Recuerdos emocionales no deseados

¿Cuándo olvidar es más importante que recordar los detalles molestos?

Los recuerdos emocionales nos ayudan a manejar nuestras vidas porque son parte del proceso de aprendizaje. Sin embargo, hay momentos en que los recuerdos emocionales se vuelven negativamente intrusivos y perturban nuestro estado mental actual. Considere un par de ejemplos simples: Dina compró humus, dada su reputación de tener importantes beneficios para la salud. Sin embargo, al abrir el contenedor sintió una sensación de miedo combinado con disgusto. Ella rápidamente recordó la imagen de un miembro abusivo de la familia que amaba comer hummus. En un esfuerzo por deshacerse de las imágenes y su nociva respuesta a los recuerdos de abuso, arrojó el hummus a la basura. Del mismo modo, Madeline estaba felizmente limpiando un armario cuando se encontró con una caja de fotos. Cuando echó un vistazo al contenido de la caja, comenzó a sentirse ansiosa y triste. Repentinamente tuvo recuerdos desagradables de haber sido maltratada de niña por un miembro de la familia representado en una foto. Rápidamente cerró la caja, la empujó hacia la parte posterior del armario y se entretuvo con otras tareas.

Si los recuerdos son de escenas dolorosas de la niñez, experiencias traumáticas, casos de vergüenza intensamente sentida o recordatorios de relaciones que han ido mal, ¿es desadaptativo reprimirlos? Ciertamente no. Nuestra capacidad para controlar los recuerdos no deseados a través de la supresión voluntaria es fundamental para mantener la salud mental y el funcionamiento cognitivo, y la falta de supresión se ha relacionado con los síntomas en una serie de trastornos psiquiátricos. [I] Cuando se nos recuerda algo que preferiríamos para ignorar nuestra conciencia, podemos controlar la memoria no deseada al detener la recuperación de la memoria; es decir, mediante el uso de mecanismos similares a los que utilizamos para detener una respuesta motriz reflexiva, como la inhibición de un movimiento o acción particular, que es una función básica del control ejecutivo. [ii] Por lo tanto, podríamos decirnos a nosotros mismos: “No soy va a ir allí “, o automáticamente desvía nuestra atención de los pensamientos no deseados o el estímulo que los activó. La supresión de la recuperación de recuerdos desagradables excluye el pensamiento intrusivo y restablece el control sobre la dirección de nuestros pensamientos y nuestro bienestar emocional. [Iii] Por lo tanto, cuanto mejores son las personas para suprimir recuerdos no deseados, más reduce sus respuestas emocionales a perturbadores imágenes y escenas. [iv]

Sin embargo, la capacidad que tenemos para inhibir la activación continua de experiencias pasadas desagradables puede no controlarse tan fácilmente mediante nuestra fuerza de voluntad o mediante el uso de actividades de pensamiento y sentimiento dirigido, como “tratar de olvidarlo”, ya que estas supresiones de sentido común dejan el negativo emoción en el rango de conciencia y su activación autoreflexiva puede continuar, si no ser más fuerte. [v] En lugar de intentar ignorar o frenar las emociones por pura fuerza de voluntad, en cambio, podemos retrasar nuestras reacciones al ser conscientes de nuestras emociones espontáneas sin interpretándolos de inmediato y sin determinar quién o qué los causó, y aprendiendo a utilizar la habilidad de reducir intencionalmente el lapso de conciencia a un límite ahora a través de la conciencia sensorial o la relajación muscular. [vi]

Aunque aprendemos lecciones extraordinarias de experiencias emocionales desagradables o dolorosas, y todos nuestros recuerdos emocionales son una parte importante de quienes nos hemos convertido, hay momentos en que el olvido motivado es más productivo que recordar detalles molestos e intentar llegar a un acuerdo con lo que sensación. No podemos borrar los recuerdos emocionales, sin embargo, podemos alterar nuestras reacciones actuales ante las respuestas emocionales pasadas y presentes, así como suprimir las imágenes que aparecen en respuesta a lo que sentimos. En algunos casos, podemos ser más conscientes de lo que activa los recuerdos emocionales no deseados y evitar situaciones similares o suprimir la sensación en sí misma.

Contrario a mi entrenamiento como psicoterapeuta, he descubierto que a veces el pasado debe quedar solo. Ciertamente, revivir el pasado y evaluar lo que experimentamos puede aclarar nuestros propios errores de juicio o cualquier tergiversación en nuestra percepción de una situación. Sin embargo, pensar en un pasado traumático o dañino que no se puede cambiar despierta nuestro cerebro emocional en lugar de calmarlo. A medida que vivimos nuestras vidas, muchos eventos desagradables del pasado quedan sepultados bajo nuevas memorias emocionales, y estos recuerdos más nuevos pueden protegernos del pasado y nuestras respuestas emocionales.

Todas nuestras experiencias donde se desencadenaron las emociones y cómo respondimos a ellas se compilan en nuestro cerebro y contribuyen a formar un conjunto de reglas, los guiones, mediante los cuales vivimos. [Vii] Patrones de secuencia de estímulos (un evento, un persona, o una situación), las emociones activadas por ellos y las respuestas correspondientes se convierten en guiones que son muy similares a un reflejo codificado en la memoria implícita y operan de forma automática y mecánica. [viii] Los guiones se basan en la activación repetitiva de un determinado emoción, o emociones constantemente activadas, por un estímulo particular. Como tal, las emociones que experimentamos en el presente tienen historias pasadas que se han comprimido en mini-teorías que nos ayudan a dar sentido a la regularidad y el cambio en nuestras vidas, y a proporcionar información sobre formas de vida en el mundo. [Ix] Respuestas escritas puede ayudarnos o dificultarnos a medida que interpretamos, evaluamos y hacemos predicciones en nuestras experiencias.

La mayoría de las personas conoce muy bien algunas de sus respuestas emocionales guiadas a situaciones, especialmente en términos de las teorías que han desarrollado en torno a las relaciones íntimas. Si un nuevo compañero se comporta de una manera particular, por ejemplo, podemos encontrarnos tejiendo teorías cognitivamente basadas en nuestras respuestas emocionales pasadas en situaciones similares que informan nuestra respuesta emocional presente. En situaciones interpersonales, esto a menudo implica protegerse de la vergüenza del daño o la pérdida. Dado que nuestros guiones se basan en lo que hemos aprendido de todas nuestras experiencias pasadas cuando se activaron emociones similares, no podemos necesariamente deshacerlas o borrarlas, pero podemos aprender más de ellas, modificar nuestras respuestas o inhibirlas cuando nos damos cuenta de que lo hacen no necesariamente se aplica a una situación actual. Por lo tanto, hay momentos en que la supresión de recuerdos que surgen de nuestras respuestas guionizadas puede ser más adaptativa y saludable que profundizar en ellos, especialmente porque pueden sesgar nuestra percepción, nuestra interpretación de una situación actual y nuestra atención en el presente. [X]

Las personas que han sufrido reiteradamente un fracaso, por ejemplo, pueden tener que separarse de las pasadas experiencias emocionales de la derrota para poder perseverar en el presente. Muchos atletas, así como las personas cuyo trabajo involucra ventas, sin duda son conscientes de la importancia de permanecer en el presente, independientemente de los intentos fallidos previos de lograr sus objetivos. En los ámbitos académicos, es importante suprimir los recuerdos de la derrota para perseguir el logro, al mismo tiempo que se vuelve la vista atrás para corregir errores en lugar de reflexionar sobre el fracaso pasado de uno. Los nuevos recuerdos emocionales del éxito pueden someter los recordatorios del fracaso, ya que la alegría y la emoción que se sienten en los resultados favorables son emociones placenteras que se convierten en recuerdos bienvenidos.

Un valor común en muchos enfoques psicoterapéuticos tiene que ver con el interés en buscar lo que generalmente queremos mantener fuera de nuestra conciencia. La exposición a los recuerdos dolorosos es prominente en las terapias cognitivo-conductuales, así como en los enfoques psicoanalíticos. El valor del terapeuta de una expresión más completa e integración de experiencias internas puede estar en desacuerdo con el objetivo del cliente de suprimir sentimientos dolorosos y reprimir mejor los recuerdos traumáticos. [Xi] En casos de individuos severamente traumatizados, por ejemplo, el objetivo del terapeuta puede no para descubrir recuerdos emocionales dolorosos, sino para funcionar como un proveedor de tiempo y medio reconfortante, cuyo objetivo es ayudar al cliente a encontrar, aceptar y llevarse bien consigo mismo, así como a reconocer que dentro de uno mismo está una cicatriz que no puede analizarse sin existir. [xii] Con este objetivo en mente, el individuo puede descubrir su camino en el mundo de los demás (en lugar de mostrar el camino “correcto” mediante alguna interpretación profunda) y no sentirse como si otros lo oprimieran o lo golpearan a él o ella. [xiii]

Sin embargo, hay momentos en que uno debe volver a visitar una memoria emocionalmente angustiosa antes de que uno sea capaz de suprimirla o controlarla. [Xiv] En esencia, es importante reconocer lo que uno siente en un momento dado que corresponde a las imágenes y los pensamientos asociados. con recuerdos dolorosos, encuentre maneras de inhibirse o distraerse del sentimiento y de controlar el impulso de revisar el pasado a través de los propios pensamientos. Se han encontrado áreas cerebrales prefrontales asociadas con mecanismos inhibitorios, lateralizados predominantemente en el hemisferio derecho, que intervienen en la supresión de la reactividad emocional. [Xv] La supresión de la recuperación compromete la circunvolución frontal medial derecha y reduce la actividad relacionada del hipocampo. [Xvi], [ xvii] Por lo tanto, los recuerdos pueden controlarse mediante la supresión de los aspectos sensoriales de la memoria y mediante la práctica repetida que refuerza el control cognitivo sobre los propios recuerdos. [xviii]

Todas las emociones nos motivan a prestar atención a lo que sea que las active. Sin embargo, el mismo sistema emocional que nos motiva a recordar, también puede ser un recordatorio que puede motivarnos a dejar el pasado en paz.

[Con agradecimiento a Lisa Dylan por sus ideas relacionadas con esta publicación.]

Referencias

[i] Liu, Y .; Lin, W .; Liu, C; Luo, Y. Wu, J .; Bayley, P .; y Qin, S. (2016). La consolidación de la memoria reconfigura las vías neuronales implicadas en la supresión de los recuerdos emocionales. Nature Communications, 7. doi: 10.1038 / ncomms13375

[ii] Anderson, MC y Levy, BJ (2009). Suprimiendo recuerdos no deseados. Direcciones actuales en Psychological Science, 18, 189-194.

[iii] Anderson, MC y Levy, BJ (2009), citados anteriormente.

[iv] Gagnepain, P .; Hulbert, J .; y Anderson, MC (2017). Regulación paralela de la memoria y la supresión de la emoción de los recuerdos intrusivos. The Journal of Neuroscience, 37, 6423-6441.

[v] Bois, JS y David, GF (ed.) (1996). El arte de la conciencia: un manual sobre epistemias y semántica general. Santa Monica, CA: Continuum Press and Productions.

[vi] Bois, JS y David, GF (ed.) (1996), citado anteriormente.

[vii] Tomkins, SS (1995). Teoría de guiones. En Exploring Affect: The Selected Writings of Silvan S. Tomkins, ed. E. Virginia Demos (Nueva York: Cambridge University Press,

1995), 334.

[viii] Tomkins, Script Theory, p. 387, citado anteriormente.

[ix] Tomkins, teoría del guión, p. 290, citado anteriormente.

[x] Daleiden, EL, Vasey, MW (1997). Una perspectiva del procesamiento de la información sobre la ansiedad infantil. Clinical Psychology Review, 17: 407-429.

[xi] Berman, E. (2001). Psicoanálisis y vida Psicoanalítico Trimestral, 70, 35-65.

[xii] Balint, M. (1969). La falla básica: aspectos terapéuticos de la regresión. Nueva York, Nueva York: Brunner / Mazel.

[xiii] Balint, M. (1969), citado anteriormente.

[xiv] Depue, B .; Curran, T .; y Banich, MT (2007), Regiones Prefrontales Orquestan la Supresión de Memorias Emocionales a través de un Proceso de Dos Fases. Ciencia 317, 215. DOI: 10.1126 / science.1139560

[xv] Depue, B .; Curran, T .; y Banich, MT (2007), citado anteriormente.

[xvi] Anderson MC, Ochsner KN, Kuhl B, Cooper J, Robertson E, Gabrieli SW, Glover GH, Gabrieli JD. (2004) Sistemas neuronales subyacentes a la supresión de recuerdos no deseados. Science 303: 232-235.

[xvii] Depue, B .; Curran, T .; y Banich, MT (2007), citado anteriormente.

[xviii] Depue, B .; Curran, T .; y Banich, MT (2007), citado anteriormente.

Related of "Recuerdos emocionales no deseados"