Tocando el morir

Jessica Mendoza, used with permission
Fuente: Jessica Mendoza, utilizada con permiso

Una pareja de 75 años se acostó lado a lado en la cama, cogidos de la mano. Mueren con una hora de diferencia. Un sonograma captura la imagen de gemelos en el útero. Ella se está muriendo mientras su hermano sostiene su mano. Estas imágenes conmovedoras reflejan la importancia del tacto a medida que comenzamos y terminamos la vida. El trabajo pionero realizado por Harry Harlow, trabajando con primates y John Bowlby y Rene Spitz, quienes estudiaron a los huérfanos en la Segunda Guerra Mundial, demostraron cuán esencial es el contacto y la conexión para los bebés en su crecimiento emocional y físico. De hecho, para la mayoría de nosotros, el tacto es importante a lo largo de nuestras vidas. Puede ser una fuente de amor, consuelo y apoyo. Pero algo parece suceder a medida que envejecemos y nos acercamos a la muerte. Hay una disminución significativa en la cantidad de contacto físico y emocional que recibimos.

En un momento en que se necesita más consuelo y contacto, los moribundos suelen ser marginados por la sociedad y evitados por familiares y amigos. Los moribundos no quieren que los demás tengan miedo de tocarlos o estar en la misma habitación que ellos. Imagina cómo debe sentirse morir en una habitación solo. A menudo, cuanto más cerca uno muere, más lejanos se vuelven los demás. Varios factores contribuyen a este distanciamiento. La gente no quiere enfrentar la realidad de que su ser querido está muriendo. A menudo se sienten incómodos con los moribundos porque no saben qué hacer o decir y tienen miedo de hacer lo incorrecto. En ocasiones, es posible que la intensidad emocional de la situación sea demasiado abrumadora y que sea necesario retirarse. Estar con alguien que está muriendo despierta nuestros propios miedos a la muerte. El intenso dolor que experimentan algunos mientras mueren es aterrador y desgarrador para ser testigos. También existe la preocupación de que el ser querido que está muriendo es demasiado frágil para tocar o que tocarlo empeorará el dolor.

Por supuesto, no todos están cómodos con el tacto. Para algunos, es debido a las normas culturales. Algunas culturas tocan más que otras. Los Estados Unidos se consideran una cultura que no toca mucho en comparación con los altos niveles de contacto en Francia o Puerto Rico. A algunas personas no les gusta que las toquen como resultado de haber sido abusadas física o sexualmente. Siempre es mejor pedir permiso para tocar y ser respetuoso de los deseos de la persona. Si no pueden hablar, busque señales como fruncir el ceño o fruncir el ceño, lo que podría indicar malestar. Si el tacto es bienvenido, caliéntese las manos antes de tocar. Siempre hágale saber a su ser querido lo que va a hacer. Su toque no tiene que ser firme ni fuerte, un ligero toque suave lo hará. Los movimientos suaves de sus brazos o su cabello también pueden ser muy suaves. Si no puede haber contacto, simplemente sentarse cerca y simplemente estar allí para su ser querido puede ser tranquilizador para ellos. Llamar a la persona por su nombre y hacer contacto visual también son cosas importantes que hacer cuando está con alguien que está muriendo.

El tacto proporciona muchos beneficios tanto para el que muere como para el que toca. Touch aumenta los niveles de la hormona oxitocina, que a su vez disminuye los niveles de la hormona del estrés en los bebés y durante toda la vida. Para los ancianos y los moribundos, se ha encontrado que el tacto promueve el sueño, disminuye la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Prácticas como el masaje y el toque curativo ahora son utilizadas por los médicos con más frecuencia debido al impacto positivo que tienen en los enfermos y en la muerte. El tacto también puede disminuir el aislamiento, la ansiedad y el dolor. Puede ayudar a poner a tierra a la persona y disminuir la privación sensorial. Pero quizás, lo más importante, el tacto es una poderosa forma de comunicación. Puede decir "Te amo", "Estoy aquí para ti", "Me preocupo por ti" y "Quiero estar contigo en este momento de necesidad".

Estar con los moribundos puede ser un lugar difícil pero gratificante. Nos sentimos impotentes y queremos poder hacer algo por ellos. Tocar es la respuesta. Es una forma concreta en la que podemos sentirnos útiles, apoyar a nuestro ser querido y expresar nuestro amor por ellos. Cuando morimos, nuestra visión puede volverse borrosa y borrosa. Al igual que con los bebés que solo pueden ver objetos que están a una distancia de entre 8 y 15 pulgadas, los moribundos también tienen un rango de visión limitado. Una vez más, el contacto se vuelve importante. A medida que comenzamos nuestras vidas y terminamos con nuestras vidas, es el contacto lo que ayuda a facilitar nuestra transición.

Related of "Tocando el morir"