales en el bloqueo inhibitorio: modelos de animales para la neurofisiología clínica. Behav Brain Res, 2015. 276: p. 67-75.

10. Shu, SY, et al., Interacciones entre centros relacionados con la memoria en el cerebro. J Neurosci Res, 2003. 71 (5): p. 609-16.

11. Wittmann, BC, et al., La interacción mesolímbica de la valencia emocional y la recompensa mejora la formación de la memoria. Neuropsychologia, 2008. 46 (4): p. 1000-8.

12. Koibuchi, N., regulación hormonal del desarrollo cerebeloso y plasticidad. Cerebellum, 2008. 7 (1): p. 1-3.

13. Kropiunigg, U., Fundamentos en psiconeuroinmunología. Ann Med, 1993. 25 (5): p. 473-9.

14. McEwen, BS, Influencias tempranas de la vida en patrones de conducta y salud de por vida. Ment Retard Dev Disabil Res Rev, 2003. 9 (3): p. 149-54.

15. Khalsa, SS, et al., Conciencia interoceptiva en meditadores experimentados. Psychophysiology, 2008. 45 (4): p. 671-7.

16. Sedeno, L., et al., ¿Cómo te sientes cuando no puedes sentir tu cuerpo? Interocepción, conectividad funcional y procesamiento emocional en despersonalización-desrealización. PLoS One, 2014. 9 (6): p. e98769.

17. Kyrou, I. y C. Tsigos, hormonas del estrés: estrés fisiológico y regulación del metabolismo. Curr Opin Pharmacol, 2009. 9 (6): p. 787-93.

18. McEwen, BS, Hormonas como reguladores del desarrollo cerebral: efectos de por vida relacionados con la salud y la enfermedad. Acta Paediatr Suppl, 1997. 422: p. 41-4.

19. McEwen, BS, Allostasis y carga alostática: implicaciones para neuropsychopharmacology. Neuropsychopharmacology, 2000. 22 (2): p. 108-24.

20. Alberi, L., et al., Notch señalización en el cerebro: en buenos y malos momentos. Aging Res Rev, 2013. 12 (3): p. 801-14.

21. Borre, YE, et al., El impacto de la microbiota en el cerebro y el comportamiento: mecanismos y potencial terapéutico. Adv Exp Med Biol, 2014. 817: p. 373-403.

22. Bravo, JA, et al., Comunicación entre bacterias gastrointestinales y el sistema nervioso. Curr Opin Pharmacol, 2012. 12 (6): p. 667-72.

23. Cluny, NL, RA Reimer y KA Sharkey, la señalización cannabinoide regula la inflamación y el equilibrio energético: la importancia del eje cerebro-intestino. Brain Behav Immun, 2012. 26 (5): p. 691-8.

24. Agricultor, AD, HA Randall y Q. Aziz, es una sensación visceral: cómo la microbiota intestinal afecta el estado de ánimo. J Physiol, 2014. 592 (Pt 14): p. 2981-8.

25. Mayer, EA, T. Savidge y RJ Shulman, interacciones microbioma del cerebro-intestino y trastornos intestinales funcionales. Gastroenterology, 2014. 146 (6): p. 1500-12.

26. Moloney, RD, et al., El microbioma: estrés, salud y enfermedad. Mamm Genome, 2014. 25 (1-2): p. 49-74.

27. Barth, C., A. Villringer y J. Sacher, las hormonas sexuales afectan a los neurotransmisores y dan forma al cerebro femenino adulto durante los períodos de transición hormonal. Front Neurosci, 2015. 9: p. 37.

28. Bockaert, J., et al., Proteínas que interactúan con GPCR (GIP) en el sistema nervioso: Roles en fisiología y patologías. Annu Rev Pharmacol Toxicol, 2010. 50: p. 89-109.

29. Holzer, P. y A. Farzi, Neuropéptidos y el eje microbiota-intestino-cerebro. Adv Exp Med Biol, 2014. 817: p. 195-219.

30. McEwen, BS, La neurobiología del estrés: de la casualidad a la relevancia clínica. Brain Res, 2000. 886 (1-2): p. 172-189.

31. Vitetta, L., et al., Medicina de cuerpo y mente: estrés y su impacto en la salud general y la longevidad. Ann NY Acad Sci, 2005. 1057: p. 492-505.

32. Abraham, AD, KA Neve y KM Lattal, Dopamina y extinción: una convergencia de teoría con circuitos de miedo y recompensa. Neurobiol Learn Mem, 2014. 108: p. 65-77.

33. Abrous, DN, M. Koehl y M. Le Moal, neurogénesis adulta: desde los precursores hasta la red y la fisiología. Physiol Rev, 2005. 85 (2): p. 523-69.

34. Baerentsen, KB, et al., Una investigación de procesos cerebrales que apoyan la meditación. Cogn Process, 2010. 11 (1): p. 57-84.

35. Bonilla, E., [Conexión mente-cuerpo, fenómenos parapsicológicos y curación espiritual. Una revisión]. Invest Clin, 2010. 51 (2): p. 209-38.

36. Bowden, DE, D. McLennan y J. Gruzelier, un ensayo aleatorio controlado de los efectos del entrenamiento de Brain Wave Vibration sobre el estado de ánimo y el bienestar. J Complement Integr Med, 2014. 11 (3): p. 223-32.

37. Brewer, JA y KA Garrison, La corteza cingulada posterior como un objetivo mecánico plausible de la meditación: los hallazgos de la neuroimagen. Ann NY Acad Sci, 2014. 1307: p. 19-27.

38. Cahn, BR, A. Delorme y J. Polich, relacionado del evento delta, theta, alpha y gamma se correlaciona con el procesamiento auditivo oddball durante la meditación Vipassana. Soc Cogn Affect Neurosci, 2013. 8 (1): p. 100-11.

39. Cohen, DL, et al., Efectos del flujo sanguíneo cerebral del entrenamiento de yoga: evaluación preliminar de 4 casos. J Altern Complement Med, 2009. 15 (1): p. 9-14.

40. Konturek, PC, T. Brzozowski, y SJ Konturek, El estrés y el intestino: fisiopatología, consecuencias clínicas, enfoque de diagnóstico y opciones de tratamiento. J Physiol Pharmacol, 2011. 62 (6): p. 591-9.

41. Selhub, EM, AC Logan y AC Bested, alimentos fermentados, microbiota y salud mental: la antigua práctica se encuentra con la psiquiatría nutricional. J Physiol Anthropol, 2014. 33: p. 2.

42. Voreades, N., A. Kozil, y TL Weir, Dieta y el desarrollo del microbioma intestinal humano. Front Microbiol, 2014. 5: p. 494.

  • Grandes o no tan grandes expectativas: objetivos de pérdida de peso
  • Puede vencer su hábito de compra
  • Tratamiento intensivo para la depresión persistente
  • ¿Qué puede representar un mayor riesgo de cáncer que fumar?
  • Por qué revivir tu trauma solo va tan lejos
  • Ansiedad en niños y adolescentes: una actualización
  • Tratando la soledad: es más que solo conocer a otros
  • Flat Earthers: conspiración pensando en una escala global
  • Drácula en el sofá: la psiquiatría de los vampiros
  • El futuro del trabajo
  • Felicidad y hábitos: hacer pequeños cambios, obtener grandes resultados
  • Art Healing
  • Alivio del insomnio para adultos mayores: ¿Puede ayudar la terapia conductual a corto plazo?
  • ¿Un análisis de sangre para diagnosticar la depresión?
  • Cómo se controlan los sentimientos al volar
  • El niño salvaje
  • Su adolescente tiene pensamientos suicidas: ¿Qué tan preocupado debería estar?
  • Debunking CBT, Parte 2: ¿Para qué sirve?
  • Peter Kinderman en la Sociedad Psicológica Británica
  • La psicología geriátrica y su papel en el tratamiento del Alzheimer
  • ¿Por qué no puedo dejar de tirar de mi cabello?
  • Solo hay "una terapia"
  • La FDA recomienda dosis más bajas de medicamentos populares para el sueño
  • Comer masivamente después de un trauma sexual
  • El niño salvaje
  • Hipermovilidad y ansiedad
  • Su adolescente tiene pensamientos suicidas: ¿Qué tan preocupado debería estar?
  • Los cinco primeros cambios en las publicaciones del blog
  • Cómo evitar que los celos saboteen tu relación
  • Cuatro consejos de la investigación de hábitos para reducir la preocupación y la rumia
  • ¿Está "basado en la evidencia" fuera de la base?
  • ¿La Terapia del Sueño Transformará el Tratamiento para la Depresión?
  • Las emociones negativas no son necesariamente malas para su salud
  • 5 consejos para un tratamiento más satisfactorio con sus clientes con TDAH
  • Cuando cambian las estaciones, también lo hacen las preferencias musicales, dice la ciencia
  • En Extremis Parte Dos