Sacrificar el sueño por el tiempo de estudio no hace el grado

Estamos de regreso a la temporada escolar, con estudiantes (y padres) despidiéndose de los días de verano y volviendo a la estructura del año académico. La rutina escolar generalmente incluye mañanas tempranas y, a menudo, noches de trabajo y estudio.

Para los estudiantes, hay una presión creciente para tener un buen desempeño académico, especialmente cuando ingresan a la escuela secundaria y la universidad se ve en el horizonte. Las cargas de trabajo académico aumentan, y también lo hacen los compromisos de tiempo para otras actividades extracurriculares, incluidos los deportes. Puede ser un verdadero desafío encontrar suficiente tiempo para toda esta actividad, y no es difícil ver cómo la hora de acostarse se retrasa más y más tarde, para hacer espacio para estudiar.

Puede parecer un sacrificio razonable renunciar a dormir un poco para llegar a los libros hasta altas horas de la noche, pero una nueva investigación dice que esta estrategia no funciona. Este estudio encontró que los estudiantes que se quedan despiertos hasta tarde haciendo la tarea tienen más probabilidades de tener problemas académicos al día siguiente. Esto es cierto independientemente de cuánto estudie en general el alumno, de acuerdo con los resultados del estudio.

Los investigadores de la UCLA examinaron los hábitos diarios de sueño y estudio de 535 estudiantes en los grados 9, 10 y 12. Todos los estudiantes se matricularon en las escuelas de Los Ángeles y representaron una variedad de grupos socioeconómicos y étnicos. Durante dos semanas, los estudiantes mantuvieron diarios registrando sus cantidades diarias de estudio y cantidades de sueño. También hicieron un seguimiento de dos tipos diferentes de problemas académicos:

Tener problemas para entender el material que se enseña en clase

Hacer mal en exámenes, cuestionarios o asignaciones de tareas

Los investigadores encontraron que optar por retrasar la hora de acostarse a favor del estudio estaba relacionado con un mayor riesgo de ambos tipos de dificultad académica. Y esto fue cierto independientemente de la cantidad total de tiempo de estudio de los estudiantes.

El remedio para este problema no es estudiar menos, sino crear un horario que permita suficiente tiempo de estudio y suficiente tiempo de sueño. ¿Es más fácil decirlo que hacerlo? Probablemente. Pero como estos resultados indican, el tiempo extra de estudio a expensas del sueño es como crear problemas académicos, no resolverlos. Y los estudiantes que regularmente se quedan despiertos hasta tarde están expuestos a otros riesgos de dormir poco. A continuación se detalla lo que sabemos sobre cómo un sueño insuficiente puede afectar negativamente a los adolescentes:

Los adolescentes que no duermen lo suficiente son más propensos a participar en conductas riesgosas e insalubres. Este estudio encontró que dormir poco se relacionó con una mayor probabilidad de fumar, beber, consumir drogas y luchar, entre otros comportamientos de riesgo.

Los adolescentes que duermen menos tienen más probabilidades de aumentar de peso. Sabemos que el sueño bajo está asociado con el aumento de peso, tanto en niños como en adultos. Este estudio encontró que los adolescentes que duermen menos son más propensos a consumir más calorías totales en un día, así como a comer alimentos con más grasa y más bocadillos que los adolescentes que duermen lo suficiente.

Los adolescentes que duermen poco tienen más probabilidades de sentirse deprimidos y ansiosos. Existe evidencia sustancial de que los adolescentes con problemas de sueño corren un mayor riesgo de tener problemas de salud mental y de conducta. Esta encuesta de National Sleep Foundation descubrió que los adolescentes que no dormían tenían una probabilidad significativamente mayor de experimentar depresión, estrés, preocupación excesiva y ansiedad.

Los adolescentes, como sabe cualquier padre, están predispuestos a quedarse hasta tarde y dormir hasta tarde, lo que complica aún más las cosas. Esta es una realidad biológica, ¡no solo una preferencia adolescente! No siempre es fácil administrar el horario de sueño de un adolescente. Aquí hay algunas estrategias que pueden ayudar:

Mantenga la tecnología fuera del dormitorio. Los dispositivos electrónicos y digitales no tienen cabida en el dormitorio. La exposición a la luz emitida por estos dispositivos interrumpe el sueño y su presencia a la hora de acostarse puede mantener a los adolescentes despiertos o incluso mantenerlos ocupados mientras duermen.

Trabaja hacia atrás para encontrar la hora de dormir correcta. Los adolescentes necesitan dormir más que los adultos, alrededor de 9 horas por noche. Para encontrar la hora adecuada para irse a la cama, comience identificando a qué hora su adolescente necesita levantarse de la cama. A partir de ahí, trabaje hacia atrás para establecer la hora de acostarse, lo que asegurará que su adolescente descanse lo suficiente.

Déjalos dormir un poco los fines de semana, pero no mucho. Con los cambios biológicos y hormonales que hacen que los adolescentes se inclinen a dormir más tarde, después de una semana de clases, es posible que su adolescente quiera pasar la mayor parte del sábado en la cama. Esta cantidad de sueño no es saludable y hará que su adolescente se sienta más cansado, no menos. Tal variación de la rutina del día de la semana desviará el horario de su hijo adolescente. Esto no significa que dormir un poco no está bien. Dejar a su hijo adolescente dormir una o dos horas más durante las mañanas de fin de semana está bien.

Todos queremos que nuestros hijos estudien mucho y logren el éxito académico. Es importante recordar que el sueño es una parte crítica de la ecuación.

Dulces sueños,

Michael J. Breus, PhD

El Sleep Doctor ™

www.thesleepdoctor.com

  • Tomar decisiones difíciles durante la infertilidad
  • El día después de las elecciones, ¿seguiremos siendo amigos?
  • Qué significa "Hacer que Estados Unidos sea grandioso de nuevo"
  • El desierto, el sueño y la experiencia mística
  • Clasificando a través de la locura sexual de "Un método peligroso"
  • Donde los psicoanalistas se equivocaron
  • ¿Podría Gray ser el nuevo negro?
  • La autoayuda para el insomnio puede ser tan cercana como su teléfono celular
  • Problemas de matrimonio: 50 formas de causar miedo y vergüenza
  • Proyecto de 365 días: Explota tu potencial - Metas y resoluciones de Año Nuevo
  • El espíritu de generosidad, parte 1
  • Pensamiento claro: un taller
  • 12 claves para amar en el nuevo año
  • 52 formas de mostrar te amo: elegir
  • Un nuevo paradigma para la psiquiatría
  • Peligro de lichi
  • La verdad te hará libre
  • Comprender y elegir mejores habilidades para afrontar
  • Narcisismo saludable: es lo que nos mantiene seguros
  • 5 Miedos a las personas mentalmente fuertes frente a frente
  • ¿Puede su cuerpo expresar múltiples emociones simultáneamente?
  • La caza de la sabiduría: reflexiones de un Baby Boomer
  • El problema del estilo de Obama como memoria de procedimiento
  • Ir a la universidad, probablemente no fuera a dormir- Parte 1
  • Cuando tu vida se mueve más allá de lo que imaginaste
  • Anhelo de redención
  • Científico del proyecto: Inspirar a la próxima generación de mujeres
  • Puedes estar enamorado de la vida
  • Re-corregir la biografía de Freud
  • Consejos para la crianza de los hijos de "Little Miss Sunshine"
  • 7 consejos para recuperarse de la decepción
  • PUEDES volver a casa: pero es posible que no quieras quedarte
  • Descubriendo causas ocultas de indecisión
  • Ocho cosas que probablemente deberías estar haciendo
  • ¿Tienes segunda vista?
  • Necedad absurda