Trauma restablece la personalidad

Los psicólogos saben que algunos aspectos de la personalidad son prácticamente inalterables. Estos rasgos se describen como "profundos", lo que significa que están (a) basados ​​biológicamente y (b) son difíciles de cambiar (1). No puedes convertir a un sociópata en un santo o aplastar el ego de un narcisista.

Tal cambio es teóricamente posible, pero requeriría cambios profundos en la biología cerebral. Por ejemplo, los investigadores cambiaron los campanes de montaña poligínicos a la monogamia al alterar los receptores cerebrales para la hormona oxitocina (2).

Profundo significa difícil de cambiar, no es difícil de adquirir

Un rasgo no tiene que ser genéticamente heredado, o incluso presente en el momento del nacimiento, para ser profundo. Si alguna vez sintió náuseas al comer gachas de avena cuando era niño, lo más probable es que omita la avena cuando salga a desayunar décadas más tarde. Las aversiones alimentarias son profundas, pero pueden formarse después de una sola comida desagradable, según los experimentos con ratas.

Una de las características curiosas del cambio de personalidad es que estamos más profundamente alterados por experiencias altamente desagradables que por experiencias muy placenteras, posiblemente porque las experiencias dolorosas señalan amenazas inminentes a la supervivencia.

El miedo es un poderoso motivador. Este hecho fue revelado por los conductistas animales hace más de medio siglo en una investigación que hoy se cuestiona éticamente. En la evitación de la caja de transporte, un perro aprendió que una luz que entraba a un lado del aparato era una advertencia de que el piso se electrificaría dolorosamente en 10 segundos. Los sujetos pronto aprendieron a saltar sobre una barrera baja para alcanzar el lado seguro de la jaula y no recibieron más golpes.

Los perros dominaron fácilmente esta tarea de evitación. Los investigadores ahora se preguntaban cuánto tiempo les tomaría olvidarlo. Continuaron el experimento como antes pero con el generador de choque desconectado. Para su asombro, los perros continuaron saltando como lo hicieron cuando había riesgo de shock. Después de unos 8,000 ensayos sin nada que informar, los científicos se aburrieron y se empacaron.

El miedo al daño físico es una fuente importante de problemas psicológicos. El miedo al rechazo social es menos obvio, pero potencialmente igual de importante. Una gran cantidad de evidencia sugiere que el castigo corporal y el regaño hacen que los niños sean más agresivos y antisociales (3).

Curiosamente, los efectos de diferentes tipos de experiencias desagradables en el cerebro son equivalentes porque están mediados por las mismas hormonas del estrés. Tales efectos implican alteraciones en la anatomía y función del cerebro (4,5). Incluyen: atrofia intelectual; delincuencia, pobre control de impulsos; falta de motivación laboral; y sexualidad precoz (3).

Es como si una infancia estresante preparara a las personas a centrarse en las ganancias inmediatas para sí mismas, independientemente de las consecuencias (3).

Implicaciones para la psicología clínica

A menudo se recurre a los psicólogos clínicos para ayudar a las víctimas de experiencias extremadamente traumáticas a seguir adelante con sus vidas. Nadie afirmó que sería fácil, y ahora estamos empezando a entender por qué.

Algunas experiencias desagradables producen cambios permanentes en el cerebro y los correspondientes cambios en la inteligencia, la reactividad emocional, la felicidad, la sociabilidad y otros rasgos que solían considerarse parte de la vida.

Estos cambios de personalidad generalmente se consideran patológicos y eso es indudablemente cierto para el trastorno de estrés postraumático, que arruina las vidas de los que sufren y sus familias. Sin embargo, debemos reconocer que muchos de estos cambios fueron útiles para nuestros antepasados ​​en el ajuste a entornos riesgosos.

Fuentes

1. Seligman, MEP (1993). Lo que puedes cambiar y lo que no puedes. Nueva York: Fawcett Columbine.

2. Young, LJ, Murphy Young, AZ, & Hammock, EA (2005). Anatomía y neuroquímica del par de bonos. Journal of Comparative Neurology, 493, 51-57.

3. Barber, N. (2009). De esteroides a estados nacionales: un enfoque evolutivo integrado para el crimen violento. Aggression and Violent Behavior, 14, 415-422.

4. Kalinichev, M., KW Easterling, PM Plotsky y SG Holtzgman. (2002). Cambios a largo plazo en la respuesta a corticosterona inducida por el estrés y comportamientos similares a la ansiedad como consecuencia de la separación materna neonatal en ratas Long-Evans. Farmacología Bioquímica y Comportamiento, 73, 131-140.

5. Teicher, MH, Andersen, SL, Polcari, A., Anderson, CM y Navalta, CP (2002). Neurobiología del desarrollo del estrés y el trauma infantil. Clínicas psiquiátricas de América del Norte, 25, 397-426.

Related of "Trauma restablece la personalidad"