¿Son las emociones negativas más importantes que las emociones positivas?

"No puede haber un arco iris sin una nube y una tormenta". John H. Vincent

Para explicar y comprender las emociones, podemos dividirlas en dos grupos: las emociones que llamamos "positivas" y las que llamamos "negativas". Sobre este tema, hay dos afirmaciones principales que parecen ser contradictorias: (a) que las emociones negativas son más notorias, y (b) que, como las personas generalmente se consideran felices, la persona promedio se considera más feliz que la persona promedio. ¿Cómo se explica esta aparente paradoja?

Antes de examinar estas afirmaciones, permítanme aclarar que al hablar sobre las emociones positivas y negativas, me refiero a su naturaleza psicológica, más que moral.
Desde un punto de vista psicológico, una emoción positiva es aquella que implica una evaluación positiva del objeto, un tipo positivo de motivación y un sentimiento agradable. Desde un punto de vista moral, una emoción positiva, o más bien buena, es una que se evalúa positivamente a la luz de los valores morales. Las dos perspectivas pueden entrar en conflicto: por ejemplo, la desgracia del placer en los demás es una emoción positiva desde un punto de vista psicológico, pero negativa desde una perspectiva moral; la compasión es una emoción negativa desde un punto de vista psicológico, pero positiva desde un punto de vista moral. El amor es positivo desde ambas perspectivas.

(a) Las emociones negativas son más perceptibles. Aunque para cada emoción negativa podemos encontrar una emoción positiva correspondiente, las emociones negativas son más diferenciadas que las positivas. Por lo tanto, hay muchas más formas de describir las experiencias emocionales negativas que las positivas. Curiosamente, aunque el inglés contiene más palabras con connotaciones positivas que negativas, lo contrario ocurre con las palabras que describen las emociones. De hecho, no tenemos términos satisfactorios para todas nuestras emociones positivas. De hecho, la gente rumia sobre eventos que inducen fuertes emociones negativas cinco veces más que sobre eventos que inducen fuertes positivos. Por lo tanto, no sorprende que las personas tomen más en cuenta las experiencias negativas que las positivas. La pareja de amor-odio parece ser una excepción: el amor es más común y notorio que el odio, y de hecho hay más tipos de amor que de odio. No hay duda, entonces, de que el amor es a la vez más notable y poderoso en nuestra vida cotidiana.

Una razón importante para el papel más notable de las emociones negativas es que poseen un mayor valor funcional. Los riesgos de responder de manera inapropiada a los eventos negativos son mayores que los riesgos de responder de manera inapropiada a los eventos positivos, ya que los eventos negativos pueden matarnos, mientras que los eventos positivos simplemente mejorarán nuestro bienestar.

Además, se necesita una mayor variedad de opciones de respuesta para hacer frente a los daños potenciales que los necesarios para "hacer frente" al bien potencial. En cierto sentido, uno no necesita "arreglárselas" con la buena fortuna. Además, hay más formas en que una situación puede ser desagradable que placentera, y hay más formas de arruinar algo que de construirlo. Además, un individuo que se rige por la búsqueda del placer más que por la evitación del dolor no sobreviviría. Otra consideración relevante a este respecto es que las emociones negativas a menudo se experimentan cuando un objetivo está bloqueado; esto requiere la construcción de nuevos planes para alcanzar el objetivo bloqueado o la formación de un nuevo objetivo para compensar el bloqueado. Por el contrario, las emociones positivas generalmente se experimentan cuando se logra un objetivo. En consecuencia, las emociones negativas requieren más recursos cognitivos para asignar a la situación dada.

Estas consideraciones son compatibles con los hallazgos de que las personas que están deprimidas son más realistas que aquellas que son optimistas, y aquellos que son perceptivos son más propensos a ser pesimistas y deprimidos porque tienen una imagen más precisa de la vida y sus problemas. Sin embargo, la mayoría de la gente aprecia más el optimismo que el pesimismo. En La pérdida del trabajo del amor de Shakespeare, la princesa de Francia dice: "Un corazón pesado no tiene una lengua humilde". A la luz de las afirmaciones anteriores, podríamos agregar a eso: "Un corazón pesado no es un ojo engañoso".

(b) Las personas generalmente se consideran felices. La mayoría de las personas se ven a sí mismas como superiores a la media en lo que respecta a la mayoría de sus cualidades y califican su felicidad como más de un tercio por encima de la mitad de la escala. Esto significa que nuestra línea de base está por encima del promedio en el ámbito positivo. Una ventaja importante de dicha clasificación es que tiene un valor motivacional, que es importante para hacer frente a nuestro entorno y que produce una fuerte respuesta inmune a las infecciones. Mientras que las personas tristes y pesimistas pueden percibir y comprender mejor su entorno, las personas felices y optimistas pueden enfrentar mejor su entorno.

Las dos afirmaciones anteriores no son necesariamente incompatibles] -ser feliz podría permitir que los eventos negativos amenazantes se noten más rápido.

De acuerdo con las consideraciones anteriores, Nico Frijda ha sugerido lo que él llama "La Ley de la Asimetría Hedónica", que establece que el placer siempre depende del cambio y desaparece con satisfacción continua, mientras que el dolor puede persistir en condiciones adversas persistentes. Frijda explica además que las emociones existen para señalar situaciones en el mundo que requieren una respuesta. Dado que, en su opinión, las circunstancias positivas no necesitan una respuesta específica, el sistema de señalización emocional puede desactivarse.

La naturaleza más notable de las emociones negativas no implica que su impacto en nuestra vida sea mayor. Este problema está relacionado con nuestra visión general de los seres humanos, y hay puntos de vista contradictorios sobre este asunto. Por lo tanto, Spinoza argumenta: "Un deseo que surge de la alegría es más fuerte, siendo iguales otras cosas, que uno que surge de la tristeza". Spinoza conecta esta afirmación con su suposición de que la esencia misma de una persona es esforzarse por perseverar en su ser . De manera similar, aunque Adam Ferguson afirma que "el dolor, por su intensidad, duración o frecuencia, es muy predominante", piensa que "el amor y la compasión son los principios más poderosos en el pecho humano". Ferguson cree que las emociones positivas son más compatible con nuestra disposición positiva básica hacia los demás. La opinión de Descartes es diferente: "La tristeza es de alguna manera primaria y más necesaria que la alegría, y el odio más necesario que el amor".

Si bien una investigación empírica puede determinar si las emociones negativas son más notorias, es más difícil verificar empíricamente qué tipo de emoción tiene un mayor impacto en nuestra vida. Sin embargo, en este tema tiendo a estar de acuerdo con Spinoza y Ferguson.

En resumen, las emociones negativas son más notorias que las positivas ya que atender eventos negativos es más importante para nuestra supervivencia que atender eventos positivos. Esto no implica necesariamente que las emociones negativas tengan un papel más importante en nuestras vidas. Las emociones que son más frecuentes y obvias no siempre son más significativas. En cualquier caso, el amor, en todas sus formas, parece ser una de las emociones más importantes y poderosas en nuestras vidas.

Las consideraciones anteriores se pueden resumir en la siguiente afirmación que un amante puede expresar: "Cariño, aunque seas tan bueno para detectar todos mis rasgos negativos, de vez en cuando, por favor, intenta ponerte las gafas color de rosa a través de las cuales algunas de mis los rasgos positivos se discernirán más fácilmente ".

Related of "¿Son las emociones negativas más importantes que las emociones positivas?"