Toxina botulínica y depresión

Éramos escépticos cuando vimos el título: "Frente a la depresión con toxina botulínica: un ensayo controlado aleatorio". Sin embargo, después de leer que los investigadores que publicaron este artículo reciente en el Journal of Psychiatric Research encontraron un efecto antidepresivo sustancial al inyectar toxina botulínica en músculos faciales específicos de los participantes con depresión, nos intrigamos. Obviamente, los estudios a gran escala deben replicar este hallazgo antes de considerarlo para uso clínico general, pero hay algunas posibles explicaciones interesantes para los resultados.

La toxina botulínica (la toxina bacteriana que causa el botulismo en los humanos) paraliza los músculos bloqueando la liberación del neurotransmisor acetilcolina, la señal química que impulsa la contracción muscular. Los cirujanos plásticos utilizan la toxina botulínica, quizás mejor conocida como Botox, para diversos procedimientos cosméticos, incluida la eliminación de arrugas faciales. Aunque el tratamiento para las arrugas puede durar muchos meses, con el tiempo los efectos de la toxina botulínica desaparecen.

Muchas personas que sufren de depresión se ven deprimidas y tienen una expresión facial triste. Los músculos específicos inyectados con toxina botulínica en este estudio están involucrados en las expresiones faciales que asociamos con emociones como la tristeza. Investigaciones anteriores de un grupo de investigación diferente demostraron que los comentarios de estos mismos músculos influyen en la actividad de las regiones cerebrales involucradas en la regulación de las emociones, incluida la amígdala. ¿Es posible que cuando una persona se ve triste, la actividad asociada de los músculos faciales influya en los circuitos cerebrales que regulan la depresión? En la investigación anterior, se demostró que la paralización de estos músculos disminuye la actividad de las células nerviosas en la amígdala izquierda y también disminuye las interacciones de la amígdala izquierda con otras áreas del cerebro involucradas en la emoción.

En el estudio actual, 30 sujetos de investigación recibieron toxina botulínica (15 sujetos) o placebo (15 sujetos). Sesenta por ciento de los sujetos que recibieron toxina botulínica activa mostraron una disminución clínicamente significativa de los síntomas depresivos (frente a 13% de los inyectados con placebo) y 33% (versus 13%) respondieron tan fuertemente que se consideró que sus depresiones estaban en remisión. Sorprendentemente, esta respuesta siguió solo a un solo conjunto de inyecciones de toxina botulínica. El efecto antidepresivo se hizo evidente aproximadamente 2 semanas después del tratamiento, y la magnitud de la respuesta antidepresiva aumentó a lo largo de las 16 semanas del estudio.

Naturalmente, la mayoría de las personas que recibieron inyecciones de botulinum sabían que habían recibido el tratamiento activo y no las inyecciones de placebo. Esto confunde los resultados porque los participantes no estaban verdaderamente "ciegos" con respecto a qué tratamiento recibieron, y por lo tanto, sus expectativas podrían haber influido en los resultados. Los participantes usaron tapones quirúrgicos que cubrieron sus frentes cuando los investigadores los evaluaron para detectar síntomas depresivos, y en su mayor parte, los investigadores desconocían qué participantes habían recibido la toxina botulínica. De hecho, los investigadores no fueron precisos para predecir si los participantes individuales estaban en el grupo activo o placebo. Por lo tanto, el estudio fue al menos único "ciego" en el lenguaje de los ensayos clínicos.

Queremos advertir que estos resultados son muy preliminares y se basan en una pequeña muestra de participantes. Por lo tanto, deben reproducirse en un estudio más amplio y mejor controlado. Pero, ¿por qué podrían funcionar las inyecciones con toxina botulínica? Una de las razones podría ser la disminución de los comentarios a la amígdala de los músculos faciales inyectados. Además, cuando una persona no se ve deprimida (debido a la disminución del ceño fruncido), tal vez las personas que interactúan con ellos la traten de manera diferente. Además, cuando una persona deprimida se mira en el espejo y ve una cara más feliz, tal vez le ayuda a sentirse mejor.

Si este enfoque resulta efectivo para un subconjunto de pacientes con depresión clínica, sería otro ejemplo de una forma bastante única de influir en la función cerebral para ayudar a las personas con depresión. Sin embargo, debemos ser extremadamente prudentes hasta que se realicen estudios mucho más amplios y bien diseñados. Con demasiada frecuencia, los resultados preliminares emocionantes resultan no ser reproducibles, y las respuestas al placebo y los hallazgos no replicados rondan la literatura psiquiátrica y de la depresión. La psiquiatría necesita tratamientos más efectivos y novedosos. Los estudios piloto como este claramente representan formas innovadoras de pensar sobre el tratamiento, pero requieren una replicación sistemática a gran escala antes de que se puedan recomendar tratamientos específicos para uso clínico.

Esta columna fue co-escrita por Eugene Rubin MD, Ph.D. y Charles Zorumski, MD

Related of "Toxina botulínica y depresión"