Tu cerebro es como un hígado

En mi experiencia, "elijo ser feliz" es uno de los lemas más ineficaces y contraproducentes sobre la felicidad que hay. Siempre pensé que era obvio que si pudiéramos alcanzar la felicidad, lo haríamos fácilmente. La gente no elige ser infeliz tampoco. Simplemente no es cómo operamos los seres humanos. Si bien nos otorgan la capacidad de pensar e iniciar el cambio con el pensamiento, mientras somos capaces de comunicarnos como ningún otro animal, escribir blogs increíbles como este, crear catedrales, curar enfermedades y descubrir la física cuántica, no somos ni seremos nunca ese cerebral Robert Ornstein escribe en The Evolution of Consciousness ,

"El cerebro evolucionó principalmente para controlar diferentes reacciones del cuerpo. Es más parecido al hígado que a una computadora. No está organizado para el pensamiento ".

Si algo puede considerarse el principal sistema organizador, sostiene Ornstein, es emoción. Lo que creemos que es lo más humano (lenguaje, percepción e inteligencia) constituye solo una parte muy pequeña de la función del cerebro.

Ornstein no es el único que humilla a los que se enorgullecen excesivamente de su capacidad de pensar. El neurólogo líder Antonio R. Damasio no encuentra absolutamente ninguna evidencia de que el lenguaje contribuya a nuestra conciencia central. Estamos conscientes sin lenguaje, pero nunca sin emoción, al igual que perros y gatos y ciervos. Solo la extensión de nuestra conciencia central, nuestra hermosa consciencia extendida humana, necesitaría lenguaje. La mayoría de las veces, nuestros cuerpos reaccionan al medio ambiente sin generar pensamientos. Los sentimientos son más rápidos que los pensamientos para informarnos sobre los cambios en el medio ambiente. Incluso las emociones, que son sentimientos filtrados por la memoria o interpretados, a menudo son meras reflexiones. Es muy difícil cambiar los hábitos con el solo pensamiento y prácticamente imposible hablar de una depresión o fobia. No me sorprende: el mejor predictor de éxito terapéutico no es qué tan brillantes sean las intervenciones cognitivas, sino si a un cliente le gusta su terapeuta. Somos animales sociales primitivos, aunque con mucho potencial.

A pesar de que la mayoría de nosotros hemos aceptado el descubrimiento de la evolución de Charles Darwin, el hecho de que operamos predominantemente como otros animales sigue siendo una píldora difícil de tragar. Preferimos ser comparados con Dios, una criatura sin cuerpo, un ángel o un espíritu. En nuestra desesperación, incluso nos comparamos con computadoras y robots. Todo menos cuerpo!

Nuestro vínculo con el cuerpo sugiere limitaciones inconquistables. Si no podemos escapar del cuerpo, parece que no hay libertad para cambiar las cosas y cambiar para mejor. Pero estos miedos son infundados. De hecho, según mi experiencia, cuando reconocemos humildemente el poder de nuestro cuerpo animal que incluye nuestra conciencia central, estamos en la mejor posición para usar nuestra relativa libertad sabia y humanamente. El cambio efectivo debe comenzar con reconocer y honrar al cuerpo, sus sentimientos y necesidades primitivos. Una vez que estamos en contacto con la verdad de nuestras experiencias corporales, no solo encontraremos egoísmo, sino una inmensa capacidad para colaborar y sentir compasión. Es por esta razón que muchas tradiciones espirituales, más explícitamente el budismo, sugieren que trascender (no terminar) el mundo de la forma, incluido el cuerpo, comienza con la quietud. A medida que todavía tenemos la mente y miramos hacia adentro, descubrimos que existe un potencial para conectarnos con todo el universo a través de nuestro cuerpo individual. Entonces, después de aceptar valientemente la verdad de nuestra naturaleza animal, aquí hay tres cosas Zen que hacer:

1) Aprende a meditar y quedarte quieto con tu cuerpo para observar tus experiencias internas (puedes encontrar una introducción fácil en el Capítulo 9 de mi libro, ver AUnifiedTheoryofHappiness).

2) Fomenta tu habilidad innata de ser compasivo contigo mismo y con los demás. Si bien tu naturaleza animal busca sobrevivir, también eres un colaborador natural. Centrarse en la supervivencia de otras personas aumenta su libertad y agrega sentido a su vida y la de todos (vida-pi-the-gift-tiger).

3) Comience a notar sus similitudes con otros animales y, finalmente, sus interconexiones con todas las cosas vivas e incluso no vivientes. Su naturaleza animal le permite ver, vincularse y colaborar con toda la familia humana y sentirse Uno con todo el mundo. No hay límites.

Con el cuerpo en mente, los pensamientos se vuelven exponencialmente más poderosos. Una persona calmada, atenta y espiritual es mucho más libre para actuar de acuerdo con el pensamiento que un alma frenética, egocéntrica y perdida. El primero no se encuentra en absoluto sujeto a obstáculos para actuar racionalmente como lo es el último. Si bien nadie puede elegir ser feliz, todos pueden elegir seguir un camino de felicidad. Los pensamientos pueden convertirse en valiosos aliados en nuestro camino cuando no devaluamos el cuerpo que los hace posibles.

Robert Ornstein, La evolución de la conciencia: los orígenes de la manera en que pensamos. Nueva York: Simon & Schusters, 1991, p. 132.

Antonio Damasio, El sentimiento de lo que sucede: cuerpo y emoción en la toma de conciencia. Nueva York: Hartcourt Brace & Company, 1999.

  • ¿Puede Naps realmente hacerme más inteligente?
  • ¿Esto es normal?
  • El abuso de medicamentos con receta para adolescentes se dispara, los padres no se entusiasman
  • El alcohol beneficia el proceso creativo
  • Cómo encontrar la inspiración
  • Cambia tu cuerpo, cambia tu yo
  • Creación de límites en las redes sociales después de la pérdida
  • De la tragedia al arte: creación de significado, narrativa personal y adversidades de la vida
  • 10 maneras de calmar la ansiedad de tu entrevista
  • Bebedores sociales, bebedores problemáticos y alcohólicos
  • División larga emocional
  • ¿Eres autocrítico?
  • Nacido para correr, nacido para regresar: la paradoja de dominio absoluto
  • Consejos para nuestro techno-presente: "Apagar, desconectar, dejar caer"
  • Construyendo sobre la ceguera (Willa-1)
  • ¿Los granos destruyen tu salud?
  • 10 maneras rápidas de fortalecer una amistad
  • Aplicaciones de sueños
  • ¿Puede el ejercicio curar la depresión?
  • Desafíos del funcionamiento ejecutivo cotidiano
  • ¿Un comportamiento sexual está desencadenando a ciertos grupos?
  • La presión arterial alta y la diabetes están relacionadas con la disminución cognitiva
  • Los novelistas manejan grandes temas (y Grab Readers) con Finesse
  • 11/9/01: si no recuerda, se olvida
  • La certeza moral y el verdadero creyente
  • Platón, teléfonos y ese silencio vergonzoso
  • 20 signos y síntomas de depresión infantil / adolescente
  • Este es tu cerebro sobre la pobreza
  • Vientre al mundo: leer y hablar con los bebés
  • Compartir historias, arrojar luz
  • Estudie la locura?
  • ¿Deben los puntajes de personalidad ser parte de su registro médico?
  • Tragedia en el aire aterroriza a los aviadores ansiosos
  • La simetría del Savantismo
  • La importancia de reducir el estrés durante el embarazo: Parte II
  • Las comodidades del hogar