¿Sufres de baja autoestima? Considera a una terapeuta feminista

Can Stock Photo
Source: Can Foto De Archivo

Una razón muy común por la cual los clientes comienzan la psicoterapia es para mejorar la baja autoestima. Si bien la baja autoestima no está en la "biblia" diagnóstica de trastornos mentales de los proveedores de salud mental (llamada DSM-5), los problemas de autoestima pueden causar estragos en múltiples ámbitos de la vida de una persona y están conectados a una variedad de otros condiciones tales como ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático. Y aunque los hombres a veces sufren de baja autoestima, esta aflicción afecta desproporcionadamente a las mujeres.

Entonces, ¿qué haces si estás sufriendo de baja autoestima?

La respuesta breve es buscar ayuda profesional, pero tenga en cuenta que no todos los terapeutas son iguales, y que hay muchas orientaciones teóricas de las que trabajan los proveedores de servicios de salud mental. Aquí hay una respuesta algo más específica: Considere un terapeuta feminista.

¿Qué es una terapia feminista?

La terapia feminista es un poco difícil de definir porque no prescribe que se usen métodos específicos, y no tiene un solo fundador o campeón. Por el contrario, la terapia feminista se basa en un conjunto básico de valores feministas y se adhiere a cuatro principios principales. Los métodos y técnicas específicos, a su vez, se derivan de estas suposiciones feministas.

Valores centrales de la terapia feminista

La terapia feminista se basa en los siguientes valores (Rawlings y Carter, 1977):

  1. La patología se conceptualiza como social y externa, en lugar de personal e interna. Por lo tanto, se cree que la baja autoestima de las mujeres está impulsada por la opresión pasada (y, a menudo, actual) y por las experiencias repetidas de falta de poder.
  2. La suposición de que la patología se basa externamente no exonera al cliente de la responsabilidad. Si bien la causa de la patología puede ser en gran parte externa, las soluciones y el cambio individual y social resultante comienzan desde adentro.
  3. En lugar de alentar a las mujeres a simplemente adaptarse a las condiciones sociales, usualmente al modificarse a sí mismas, la atención se centra en el cambio social y político. Este cambio hacia el cambio social puede ser difícil, ya que a las mujeres se les enseña a acomodar a los demás y a modificarse a sí mismas.
  4. Otras mujeres no son el enemigo, y tampoco lo son los hombres. Por el contrario, se supone que un sistema opresivo y patriarcal es el catalizador de muchos de los problemas de la sociedad, así como de varios problemas de salud mental.
  5. Las mujeres deben trabajar para ser psicológica y económicamente independientes. Esto ayuda a las mujeres a tener más poder y evitar quedar atrapadas en relaciones coercitivas o abusivas.
  6. Las relaciones deben ser iguales en poder personal. La minimización de los diferenciales de poder de las relaciones reduce las posibilidades de las mujeres de ser maltratadas, manipuladas o coaccionadas.
  7. Los roles rígidos de género deben ser desafiados y eliminados. En lugar de adoptar ciegamente los roles de género tradicionales, se alienta a las mujeres a definir activamente sus roles y a diseñar sus vidas de una manera que se ajuste a sus propios valores personales.

Principios básicos de la terapia feminista

Además de los valores descritos anteriormente, los terapeutas feministas tienden a adherirse a los siguientes principios centrales de la terapia feminista (Worell y Remer, 2003):

  • Privilegiando las experiencias de las mujeres: Históricamente, la teoría psicológica y la práctica profesional se han centrado en las experiencias y realidades vividas de los hombres, mientras que las experiencias de las mujeres han sido en gran parte marginadas. Para privilegiar las experiencias de las mujeres, la terapeuta feminista considera las experiencias tanto de mujeres como de hombres por igual, y la coincidencia de las experiencias de las mujeres se valida (Sturdivant, 1980).
  • Relaciones igualitarias: no se cree que sea posible crear una relación completamente igualitaria entre los proveedores de servicios de salud mental y los clientes. Sin embargo, en la terapia feminista se minimiza el diferencial de poder inherente y la planificación del tratamiento es colaborativa. La reducción del poder diferencial puede lograrse identificando los roles y responsabilidades del terapeuta y del cliente, la transparencia del terapeuta con respecto a los métodos utilizados y lo que pretenden lograr, y la suposición de que el cliente es el experto en sí mismo, mientras que el terapeuta es el experto en enfoques psicoterapéuticos (Brown y Brodsky, 1992).
  • Personal es político: durante los grupos del Movimiento de Mujeres autorreflexivos y de concienciación de la década de 1960, se descubrió que muchas mujeres experimentaban problemas y síntomas similares. Estas mujeres habían asumido anteriormente que sus problemas eran únicos, pero estos grupos revelaron que ciertos problemas de las mujeres eran comunes y estaban fuertemente influenciados por el contexto social y político en el que viven las mujeres (Morgan, 1970).
  • Empoderamiento: Empoderar a las mujeres para que realicen cambios positivos es un principio central de la terapia feminista porque ayuda a abordar la miríada de problemas creados como resultado del sometimiento de las mujeres, el poder limitado y el maltrato (como el acoso sexual y la agresión sexual). El resultado del empoderamiento es que las mujeres sean capaces de identificar y usar sus propias fortalezas y de facilitar el cambio individual, social y tal vez incluso político.

Teniendo en cuenta todo esto, ¿cómo puede la terapia feminista mejorar la autoestima?

La autoestima se define como "confianza en el propio juicio, habilidades, poder, etc." Aquellos que experimentan baja autoestima a menudo tienen dificultades para tomar decisiones, se preocupan excesivamente por lo que otros piensan, dudan de sus habilidades y potencial para el éxito, experimentan desempoderamiento , y / o a menudo sienten que no son tan buenos como otros. ¡La terapia feminista puede ayudar con estos problemas de varias maneras!

En primer lugar, los terapeutas feministas pueden ayudar a los clientes a equilibrar mejor la responsabilidad y el poder en sus vidas, ya sea reduciendo la responsabilidad de las cosas fuera del control del cliente (lo que conduce a sentimientos de ansiedad e impotencia) o aumentando el poder del cliente al enfatizar fortalezas y asertividad alentadora y acción positiva (ya sea individual, social o política). Además, al enfocarse en las fortalezas de los clientes y ayudarlos a salir de su zona de confort para tomar riesgos pequeños y manejables, los clientes pueden comenzar a experimentar pequeños éxitos y momentos de mayor confianza. A través de ejercicios de empoderamiento como estos y otros, los clientes pueden crecer para disfrutar plenamente del coraje y la fortaleza que siempre han poseído, ser más decisivos e independientes y confiar en su capacidad para manejar las dificultades que se les presenten. Estos cambios permiten que los clientes se vuelvan proactivos en lugar de reactivos, esperanzados en lugar de desesperanzados y empoderados en lugar de desprovistos de poder. También pueden llevar la voz del cliente a la vanguardia de la toma de decisiones para que las decisiones ya no estén basadas en el miedo sino en el valor.

Si crees que un terapeuta feminista podría ser útil para tu baja autoestima, una opción es consultar Psicología Hoy y contactar a un proveedor de salud mental que se especialice en problemas de autoestima. Cuando hablen por primera vez con ellos, investigue sobre su "orientación terapéutica" (que es esencialmente las creencias del terapeuta sobre cómo se desarrollan los problemas de salud mental y cómo resolverlos mejor), y pregunte si utilizan los principios feministas en su trabajo. Además, recuerde que los factores más importantes al elegir un terapeuta son si realmente puede conectarse y abrirse a ellos. Elija a alguien que sea adecuado para USTED. ¡Al hacer esto, habrás dado el primer paso hacia la autosuficiencia!

  • El enfoque es la puerta de acceso al éxito empresarial
  • El cálculo de la precaución
  • Cómo trato de ser padre
  • Detener la locura de los alimentos saludables antes de dañar a los niños
  • En Doc We Trust
  • Las hijas sin amor y la cuestión de la maternidad
  • Juventud, Sexualidad y Tecnología
  • Un mensaje de San Valentín para familias con trastornos de la alimentación
  • Nunca se disculpe, nunca explique
  • Por qué los líderes efectivos no confunden la lealtad con la confianza
  • ¿De qué estás tan asustado?
  • En Smolensk Air Crash, la psicología insidiosa de la toma de riesgos
  • 7 pasos para pasar de las emociones desreguladas a un pensamiento claro
  • 6 signos de narcisismo que quizás no conozca
  • Cambiador de cerebro 2
  • Memoria en la mediana edad
  • Repensando el rosa: cómo comenzó este trabajo y por qué continúa
  • Videojuegos, resolución de problemas y autoeficacia - Parte 2
  • Asistir al conflicto interno
  • Debemos cambiar el lenguaje adverso del divorcio
  • Cómo tomamos decisiones sobre Tinder
  • La desigualdad en aumento ¡Los trabajadores de América se adaptan!
  • El problema de Heroizar a Robert Spitzer
  • ¿A dónde llegaron los puntos de mi IQ?
  • Más allá de los humanos: ¿Utopía canina o distopía canina?
  • Nutriendo los dones de CADA niño
  • Equilibrar la libertad del paciente con la seguridad y el bienestar
  • Enseñando para el éxito profesional y de vida
  • La esquizofrenia no existe?
  • Cómo diseñar tu mejor futuro
  • 4 maneras de apoyar a tu adolescente ligado a la universidad
  • ¿Cómo las drogas secuestran tu cerebro?
  • TDAH: Encontrar nuevas soluciones
  • ¿Hay un "Cheater's High"?
  • Burnout: considere esto antes de abandonar
  • ¿Los sesgos cognitivos mejoran nuestras percepciones?