¿Su hijo tiene un desorden de salud mental?

Como padres, la salud de nuestros hijos se encuentra entre nuestras principales prioridades. Cuando llega el otoño y comienza la temporada de gripe, notamos cada tos y sentimos signos de fiebre. Sin embargo, ¿cuán en sintonía estamos con los síntomas de salud mental en nuestros hijos? ¿Cuándo notamos por primera vez que nuestro hijo puede estar sufriendo emocionalmente o involucrarse en un comportamiento fuera de lo común? ¿Cómo podemos saber si nuestros hijos pueden estar luchando y podrían beneficiarse de la ayuda psicológica?

El 1 de octubre es el Día de la Salud Infantil, un evento destinado a crear conciencia sobre cómo podemos mejorar y proteger la salud de nuestros niños. En julio, la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA) publicó hallazgos que "Por primera vez en más de 30 años, las condiciones de salud mental han desplazado a las enfermedades físicas como las 5 discapacidades principales en los niños estadounidenses". Según la Asociación Americana de Psicología (APA): "Uno de cada diez niños o adolescentes tiene un problema grave de salud mental y otro 10% tiene problemas leves a moderados". El Instituto Nacional de Salud Mental también informó que "la mitad de todos los casos de enfermedades mentales de por vida" comienza a los 14 años. "Estas estadísticas ponen de manifiesto que es hora de que comencemos a tomar más en serio la salud mental de los niños. No solo debemos enfocarnos en las causas, sino buscar activamente soluciones y enfoques de tratamiento que ayudarán, en lugar de perjudicar, el bienestar de nuestros niños.

Según el artículo de JAMA, "casi el 8% de los niños tienen una discapacidad que limita la actividad". ¿Por qué es este el caso? Muchos de nosotros estamos preocupados acerca de cómo el clima social y económico acelerado y ubercompetitivo de hoy en día afecta a nuestros niños. En esta cultura, los niños se enfrentan a una cantidad extrema de presión para desarrollarse rápidamente. A edades cada vez más tempranas, nuestro objetivo es preparar a nuestros hijos para ingresar a un mundo competitivo, académico, profesional e interpersonal. Neal Halfon, MD, MPH, director del Centro de UCLA para Hijos, Familias y Comunidades Saludables ha sugerido que "La cinta transportadora [a la edad adulta] en la que ponemos a nuestros niños se mueve mucho más rápido y en una pendiente mucho más pronunciada de lo que solía y muchos niños no tienen la capacidad de aferrarse a su vida y llegar a la cima ".

Otros factores que posiblemente hayan contribuido al aumento de las preocupaciones sobre la salud mental en los niños incluyen "aumento de nacimientos prematuros y riesgos subsiguientes de trastornos del neurodesarrollo o exposición a toxinas nuevas o más ambientales durante el embarazo y la primera infancia". El artículo de JAMA Además, informó que "un creciente cuerpo de investigación ha encontrado que los trastornos del desarrollo como TDAH tienen etiologías complejas con múltiples factores de riesgo genéticos y ambientales". Además, los eventos adversos en la infancia como el abuso y la negligencia generalmente causan problemas emocionales y físicos que persisten la vida de una persona

Mientras más temprano en la niñez comiencen los problemas psicológicos, más graves serán los resultados posteriores. Las consecuencias de los problemas de salud mental en la edad adulta pueden ser aún más graves e impositivas que las dolencias físicas, obstaculizando los éxitos, las relaciones y los objetivos personales. Muchas dolencias psicológicas incluso pueden conducir a mayores riesgos médicos. Por ejemplo, el estrés crónico se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

Debido a que hay mucho en juego, la forma en que tratamos estas "discapacidades" es tan importante como identificar qué las causa en primer lugar. Hay algunas preocupaciones serias sobre medicar a niños pequeños. Un estudio publicado en agosto en Archives of General Psychiatry mostró que "el tratamiento antipsicótico se ha incrementado especialmente entre los jóvenes, y recientemente se han recetado antipsicóticos en aproximadamente la misma proporción de visitas de jóvenes y adultos a psiquiatras". Una gran cantidad de medicamentos prescrito no incluyó un diagnóstico para el cual el antipsicótico tenía la aprobación de la FDA para el grupo de edad del paciente.

Las implicaciones de estos hechos son aterradoras. A los niños se les recetan medicamentos que no solo son inciertos para curar sus síntomas, sino que tienen el potencial de crear nuevos problemas y preocupaciones. Los medicamentos antipsicóticos se deben administrar con cuidado, con una seria consideración y la estrecha supervisión de un profesional de la salud mental. Muchos de estos medicamentos se administran a niños con "problemas de comportamiento" sin un conocimiento real de sus efectos a corto o largo plazo. Mientras carecemos de los datos para mostrar los efectos de estos medicamentos, corremos grandes riesgos prescribiéndolos a nuestros hijos.

Cuando los medicamentos presentan riesgos inherentes, no se puede exagerar el valor de la terapia cuando se trata de ayudar a que nuestros niños se vuelvan mentalmente sanos. Al igual que con muchas dolencias físicas y psicológicas, podemos medicar para tratar los síntomas, pero sin llegar a la fuente del problema, reducimos las posibilidades de nuestros hijos de recuperarse de un trastorno de salud mental o de hacer frente a él. Puede ser difícil para los padres o cuidadores identificar problemas de salud mental en sus hijos, y puede ser aún más difícil para ellos buscar ayuda. La Academia Estadounidense de Psiquiatría de Niños y Adolescentes (AACAP) enumera algunos signos y síntomas que se deben buscar en los niños que podrían ayudar a determinar si buscar ayuda psicológica. La AACAP también introduce diferentes tipos de psicoterapia que pueden ser extremadamente beneficiosas para los niños y adolescentes que están luchando con problemas psicológicos.

Si no respondemos de manera adecuada y oportuna, guiamos a nuestros hijos por un camino donde seguramente sus problemas de salud mental empeorarán. Esto no solo es malo para nuestros hijos, sino también para la sociedad en general. Entonces, ¿cómo podemos mejorar la salud mental de los niños? Podemos comenzar haciendo preguntas y educándonos a nosotros mismos. Podemos interesarnos más por la psicología y luchar para desestigmatizar las condiciones de salud mental.

Con la ayuda de la organización de salud mental sin fines de lucro, The Glendon Association, pudimos lanzar el sitio web, PsychAlive.org, con el objetivo de ofrecer recursos gratuitos y educación a padres, familias, parejas e individuos, presentándolos a conceptos psicológicos clave que nos impactan en nuestra vida cotidiana. Concienciar y aprender más sobre la salud mental nos ayudará a detectar e identificar los síntomas en nuestros niños más pronto. Al prestar atención y educarnos, podemos intervenir temprano y ofrecer a nuestros hijos el tratamiento más efectivo posible. Podemos exigir mejores recursos y cuidado para los niños y las familias que están en problemas psicológicos y construir un futuro mejor para todos nuestros niños.

Related of "¿Su hijo tiene un desorden de salud mental?"