Todo en el Reino Animal está en estado de ser

Sé que el título de esta publicación es una afirmación bastante obvia. Eso ser es existir físicamente y ser observable a simple vista, o al menos ser evidente para uno o más de los cinco sentidos que sirven a la conciencia.

Pero ahora es temporada de temporada en Connecticut, donde mi perro y yo nos quedamos con mi hija durante el verano, y variedades de arácnidos chupadores de sangre conocidas como garrapatas salen en gran número, algunas apenas visibles, otras lo suficientemente pequeñas como para ser casi invisibles. O puede poner en peligro la salud del perro y del hombre, y se ha desarrollado una nueva virulencia de mordedura en el noreste que puede causar una enfermedad grave, incluso la muerte.

Así que después de cada paseo con Gabriel, mi increíblemente intuitivo compañero Collie / Shepherd, lo inspecciono a fondo. Como tiene un abrigo tan grueso como un par de mantas resistentes, no es tarea fácil encontrar y extraer un tic. Porque vienen en dos tamaños, pequeños y muy pequeños, con pequeñas patas que les permiten moverse rápidamente a través de la capa peluda del perro y penetrar en la piel. También intentan evadir la captura, alejándose inmediatamente de perseguir a los dedos. Sin embargo, cómo logran percibir el peligro, siendo tan pequeños y aparentemente incapaces de ver, oír u oler, la bondad solo lo sabe.

Sin embargo, obviamente están vivos, obviamente en estado de ser.

En el otro extremo de la escala animal, en términos de tamaño y complejidad mental, tienes al elefante, entre las criaturas más grandes de la tierra, y opera inteligentemente a través de la vida mediante el rango de sus percepciones sensoriales y poderes mentales. Obviamente está en un estado de años luz más allá del tic.

Tal es la amplia gama de conciencia (desde el tic hasta el elefante) perteneciente a todo el mundo animal. Sin embargo, cuando se trata de nosotros mismos, supuestamente a la cabeza del reino animal, podemos ir más allá de la operación de los sentidos que informan la naturaleza física y temporal de cada evento del cual somos parte para vivir en un reino de imaginación y contemplación. Es decir, en un estado mental de reflexión, ideas creativas e ideas libres relacionadas con la importancia significativa de esto o aquello, todo nos lleva a cuestionar y quizás comprender el cómo y el por qué de todo en la naturaleza y de nosotros mismos en especial. Tales ideas, cuando se logran, a menudo se describen como hazañas inspiradoras de pensamiento y sentimiento que trascienden la función de los sentidos por sí solos. Y así llegamos a involucrarnos en los descubrimientos de la ciencia, las disciplinas de la filosofía y las hazañas imaginativas que llamamos las artes, todas las cuales informan sobre la naturaleza física y temporal de cada acontecimiento del que somos parte y nos hablan de nuestra individualidad al sugerir razones para nuestra existencia personal.

Nos llamamos seres humanos, lo que implica que tales estados subjetivos de conciencia nos llevan más allá de los mecanismos instintivos, orgánicos y biológicos que creemos que definen simplemente a los seres animales. Y debe haber sido en algún momento, una vez que nos volvimos capaces de vivir este tipo de vida pensante, creativa e imaginativa, que la conciencia se dio cuenta de una fuerza mental, un sexto sentido, que finalmente se atribuyó a un poder no biológico llamado espíritu y, en última instancia, conocido como el espíritu humano que se vio emanaba de la potencia espiritual conocida generalmente como el alma.

Tal sensibilidad espiritual se remonta a un largo tiempo en la evolución de la humanidad. No tenemos registros escritos anteriores a hace unos 5.000 años, pero el registro arqueológico revela que las flores se utilizaron en algunos entierros humanos desde hace 45,000 a 60,000 años. Solo podemos adivinar su papel simbólico, pero pueden haber significado una continuación del espíritu y el alma más allá de la muerte del cuerpo.

Una forma espiritual de ser?

La garrapata seguramente no calificaría aquí, ¿o sí? Existen cementerios de elefantes, lugares a los que se dice que van para morir y liberar el espíritu de elefante.

Pero, como de costumbre, William Shakespeare lo resume todo cuando Hamlet, contemplando el suicidio, murmura (al menos creo que estaría murmurando): " Ser o no ser …".

Sin embargo, André Malraux, el famoso líder de resistencia francés de la Segunda Guerra Mundial y distinguido escritor e historiador tiene la última palabra:

El mayor misterio no es que nos hayan arrojado al azar

Entre la profusión de materia y de las estrellas, pero eso dentro

esta prisión podemos dibujar desde nuestro interior imágenes poderosas

lo suficiente como para negar nuestra propia nada.

El misterio es la palabra más importante aquí, el misterio de ambos, animal y ser humano. Sin embargo, en la cultura mundial contemporánea tal preocupación filosófica parece tener poca credibilidad.

Related of "Todo en el Reino Animal está en estado de ser"