Retrasar la gratificación puede tener un costo

Cuando Gerald era un niño pequeño, esperaba ver un día a los leones y elefantes salvajes en África. Cuando era adolescente, soñó con ser dueño de un Ford Mustang algún día. Después de que Gerald se graduó de la universidad y consiguió un trabajo, se prometió a sí mismo que algún día regresaría a la escuela para obtener una maestría. A través de los años, Gerald puso sus sueños en un "segundo plano" porque eligió otros compromisos financieros y de tiempo. Se casó después de la universidad, tuvo hijos a los que tuvo que mantener y se ahorró para comprar una casa para la familia y pagar la matrícula universitaria de sus hijos. Él y su esposa fueron cuidadosos con la forma en que gastaron su dinero y aceptaron "deseos" más simples y menos costosos. Se acostumbraron a hacer esto y tuvieron éxito en mantenerse financieramente solventes. Hoy, Gerald ha estado retirado por unos meses, está recibiendo una buena pensión, y finalmente puede hacer y pagar algunas de las cosas que quería toda su vida. Sin embargo, es difícil para él pensar esto porque ha estado demorando sus sueños por tanto tiempo.

Lo que Gerald está experimentando no es una ocurrencia infrecuente, especialmente para las personas mayores. La investigación ha descubierto que la capacidad de retrasar la gratificación aumenta con la edad. Retrasar la gratificación tiene elementos positivos, como los beneficios sociales y económicos. Hasta cierto punto, sin embargo, la toma de decisiones racionales debe jugar un papel en la evaluación de si la demora vale la pena. Por ejemplo, Gerald creía que ahorrar dinero para comprar una casa y pagar los gastos universitarios de sus hijos era más beneficioso a largo plazo que financiar un viaje a África.

Un factor importante que Gerald debería considerar ahora en su toma racional de decisiones sobre demorar la gratificación es su edad. Ha alcanzado un punto longitudinal donde su esperanza de vida es muy relevante. Sus planes y objetivos deben tener en cuenta las necesidades que él y su esposa tendrán a medida que crecen. Y dado el grado de conciencia de Gerald, es probable que se concentre en asegurar la seguridad financiera de él y su esposa para sus "años dorados".

Pero, enfocarse en las duras realidades del envejecimiento no alimenta al alma. Ser muy responsable y cuidadoso puede ser a costa de no recompensarse a sí mismo por haber retrasado la bien merecida gratificación. El avance de la edad tiene y debe desempeñar un papel en la interrupción de algunos retrasos de placer debido al riesgo creciente de no vivir lo suficiente como para experimentarlos. Claramente, los sueños que requieren más dinero o capacidad física que uno son potencialmente dañinos. Sin embargo, eso no significa que el sueño no pueda ser modificado.

El punto es que a veces es mejor ejercer control sobre nuestros "deseos" y otras veces no. Puede ser muy difícil para alguien que ha sido obstinado en su capacidad de renunciar a la satisfacción a corto plazo para luego convertirse en indulgente. Además, muchas personas son criaturas de hábito y, a medida que uno envejece, pueden volverse menos aventureros o flexibles. Algunas personas también pueden tener miedo de salir de su zona de confort y tomar riesgos. La reestructuración cognitiva puede ser necesaria para superar estos problemas.

Los sueños son una fuerza motivadora muy poderosa. Nos llevan adelante, especialmente en tiempos difíciles. Para algunos, el simple hecho de tener un sueño largamente sostenido que los haya sostenido puede ser suficiente y ha cumplido su propósito. Pero para otros, ver el sueño hecho realidad, o al menos intentar cumplir el sueño, es importante. El problema crítico para estas personas es que no esperan el momento en que no puedan hacerlo. No importa su edad, si tiene un sueño no realizado que todavía lo atormenta o hace que usted o su vida se sienta menos que completo, aproveche el día y viva el sueño. No esperes hasta que sea demasiado tarde.

  • Los mitos sobre el cerebro adolescente
  • Tali Sharot en motivar a otros
  • La belleza de los intercambios
  • Cuando se trata de tu dinero
  • ¿Por qué no puedes dejar a tu pareja para alguien mejor?
  • Ayudando a los niños a través de las transiciones
  • Problema profundo de AI
  • Charla de coche
  • NFL, presión y toma de decisiones: una pérdida de terreno
  • ¿Qué hace que los hombres se casen?
  • Los beneficios de pasar tiempo solo
  • Atmosféricos: huele y suena en tiendas
  • 10 claves para volverse psicológicamente comprensivo
  • La ley NO trata el TDAH, pero la intervención médica sí
  • Próximos pasos en el viaje: andamio Lifeplan
  • La trampa del pensamiento
  • Dentro de un caso EEOC, Parte 2
  • ¿Su hijo o hija está siendo tutelado por anfetaminas?
  • Creciendo viejo agradecido
  • Dilemas de ADN: nuevos acertijos de gemelos
  • Niños: ¿escalera al cielo?
  • ¿Quieres evitar fechas de vencimiento? ¡Toma la vista exterior!
  • Baby Boomers en la mediana edad? Por qué su relación de amor no puede sobrevivir
  • Cuatro razones por las mordeduras de Luis Suarez
  • Este es tu cerebro en una ruptura
  • La ciencia de la solución de hechos alternativos
  • ¿Sabes realmente por qué haces las cosas que haces?
  • Una nueva forma de ver tu relación romántica
  • "Un hijo peligroso": por qué compartimos nuestra historia
  • La importancia de aprender a tomar decisiones
  • Una visión de paz para América
  • Maximice sus posibilidades de elegir un socio satisfactorio
  • Cinco argumentos para el libre albedrío
  • Cómo los líderes conscientes pueden transformar organizaciones
  • Comienzo. Debilitante. Hora.
  • ¿Debe la psicología jugar algún papel en la política presidencial?