5 Razones Sorprendentes Las Relaciones Fracasan

Pixabay
Fuente: Pixabay

En la sección de discusión de un artículo que había escrito, un lector solicitó un blog sobre la superación de la culpa. Este lector se enfrentó a un dilema que durante algún tiempo había estado obstaculizando su vida, drenando su energía mental y perturbando su paz. Quería desesperadamente encontrar la salida, finalmente vivir feliz otra vez, pero "la culpa de querer una nueva vida" era abrumadora y le impedía tomar decisiones o sufrir cambios que pudieran mejorar la calidad de su vida. La culpa te atrapa y puede arrastrarte mucho después de que el incidente o pensamiento haya pasado.

Si bien es cierto que la culpa es una emoción natural y una respuesta personal a las decisiones equivocadas, la pequeña voz que te dice "eso no está bien" puede volverse tan insidiosa que roba tu felicidad si no se controla.

La culpa puede aislar a uno de amigos y familiares y una vida social saludable, atrapar la mente en un ciclo interminable de autocompasión y autocastigo, y finalmente destruir la propia autoestima. Hay numerosas definiciones de culpabilidad. Edward S. Kubany, Ph.D., ABPP, define la culpa como "un estado de sentimiento negativo que se desencadena por la creencia de que uno debería haber pensado, sentido o actuado de manera diferente". Este sentimiento puede ser generado por uno mismo y basado en creencias personales, o impuestas por otros y derivadas de sus estándares morales. La culpa es uno de esos sentimientos con los que la mayoría de la gente puede entender y con quienes se puede relacionar, ya que probablemente lo hayan experimentado en una o más ocasiones en sus vidas. Cada persona puede tener una experiencia diferente de cómo se manifiesta la culpa. ¿Por qué algunas personas no se ven afectadas por él, mientras que otras se vuelven completamente tragadas por esta emoción ruinosa?

La ciencia todavía no sabe con exactitud en qué parte del cerebro humano se origina la culpa. Sin embargo, los psicólogos están seguros de que el grado en que experimentas la culpa está determinado no solo por tu naturaleza inherente sino también por diversos estímulos externos, lo que puede dificultar predecir cómo o cuándo se desencadenará la culpa en casos específicos. También se ha descubierto que la culpa está relacionada con la parte del cerebro que es responsable de controlar los trastornos depresivos, comenzando en la primera infancia. Investigadores de la Universidad de Washington en St. Louis concluyeron en su estudio sobre el tema que las anomalías estructurales en un área determinada del cerebro pueden estar relacionadas con sentimientos de culpa excesiva en los niños.

La culpa puede variar desde extremadamente grave, como en casos de guerra o tragedia, donde algunos experimentan la "culpabilidad del sobreviviente" hasta casos menos extremos (pero más comunes) en los que la culpa puede presentarse en muchas formas: remordimiento, contrición, remordimiento, etc. El impacto de la culpa depende del individuo. Algunos pueden tener una experiencia molesta, otros no pueden vivir solos, reviviendo una y otra vez lo que hicieron o dejaron de hacer para crear la situación de culpabilidad. Algunas formas de culpa son tan profundas que la persona se vuelve suicida o no funciona. Si su culpabilidad está en esta categoría, busque atención profesional de inmediato. En los casos en que la culpa es esa sensación persistente, la retrospección y la autoevaluación ayudarán. Asumir la responsabilidad y resolver avanzar en la vida también son pasos que vale la pena tomar.

Al no tener todos los detalles sobre un problema, es mucho más difícil encontrar soluciones. A veces, el sentimiento de culpa es bastante merecido, en cuyo caso la persona culpable debe aceptarlo y resolverlo para darse cuenta del daño que ha hecho. En otros casos, el sentimiento de culpabilidad es el resultado de las manipulaciones de otra persona, también conocido como "tropezar con la culpa". Los objetivos de los que se sienten culpables suelen llegar al punto en que se sienten consumidos por un sentimiento de culpa exagerado por cada elección que hacen y que no hacen. Asumen esta carga y perpetúan su culpabilidad, finalmente se vuelven incapaces de recordar si alguna vez se mereció en primer lugar.

¿Qué pasos puedes dar para aliviar una culpa que te ha molestado y perseguido por demasiado tiempo?

En primer lugar, debe determinar si realmente es culpable o no. Si se siente culpable, podría ser su sistema de creencias inherente que le dice que algo anda mal. ¡Escúchalo! ¿Qué desencadenantes podrías reconocer? ¿Qué mensajes podrías necesitar escuchar? Para lidiar con la culpa exitosamente, debes estar completamente consciente de qué acciones o eventos te llevaron a sentirte de esa manera. Si estaba equivocado, negarlo detendrá todos sus esfuerzos para librarse de la sensación de culpabilidad que lo atormenta. La aceptación es el primer paso para la resolución. El siguiente es pedir perdón, posiblemente de la persona a la que has perjudicado, pero especialmente de ti mismo. Pedir perdón no garantiza que lo obtendrás, pero muestra a la parte lesionada que te sientes mal por lo sucedido.

Después de escuchar y aprender, DEJAR caer la culpa. ¿Sabes que las células se rejuvenecen y cambian dentro de nosotros cada segundo? No eres la misma persona que eras hace cinco minutos. Déjate llevar y resuelve hacer las cosas de manera diferente la próxima vez. Recuerde, sin embargo, que dejar ir su culpabilidad no significa pretender que nunca ha hecho nada malo. Si ha perjudicado a alguien, debe ofrecer sus disculpas o una compensación justa a la otra parte. Después de eso, ya sea que lo acepten de inmediato o no, debes dejar de meditar sobre tu culpa, pero recuerda la lección que te enseñó.

Asegúrate de que la conciencia culpable sea tuya y no la de los demás. Si no está bien colocado, dígale a esa voz culpable dentro de su cabeza que haga una caminata. ¡No necesitas escuchar! Hay muchas personas a las que les encantaría manipularte, culparte por sus fallas o tratar de hacerte sentir culpable para que te saquen lo que quieren de ti. Evita a esas personas a toda costa; saben cómo aprovechar las inseguridades de los demás para hacer que se sientan culpables, y pueden conducirlo fácilmente a la sumisión y la depresión. Si te encuentras en una relación con una persona así, debes salir de ella, y cuanto antes mejor.

Identifica una parte de ti que podría estar perdiendo algo importante. A menudo, si haces algo que "no deberías" es porque te falta algo e intentas llenar ese espacio con malas elecciones. Llénate de lo positivo. Recuerda que nadie es perfecto; a todos les falta algo. Es la condición humana cometer errores y malas decisiones de vez en cuando. No seas tan duro contigo mismo por tus "defectos". Necesitas estar cómodo en tu propia piel y satisfecho con lo que eres; si no te conoces a ti mismo o lo que quieres ser, siempre harás una segunda predicción de tus elecciones y te sentirás culpable por los lapsos más pequeños.

Avanza, paso a paso. Es cierto que la vida es un viaje, no un destino. Reconocer. Aprender. Siga adelante. No puedes deshacerte completamente de la culpa y, además, ¡no debes intentar hacer eso! Las cosas sucederán en tu vida, reaccionarás ante ellas de una forma u otra, y puedes estar en lo cierto o equivocado en tus respuestas; necesitarás tu sentido de culpabilidad para ayudarte a través de estas elecciones de vida y mejorarte como ser humano siendo. Acepta ese sentimiento y aprende de él, pero luego déjalo ir. No te obsesiones con tu culpabilidad, no la agrave a lo largo de tu vida o dejes que te consuma. Lo más importante es que no permitas que tu culpa por algo que ni siquiera has hecho te impida avanzar hacia la felicidad: ¡te sentirás culpable por ello en el futuro!

  • Crítica a la religión
  • Buscando la muerte
  • The Couple Rises: la historiadora Elizabeth Abbott explica por qué
  • Shawna Forde sentenciada a muerte
  • A Jottings de Loner
  • ¿Por qué las personas heterosexuales se juntan con parejas del mismo género?
  • Juicio bajo incertidumbre: estadísticas y sesgos
  • ¿Eres tímido, introvertido, ambos o ninguno (y por qué es importante)?
  • Romper el bien: cuando la adicción a la metanfetamina se resuelve
  • El libre albedrío en la Conferencia SPSP de Tampa: el gran debate
  • Por qué necesita una relación sin culpa
  • Cuando las frustraciones de la neurociencia son personales
  • 16 Hacks basados ​​en la investigación para tu vida social
  • Beber en todo el mundo
  • 3 elementos vitales de la atracción
  • Bienvenido al Grief Club: 10 caminos hacia la ayuda, la esperanza y la curación
  • Secretos de olor
  • Los grandes cerebros sociales de los delfines están vinculados a la atención a los muertos
  • Cinematherapy: una herramienta útil en terapia grupal
  • Este sentimiento importa más que la felicidad
  • La ley NO trata el TDAH, pero la intervención médica sí
  • Doce consejos para leer más.
  • 7 Habilidades de Conciencia de Personalidad para 20-Somethings
  • Atención conjunta y cooperación conversacional
  • La nueva adicción al trabajo
  • No culpes al clima por tu estado de ánimo
  • Máscaras de cordura (parte cinco): El misterioso asesinato de Annie Le
  • ¿Qué pasa si pierdes tu trabajo?
  • El DSM 5 confirma que la violación es un delito, no un trastorno mental
  • Tener un amigo y ser un amigo
  • Gay o heterosexual, un hombre es un hombre es un hombre
  • Usando tus relojes corporales
  • Co-dormir ni ayuda ni perjudica el desarrollo infantil
  • ¿Familia?
  • Votos de boda para los tiempos modernos
  • El uso de heroína entre los adolescentes suburbanos crece porque "no es gran cosa".