¿Tu jefe confía en ti?

¿Su jefe entra a su oficina en los momentos más inesperados para ver cómo está? ¿Hace preguntas interminables, microadministra tu horario de trabajo o exige saber exactamente lo que estás haciendo? ¿Desea asumir más responsabilidades, pero sus ideas son derribadas?

Algunos empleados prefieren dialogar con sus jefes sobre sentirse ignorados. Pero hay una delgada línea entre la comunicación frecuente y la microgestión. Muy a menudo, un jefe turbado e inmisericorde deja pocos incentivos para que realice su mejor trabajo, porque cree que, en última instancia, el producto final no será suyo.

Irónicamente, muchos gerentes sienten que están brindando un servicio a los miembros de su equipo. A veces, los gerentes con las mejores intenciones pueden no darse cuenta de que no están siendo un mentor dedicado, sino más bien una amenaza involuntaria. Te sientes como si hubiera poca o ninguna confianza en tu toma de decisiones.

La brecha de confianza entre jefes y empleados puede autoperpetuarse mutuamente. La misma falta de confianza en tu juicio engendra desconfianza en tu jefe. Esta brecha es la raíz de un importante tiempo de inactividad en su trabajo, lo que claramente no es útil para usted o su empresa.

Según revelan estudios comisionados por Lynn Taylor Consulting y conducidos por una firma de investigación global, los empleados estadounidenses gastan la friolera de 19.2 horas a la semana (13 horas durante la semana laboral y 6.2 horas el fin de semana) preocupándose por "lo que un jefe dice o hace".

Uniendo la brecha de la confianza

En otro de nuestros estudios, el 91 por ciento consideró que los empleados consideraron que cuando un gerente cambia de rumbo después de recibir los comentarios de los empleados, la moral mejora significativamente. Si la gerencia confía en su personal, entonces, naturalmente, se producen muchos resultados positivos, incluido un mejor trabajo en equipo, la moral y las ganancias.

Buenas noticias: puedes jugar un papel proactivo para salvar la brecha de confianza con tu jefe.

El primer paso es entender por qué están ocurriendo comportamientos desconfiados. No siempre son sobre ti. La necesidad, interminables cuestionamientos y exigentes rasgos del jefe, por ejemplo, pueden deberse a inseguridades sobre su propia estatura. Pueden derivarse de una ansiedad adicional sobre cómo los proyectos específicos se reflejan en su propia posición (posiblemente tenue).

Si los gerentes tienen razones para sentir que el trabajo no es adecuado, por supuesto, prestarán más atención y querrán ayudar. Pero esta discusión trata de aquellas situaciones en las que la ayuda se vuelve "inútil".

Estos son los comportamientos de confianza negativos más comunes entre los gerentes, y lo que puede hacer al respecto:

Necesidad : un jefe necesitado puede visitarlo con frecuencia y parecer flotar. Puede ver un paralelo con un niño pequeño que necesita su atención y elogios exclusivos, sin importar qué tan ocupado esté tratando de hacer su trabajo. La conversación puede ajustarse de manera predeterminada a su trabajo cuando su gerente realmente está buscando interacción.

Acción : demuestre que es responsable y dedicado. Luego, establezca límites y límites, al mismo tiempo que aliente la independencia de su jefe mediante elogios. También puede alentar la participación y el compromiso de otros compañeros para aliviar un poco la presión.

• Interrogaciones interminables: Así como un niño pequeño que pregunta constantemente "¿Por qué?" Puede llevar tu paciencia al límite, así también el interminable interrogatorio de tu jefe. Las preguntas constantes pueden hacer que pienses que tu supervisor está documentando todos tus movimientos y no confía en ti para manejar incluso la tarea más pequeña.

Acción : Mantenga a su jefe "sobreinformado" a través de correos electrónicos, actualizaciones periódicas o informes, y al menos una vez por semana. Haga un ataque preventivo anticipando preguntas y teniendo respuestas listas. Mantenga su sentido del humor tonificado: un comentario alegre a menudo puede desarmar el cuestionamiento de fuego rápido.

Exigir : un jefe exigente es como un niño que grita "¡Lo quiero ahora!" Y no te dejará perderse hasta que consiga lo que quiere. Por otro lado, siente que necesita poner más confianza en sus habilidades para entregar los bienes.

Acción : establecer expectativas. Dele al jefe una buena idea de cuándo finalizará el proyecto. Si te sientes abrumado o un problema imprevisto ha retrasado tu informe final, infórmale a tu jefe inmediatamente y ten un plan de respaldo. Refuerce el buen comportamiento de su jefe dándole las gracias por su amabilidad, apoyo y claridad de propósito.

Confía en tus habilidades

Tenga en cuenta que en estos tiempos económicos inciertos, usted, la gerencia y toda su organización están bajo una presión adicional para realizar. Ten fe en tus propias habilidades para cerrar la brecha de confianza. Puede allanar el camino para un entorno de "seguridad para el éxito" mediante la comunicación excesiva, la creación de oportunidades preventivas para garantizar y la fiabilidad consistente.

  • Gen Z: Una generación fuerte. Nuevos datos sobre por qué
  • Cómo resolver el conflicto con una aplicación
  • Eyaculación precoz: prueba la terapia sexual ANTES de las drogas
  • La importancia de la alegría y el entusiasmo para su bienestar
  • Antics extramatrimoniales
  • Comience su espíritu de acción de gracias
  • Energía renovable
  • El costo de las relaciones personales para el desarrollo profesional
  • ¿Cuándo se convertirá Estados Unidos en una superpotencia global de fútbol?
  • América de ellos contra nosotros
  • Últimas noticias: ¡Lakers repiten como campeones de la NBA! - Por qué importa el local
  • Padres de la generación X: Enséñales a Sibs a actuar como un equipo para evitar la rivalidad entre hermanos
  • ¿Qué está sucediendo realmente cuando nos sentimos auténticos?
  • 5 cosas saboteantes que la gente insegura lo hace
  • Psicología de las pruebas: Parte II (Lo que los atletas pueden hacer)
  • Por qué deberíamos dejar de segregar a los niños por edad: Parte II
  • Por qué la agresión pasiva prospera en el lugar de trabajo
  • El contenido de su personaje
  • Velocidad estratégica y las habilidades que necesitas
  • 24 frases simples para aumentar tu felicidad
  • 2017: ¿Cambios no deseados o una nueva perspectiva refrescante?
  • Segundos pensamientos
  • Por qué los CEO necesitan eliminar las evaluaciones de desempeño de los empleados
  • Haciendo su liderazgo magnético
  • Un enfoque analítico para encontrar su carrera
  • ¿Por qué Alan Alda juega con la ciencia?
  • La clave para criar niños resilientes
  • La psicología de los deportes juveniles
  • Pareja real, progreso real, revisión a mitad de camino y ponerse al día
  • Responsabilizar a los gerentes por sus decisiones de contratación
  • Agresión pasiva en el trabajo: el crimen de la oficina perfecta
  • WOSPs, juego no estructurado y motivación intrínseca
  • Por qué se están abandonando a los grandes maridos
  • 10 razones por las que los médicos necesitan inteligencia emocional
  • Mis 34 mejores ideas
  • La persona devota y dependiente en el trabajo