Restaurando nuestro yo y otros después de las injusticias personales

Cuando nos sentimos victimizados o agraviados, podemos tomar varias medidas. Podemos tratar de vengarnos. Podemos retirarnos y resentirnos por las acciones dañinas, y al mismo tiempo desconocer a la persona que ofende. O podemos considerar la reconciliación.

Las ventajas de reconciliarse son que puede conducir a un entendimiento entre el victimario y el delincuente, al mismo tiempo que permite a las personas seguir con sus vidas, sin detenerse en el pasado o negarlo.

publicdomainpictures.net
Fuente: publicdomainpictures.net

Para dar una oportunidad a la reconciliación, se deben cumplir varias condiciones.

1) La reconciliación requiere un entorno seguro para el victimario y para el delincuente. Sin este entorno, la reconciliación no es posible.

2) La reconciliación requiere la facilitación por un tercero calificado que pueda trabajar con ambas partes, sin alinearse estrechamente con ninguna de las partes.

3) La persona victimizada no debe ser forzada a la reconciliación; de lo contrario, la reconciliación se convierte en otra obligación dolorosa para esa persona.

4) Conciliar toma trabajo. A ambos lados.

5) El ofensor debe revelar la ofensa, admitir la responsabilidad y reconocer el daño hecho a la otra persona. La revelación en sí misma sirve como una forma inmediata de justicia restaurativa para la persona victimizada. La divulgación incompleta desalienta la reconciliación.

6) La reconciliación procede cuando cada lado se compromete a comprender al otro, acortando la brecha entre las diferentes perspectivas. El ofensor acepta lo que la persona victimizada dice acerca de lo hiriente de las acciones del delincuente; la persona victimizada escucha lo que el delincuente dice sobre las fuerzas situacionales y las debilidades personales que llevaron a la comisión de estas acciones. Con un esfuerzo continuo, cada persona comienza a comprender la experiencia del otro. Para reconciliar, en palabras de la escritora Cynthia Ozick, las personas necesitan lograr "un conocimiento más allá de lo común".

vimeo.org
Fuente: vimeo.org

7) Cada parte debe tratar de superar la brecha de magnitud: las discrepancias predecibles entre cómo el victimario y el delincuente recuerdan los mismos eventos. La persona victimizada experimenta y recuerda emociones más fuertes y una participación personal más intensa y vívida que el delincuente. El delincuente generalmente coloca las acciones dañinas dentro de un conjunto de influencias y puede haber pensado inicialmente que la otra persona merecía las acciones dañinas. La persona victimizada generalmente no recuerda los factores atenuantes que pueden disminuir la gravedad de la ofensa.

Durante la reconciliación exitosa, el delincuente comprende el dolor infligido por las acciones dañinas y la persona victimizada ya no define al delincuente exclusivamente a través de estas acciones dañinas.

Varias organizaciones más grandes brindan capacitación y asistencia para promover la reconciliación en todos los niveles de interacción, desde las disputas individuales hasta los problemas en las escuelas y las injusticias sistémicas en toda la comunidad. Estas son algunas de las principales organizaciones: el Centro para la Justicia y la Reconciliación ubicado en Washington, DC, que se centra en círculos de justicia restaurativa, el Instituto Internacional de Prácticas Restaurativas (IIRP), ubicado en Bethlehem, Pennsylvania, la Alianza de la Paz en Washington, DC y la Asociación Nacional de Justicia Comunitaria y Restaurativa (NACRJ).

Para ayudar a llevar a cabo la reconciliación, las personas pueden visitar los sitios web de estas organizaciones o simplemente buscar justicia restaurativa en una comunidad en particular.

Related of "Restaurando nuestro yo y otros después de las injusticias personales"