Sin enfermedad de falla

Maureen, una paciente mía con lupus, está desplomada en la silla de la oficina, una imagen de miseria. Ella ha tenido un brote reciente de síntomas y siente que es su propia culpa: ha permitido que el estrés de su vida provoque una exacerbación. De hecho, según Maureen, su enfermedad es su culpa. Ella estaba deprimida después de la universidad, cuando perdió a su novio de mucho tiempo y su primer trabajo, y tuvo que regresar con sus padres. Además, ella estaba luchando contra un resfriado que simplemente no desaparecería. Todas estas tensiones hicieron que su sistema inmune "se volviera loco" y comenzaron a atacar sus propios tejidos. El estrés es nuestro pan comido moderno, ya que la represión de la ira o el deseo sexual tenía la culpa en épocas anteriores, por todo, desde el cáncer hasta las úlceras y la migraña. Pero la verdad es que la "causa" de la mayoría de las enfermedades es una combinación de variables, no todas bien entendidas. Simplemente no sabemos cuánto, o de qué manera, la emoción afecta la salud física.

Muchos pacientes, con enfermedades que van desde cáncer hasta enfermedad renal y enfermedades autoinmunes, suscriben la teoría privada de que de alguna manera contribuyeron a su propia desgracia, a través del control deficiente de sus emociones o sus hábitos, o porque están marcados por una mala herencia. La sociedad en general alienta este tipo de auto-culpa. En nuestro mundo obsesionado por la salud y de vivir para siempre, se asume que la buena salud y la larga vida están bajo el control de todos. Si estás enfermo, es tu culpa; su estilo de vida, sus genes, su culpa. Esta rapidez para juzgar está alimentada por un anhelo de poder y seguridad. Aún más de lo que queremos saber sobre el "por qué" ocurre la enfermedad, queremos asegurarnos de que no nos suceda a nosotros; y cuanto más podemos culpar a la víctima de sus propios males, más seguros estamos.

El ansioso deseo de nombrar al culpable ha contribuido a un enfoque puritano, a veces incluso fanático, de la salud en nuestra cultura. No estoy promoviendo la indulgencia propia o el pesimismo de no hacer nada; no hay dudas de que la conciencia pública, las medidas preventivas y las recomendaciones de buena forma son todas intervenciones importantes. Pero creo que hay una diferencia entre Diez reglas para una vida saludable y los Diez Mandamientos. A veces creo que nos hemos inclinado demasiado en la dirección del juicio y el estigma; es casi como si estuviéramos poniendo a las personas en las acciones si no cumplen con la prueba del autocontrol perfecto.

En nuestra búsqueda celosa de la salud perfecta, olvidamos que gran parte del conocimiento médico es, desafortunadamente, inexacto. En muchos casos, se desconoce por qué alguien se enferma y cómo hacerlo sentirse mejor inseguro. Y mientras estamos ocupados censurando a las personas por su pobre autocuidado o pecados imaginarios de exceso emocional, también estamos ignorando algunos hechos fundamentales sobre la naturaleza humana. Las personas tienen tanto psiquis como cuerpos, y dentro de cada persona hay un mundo de impulsos, hambres, necesidades y temores, todo lo cual puede estar operando en oposición directa a las Diez Reglas para Vivir Saludablemente.

La verdad es que ninguna política de salud o los Diez Mandamientos médicos controlarán por completo la aleatoriedad del universo ni controlarán todas las variables que afectan la salud de las personas. Simplemente estar vivo significa ser vulnerable al tiempo, al azar, a la enfermedad, a la muerte. Es una ilusión pensar que si hacemos las cosas bien, estaremos saludables, y si no estamos saludables, es porque no hicimos las cosas correctas. No todo lo que nos sucede es una medida de nuestro carácter o voluntad; a veces un evento es solo una cuestión de suerte. La tolerancia, el perdón y la aceptación son actitudes que nos ayudan a enfrentar cualquier oportunidad que nos impida. Solo reconociendo lo que está más allá de nuestro control podremos abrazar por completo las vidas que tenemos, por el tiempo que las tengamos.

Related of "Sin enfermedad de falla"