Tratamiento de la depresión con ejercicio

Mantenernos activos nos ayuda a sentirnos más en control de nuestras vidas.

Varios ensayos controlados aleatorios han demostrado que el ejercicio físico es tan eficaz para tratar la depresión como el medicamento, en comparación con el tratamiento con antidepresivos de segunda generación. El mecanismo para la efectividad del ejercicio puede tener que ver con el aumento de la neuroplasticidad en el hipocampo, una característica incrustada en el lóbulo frontal responsable del aprendizaje y la memoria, el estado de ánimo y el apetito. La atrofia en el hipocampo se asocia con muchas afecciones neurológicas, como la enfermedad de Alzheimer y la epilepsia. Dado que la depresión a menudo se asocia con estados sedentarios y también se asocia con el hipocampo, tiene sentido que la actividad física pueda ayudar a revertir sus efectos.

Deposit Photos

Fuente: fotos de depósito

Si bien los medicamentos son ciertamente efectivos para muchas personas, otros pueden no responder al tratamiento con medicamentos o encontrar que los antidepresivos tienen efectos secundarios graves. Según un metaanálisis de 2017, “Casi todas las revisiones que examinan el ejercicio versus otros tratamientos de la depresión, incluidos los antidepresivos, apoyan el uso del ejercicio en el tratamiento de la depresión, al menos como una terapia complementaria” (Netz). El estudio de cohorte HUNT de 33,908 adultos, seguido durante 11 años, encontró que el ejercicio físico en realidad tiene una función protectora cuando se trata de la salud mental. El estudio descubrió que incluso una cantidad mínima de actividad física (tan solo una hora por semana) podría prevenir el 12% de los futuros casos de depresión.

Ninguna de estas investigaciones es realmente sorprendente: todos sabemos que se supone que debemos hacer ejercicio a diario, y sabemos que nos sentimos mejor cuando pasamos tiempo al aire libre o cuando vamos al gimnasio. El problema viene cuando intentamos poner en práctica este consejo. Después de todo, la depresión nos hace sentir, bueno, no hacer nada. Aquí hay un problema de Catch-22: la depresión nos hace letárgicos, pero, para sentirnos mejor, tenemos que movernos. Romper este ciclo parece requerir algún tipo de interrupción en los vínculos de la cadena de comportamiento sedentario que conduce a un estado de ánimo bajo que conduce a un comportamiento más sedentario. Hacer mucha actividad física va en contra de la sociedad de consumo, lo que fomenta o incluso requiere mucho tiempo frente a la pantalla y sentarse detrás del volante de un automóvil.

En mi libro, The Boundless Life Challenge , doy 90 días de sugerencias para revertir el ciclo de comportamiento sedentario. Ayuda a convertir la pausa del almuerzo en una pausa de ejercicio, utilizando al menos algún tiempo durante el día para obtener algunos pasos. También podemos hacer que nuestras tecnologías funcionen para nosotros mediante el uso de aplicaciones de dieta y ejercicio. La meditación y la visualización también pueden ayudar a despejar los bloqueos mentales que nos mantienen atrapados en nuestras rutinas antiguas y aburridas. Mantenernos activos nos ayuda a sentirnos más en control de nuestras vidas, lo que naturalmente conduce a un estado de ánimo más brillante. Esto tiene efectos secundarios para una mayor felicidad en el trabajo y en el hogar.

También es necesario implementar muchos cambios a nivel social para combatir la depresión, y esta nueva investigación sugiere que un énfasis en la actividad física ayudaría. Las ciudades necesitan hacer más para hacer senderos para caminar, correr y montar en bicicleta. Más calles urbanas deben tener aceras y carriles para bicicletas. Los empleadores no solo deben tener un gimnasio en las instalaciones, sino que también deben alentar activamente a los empleados a que tomen descansos para caminar con frecuencia o tengan reuniones para caminar. También podemos tomar más tiempo con nuestras familias y amigos para salir a la naturaleza en lugar de sentarnos en la casa.

Parece que la depresión es una enfermedad interna, un trastorno que prospera con el comportamiento sedentario. El vínculo entre inactividad y depresión es un dilema del huevo y la gallina: ¿las personas deprimidas están deprimidas porque son sedentarias o sedentarias porque están deprimidas? Nota: Esto no quiere decir que las personas deprimidas no pueden ser muy activas en sus elecciones de estilo de vida, solo que la conexión entre salud mental y condición física debe entenderse mejor. Sin lugar a dudas, la depresión es un fenómeno altamente complejo que involucra muchos factores, incluida la predisposición genética y la variación individual. Sería demasiado simple decir que simplemente haciendo más ejercicio, podemos curar la depresión. La medicación seguirá siendo parte del paquete de tratamiento, pero el ejercicio debe incluirse como una parte importante de la recuperación.

Referencias

Anand, KS y V. Dhikav. “Hipocampo en la salud y la enfermedad: una visión general”. Anales de la Academia India de Neurología 15. 4 (2012): 239-246. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3548359/

Harvey, SB, Øverland S., et al. “El ejercicio y la prevención de la depresión: resultados del estudio de cohorte HUNT”. American Journal of Psychiatry 175. 1 (2018): 28-36.

Netz, Yael. “¿La comparación entre el ejercicio y el tratamiento farmacológico de la depresión en la Guía de práctica clínica del Colegio Americano de Médicos está basada en la evidencia?” Fronteras en farmacología 8 (2017): 257. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5430071/

  • 3 razones ocultas por las que tu ansiedad sigue retrocediendo
  • Cómo la imaginación puede hacerte un mejor negociador
  • La actividad física vigorosa puede ser clave para el envejecimiento exitoso
  • Cómo leer las mentes
  • ¿Qué tan rápido es usted para tomar ofensa? 10 remedios de gran alcance
  • Aumente su coeficiente de inteligencia y ecualización en 3 sencillos pasos
  • 6 Opciones en el hogar cuando su consumo de alcohol se está volviendo demasiado
  • Aprender a meditar: cuatro preguntas comunes
  • Puedes construir resiliencia
  • ¿Eres una persona perezosa?
  • 5 maneras en que consigo hacer lo que no quiero
  • Hijas no queridas y desencadenantes navideños: 5 maneras de sobrellevar
  • Hijas no queridas y desencadenantes navideños: 5 maneras de sobrellevar
  • Puedes disfrutar de estar vivo (más de lo que piensas)
  • Trauma y trastorno de estrés postraumático: más común de lo que piensas
  • ¿Crecen las cejas?
  • Cómo volver a cablear su estilo de accesorio evitativo, ansioso o temeroso
  • ¿Qué tan rápido es usted para tomar ofensa? 10 remedios de gran alcance
  • ¡Cuidado con los Absolutos!
  • Aprenda lo que es único acerca de su propio cerebro, muy personal
  • ¿Te sientes abrumado por la adversidad?
  • Aprender a meditar: cuatro preguntas comunes
  • ¿Cómo traemos de vuelta la veracidad?
  • Cómo leer las mentes
  • Hijas no queridas y desencadenantes navideños: 5 maneras de sobrellevar
  • ¡Cuidado con los Absolutos!
  • Secretos profundos y sanación interna del niño
  • Integración de psicoterapia: la teoría de golpes explica cómo hacerlo
  • La aplicación Pacifica
  • Cómo lidiar con malas noticias
  • Toma de notas 101
  • ¿Qué tan rápido es usted para tomar ofensa? 10 remedios de gran alcance
  • ¿Tentado a cancelar esa reunión? No lo hagas
  • Deje de avergonzar las emociones políticas
  • Depresión resistente al tratamiento: dos nuevas direcciones de investigación
  • Los escritores de ficción pueden enseñar el pensamiento visual