TDAH y familia: caos para calmar a través de la atención plena

Una verdad de la vida familiar es que es inherentemente incierta. Sentimos que todo está bajo control en un momento y luego las cosas cambian repentinamente a nuestro alrededor. Hacemos planes que no funcionan exactamente como los imaginamos. Imaginamos nuestro futuro de una manera, y luego la vida toma un camino diferente. A veces hacemos suposiciones … y luego hacemos más suposiciones basadas en poco más que esos inicios tenues.

Como padres, también tenemos innumerables hábitos, muchos de los cuales no conocemos por completo. Podemos tomar decisiones rápidas y luego, sin pensarlo, seguir con ellos, o tal vez nuestro hábito es que nunca nos quedamos con nada. Nos definimos a nosotros mismos oa nuestros hijos de alguna manera ( "Él nunca trabaja duro "), y suponemos que nunca puede cambiar. Día a día, tanto la sensación de incertidumbre y la influencia de nuestros hábitos de por vida se amplifican cuando nos sentimos abrumados o estresados, como se encuentra con frecuencia cuando se vive con TDAH.

Pero como padres, podemos cambiar y hacer que vivir con TDAH sea mucho menos costoso. Las personas que pasaron solo ocho semanas practicando mindfulness informaron una mayor sensación de bienestar y disminución del estrés, de acuerdo con un estudio reciente de Harvard. Esto no fue una sorpresa, ya que resultados similares después del entrenamiento de atención plena se han demostrado muchas veces.

Este estudio encontró algo aún más extraordinario. Los investigadores documentaron un crecimiento medible en los cerebros de los participantes, a pesar de que habían practicado la atención plena en promedio solo veintisiete minutos al día durante las ocho semanas. Las áreas del cerebro involucradas en la autorregulación emocional, la memoria y el aprendizaje en realidad aumentaron de tamaño. No solo las personas se sintieron mejor, sino que siguieron cambios neurológicos concretos. Estos hallazgos confirman los beneficios potencialmente cambiantes de la vida, incluso de un corto tiempo dedicado al entrenamiento en atención plena, algo que he presenciado en muchos padres, con y sin hijos que tienen TDAH, después de completar una clase de seis semanas.

Ponerse en contacto con Mindfulness

Entonces, ¿qué es la atención plena y cómo se puede lograr? En un nivel, mindfulness significa prestar atención y experimentar la vida tal como la vivimos, en este momento, manteniendo una perspectiva abierta y honesta sobre lo que sea que encontremos. Con la atención plena, todavía tenemos experiencias que nos gustan y otras que nos desagradan, pero tal vez no tengamos tanta lucha con ellas. Mindfulness es una forma de desarrollar habilidades cognitivas que nos beneficiamos a nosotros mismos y a quienes nos rodean. A través de él, cultivamos la capacidad de manejar nuestras vidas con una mayor sensación de equilibrio y menos estrés.

La meditación, que a menudo es parte del entrenamiento de atención plena, es como levantar pesas. Vaya al gimnasio con regularidad y mover los muebles alrededor de la casa se vuelve más fácil. Durante la meditación, fortalecemos nuestra capacidad de observar cuando estamos actuando sin reflexionar un momento antes de actuar, o hacer una cosa mientras pensamos distraídamente en otra.

La meditación es parte de la mayoría de los programas que enseñan mindfulness, aunque inherentemente no es una práctica espiritual. En este tipo de meditación, la tarea es enfocada en la atención, nada más. Nuestra mente deambula, siempre, una y otra vez. Eso es lo que hacen las mentes: hacen pensamientos. Mientras meditamos tratamos de enfocar nuestra atención en lo que elijamos, como la sensación de respirar. Cuando vagabundea (como siempre lo hará), deliberadamente lo recuperamos en lugar de permanecer en la reflexión, soñar despierto o en cualquier otro lugar al que nos hayamos ido. Este acto simple e inmensamente desafiante puede afectar la forma en que vivimos momento a momento. Como padre, creo que es una fuente de fortaleza y perspectiva, y los padres de niños con TDAH informan lo mismo.

Tantos beneficios

Pasamos gran parte de nuestro día a día en 'piloto automático'. Nos encontramos jugando un juego de mesa mientras repasamos el argumento que teníamos tratando de prepararnos para la escuela. Estamos cenando como familia, pero visualizando imágenes inquietantes de que nuestro hijo no se acostumbre a la escuela y termina quién sabe dónde. O bien, nos consume el miedo de haber manejado mal el último estallido. Mientras tanto, sin plena conciencia, estamos reaccionando a las cosas que se dicen o hacen en la mesa, corrigiendo comportamientos y respondiendo preguntas. O tal vez enojarse, o desaparecer dentro de nosotros mismos, retraído y a la defensiva.

Sin esfuerzo, nos perdemos en fantasías, miedos, planificación y todo tipo de ideas y emociones al azar y no tan aleatorias. Cuando practicamos enfocando nuestra atención, en la meditación y en nuestras vidas, abordamos este patrón. En este momento, voy a prestar total atención a mis hijos y no a planificar lo que voy a decir en la reunión de mañana. Aunque todavía nos encontraremos distrayéndonos a veces, podemos recuperarnos y regresar más fácilmente. Los niños a menudo notan la diferencia.

En medio de un millar de pensamientos que distraen en un día disperso, volver nuestra atención a la vida real es un paso radical. No todas las ideas, fantasías o planes que encontramos en nuestra mente vale la pena validar con una respuesta. Muchas de las ideas, sensaciones y emociones que aparecen y desaparecen durante el día parecen permanentes e inmutables, pero en general no lo son. Temer que algo malo suceda no lo hace realidad.

Cuando hacemos una pausa y prestamos atención, encontramos que algunos pensamientos valen nuestra atención y otros … no tanto. Los pensamientos surgen y, con una sensación de calma y discernimiento, disfrutamos de lo que hay para disfrutar y más fácilmente resolver el resto. Y, como todo lo que experimentamos recabadamente reconecta el cerebro (como se muestra en el estudio de Harvard), este cambio de perspectiva se convierte en parte de nuestra neurología subyacente.

Practicamos la meditación porque influye en cómo actuamos durante el resto del día. Encontramos que nuestra mente vagabundea una y otra vez, y luego la guiamos hacia atrás sin desgarrarnos por haber "fallado" en lo que básicamente es una tarea imposible. Como en la vida, no siempre podemos hacerlo bien, y nos damos el beneficio de la duda para trabajar en ello en primer lugar. Al entrenar nuestra capacidad para estar atentos, también podemos encontrarnos más capaces de prestar toda nuestra atención a nuestras familias, o reaccionar de manera menos reflexiva cuando la vida nos hace sentir frustrados o enojados, o descubrir una nueva solución a un viejo problema.

La crianza de los hijos puede ser una experiencia humilde. Tanto es incierto e impredecible. Planificamos y predecimos y tratamos de divertirnos lo más posible con todo, pero no podemos controlar todo. Ante estos hechos, podemos apuntar a enseñar a los niños las habilidades básicas de la vida, incluida la capacidad de manejar los altibajos de la vida con ecuanimidad y sabiduría. Pero, primero, necesitamos cultivar estos rasgos en nosotros mismos.

El entrenamiento de Mindfulness es una forma probada de comenzar. Al practicar la meditación de la atención plena, nos permitimos unos minutos al día para que nuestras mentes se calmen. Reforzamos nuestra capacidad de notar cuando estamos distraídos y volvemos a la realidad. Cada vez que nos detenemos por un momento y reflexionamos, tenemos la oportunidad de elegir dónde ubicar nuestro siguiente paso. Perdidos en nuestros pensamientos, extrañamos momentos más fáciles y más ligeros con nuestros hijos. Reaccionando sin pausa, recurrimos a los mismos viejos hábitos, para bien o para mal. Tomando un momento para hacer una pausa y prestar atención, nos enfocamos en nuestra vida diaria y en todas las elecciones de momento a momento que hacemos todos los días.

Mindfulness: Comenzando

Aquí hay un lugar simple para comenzar a traer atención plena a tu vida:

Tres veces al día durante varias semanas, haga una pausa y preste atención. Elija momentos fáciles para recordar, como cuando está a punto de salir de la casa, o cuando los niños suben al autobús o antes de cada comida. O bien, practique tomando un breve descanso cuando el día comience a sentirse agobiante o tenso.

Tómese un minuto para concentrarse en varias respiraciones. Preste atención a la sensación de respiración, el movimiento físico del aire que pasa por la nariz o la boca, el aumento y la caída de su pecho o barriga, o cualquier otra cosa que sea más aparente. Observe lo que piense y sienta en ese momento sin, durante un minuto, haciendo algo más que observar: me apresuran y me duelen los pies. Estoy tranquilo y en paz ahora, pero me preocupa esta noche. Si lo necesita, puede encargarse de algo cuando haya terminado; en este momento, solo dale a tu mente un momento para establecerse. Cuente cinco o diez respiraciones, si lo desea. Luego, juntando tus recursos, elige lo que harás a continuación.

Related of "TDAH y familia: caos para calmar a través de la atención plena"