Reclamando tu ser creativo

¿Qué pasaría si descubrieras que la creatividad, tu creatividad, es esencial para tu bienestar personal y tu felicidad? Más allá de eso, ¿qué pasaría si supieras que la creatividad es un recurso fundamental para navegar por un mundo que está cambiando a la velocidad del rayo?

Para enfrentar los desafíos de un mundo que se está convirtiendo en algo nuevo, para abordar con eficacia los problemas que parecen tener muy pocas soluciones, se debe despertar la creatividad. Se necesitan respuestas y habilidades innovadoras. En cada aspecto de la vida, desde la forma en que manejamos los países y hacemos negocios hasta cómo nos amamos, se necesitan enfoques nuevos y creativos.

Fuente: Cortesía de Barnet Bain

Sin embargo, en lugar de perseguir la creatividad, aprovechar plenamente sus poderes, estamos alejados de ella. Nos diferenciamos de nuestro ser creativo, como si estuviéramos mirando a un animal exótico a través del vidrio reforzado en el zoológico. Vemos la creatividad como una calidad enrarecida asignada a unos pocos de élite, un lujo que permite a algunos crear belleza o belleza en lugar de ser el conjunto de habilidades fundamentales con el que todos operamos y realizamos nuestras vidas. Superando la psicología, la filosofía, la ciencia y cualquier otro dominio del estudio humano, la creatividad es equivalente a la capacidad de un pez de respirar bajo el agua.

La creatividad queda relegada a una discusión sobre artes y oficios a pesar de que es integral en cada momento de nuestras vidas. Cada acto es un acto creativo. Una relación, un negocio, un guión, un baile, una forma de arte, una realidad.

La crisis de la creatividad

Estamos en medio de una crisis de creatividad. En un importante estudio de las Pruebas de Pensamiento Creativo (TTCT) de Torrance, dirigido por el Dr. Kyung-Hee Kim, Profesor Asociado de Creatividad e Innovación en The College of William and Mary, se examinó una medida común de creatividad en 300,000 adultos y niños durante las últimas cinco décadas. Los resultados muestran que desde 1990, mientras que los puntajes de CI han aumentado, los puntajes de creatividad han disminuido significativamente. En un estudio histórico anterior, los educadores George Land y Beth Jarman descubrieron que el 98% de los niños de 3 a 5 años se registran como genios creativos. A los 25 años, el número disminuye al 2%.

Las razones de esta entropía creativa son complejas. En la raíz está nuestro condicionamiento, la acumulación de creencias y suposiciones no examinadas que nos llevan a procesar todo lo que encontramos a través del intelecto. Aunque sentimos otras facultades, nuestra orientación es interpretar y analizar cognitivamente nuestras experiencias. Valoramos el cociente intelectual, que es solo una medida de nuestra capacidad para procesar nuestra experiencia, y solo un canal de autoexpresión. Existen otras herramientas creativas más allá de nuestras capacidades cognitivas. Esas capacidades incluyen sentir, ser y conocer. De estos vienen los dones y talentos que poseemos que son claves para una capacidad más amplia de concebir y percibir.

La tensión que sentimos -el estrés crónico y el cansancio experimentado individual y colectivamente- proviene de intentar enfrentar los desafíos de la vida con recursos limitados. Favoreciendo la lógica y la razón sobre todo lo demás, estamos sacando un solo color de la caja Crayola. Desde la perspectiva del yo condicionado, todos los demás "colores" -otras capacidades e inteligencias- son percibidos como dudosos. Es un mecanismo a prueba de fallas de la mente cognitiva: el intelecto dice que cualquier cosa que no sea el intelecto es cuestionable como una habilidad para la vida, incluida la capacidad de innovar, para descubrir lo que yace más allá del horizonte de lo que ya sabemos.

La mente condicionada es un crítico permanente, repartiendo revisiones hostiles de nuestros deseos y sueños, año tras año. En el mundo del arte, las críticas negativas reflejan el autocontrol y el miedo que surge cuando queremos dibujar fuera de las líneas y explorar nuevos territorios. La primera exposición individual de arte del pintor noruego Edvard Munch abrió y cerró la misma semana debido a la negativa negativa de los críticos. Ahora celebrado por su contribución innovadora al expresionismo alemán, personificada por The Scream , en ese momento el arte de Munch estaba demasiado fuera de los modelos condicionados de lo que funcionaba. Este fue también el caso del libro de Sylvia Plath, The Bell Jar, y Tar Baby, de Tony Morrison, ambos trabajos de percepción y concepción enormemente innovadores que provocaron fuertes retrocesos.

La mente racional puede crear un límite falso entre nuestra comprensión cognitiva y la libertad y libertad de nuestra imaginación. Esto reduce nuestra capacidad de responder a la vida de maneras que nos permiten cuestionarnos con inteligencias que no sean cognitivas. La inteligencia cognitiva es el hogar del pensamiento de suma cero, por su naturaleza competitiva y excluyente. Pero el cuerpo en sí mismo no opera de esa manera. El cuerpo, el pozo de nuestra creatividad, es el hogar de una inteligencia holística, que incluye muchos tipos de inteligencia, incluidas las inteligencias emocionales, empáticas, musicales, atléticas, intuitivas y sociales. Cada una de estas son modalidades de creatividad, y no residen exclusivamente en la cabeza; solo pregúntale a un bailarín, un atleta, un músico, un terapeuta matrimonial y familiar o un diplomático.

La pérdida de la imaginación, la visión y la esperanza

La lógica y la razón ofrecen muchas bonitas recompensas; sin embargo, nuestra única confianza en ellos tiene un costo extraordinario. Cosas trágicas ocurren cuando descartamos la inteligencia creativa a favor de la lógica y la razón sola. Sufrimos la pérdida del regalo principal que nos permite enfrentar los desafíos de la vida.

Perdemos la conexión con la imaginación y la inspiración. Esperanza y atrofia de la visión. En lugar de estos, confiamos en la sabiduría convencional y la cultura pop para orientarnos sobre lo que está sucediendo en el mundo. En lugar de alimentar nuestra imaginación creativa, nos adaptamos a un tipo de mentalidad colectiva que se vuelve cada vez más reduccionista y especializada. Dogma toma el lugar del diálogo auténtico, como vemos todos los días en los medios donde hay poco espacio para el matiz o la complejidad. Nuestros sueños se atrofian a medida que perdemos la confianza para imaginar resultados exitosos y hacemos que nuestras miras y expectativas disminuyan cada vez más.

La imaginación en sí misma, en toda su vitalidad fluida y fértil, se reduce a una linealidad de causa y efecto. Pronto perderemos nuestra conexión natural con nuestras inteligencias no lineales, alejados de ellas en formas que nuestro yo de 3 años no tiene. En todo esto, perdemos un sentido de compasión, comprensión y empatía. La sofisticación emocional que se requiere para ver profundamente en la experiencia de vida de otra persona con empatía en oposición a la simpatía no es producto del intelecto. Es una madurez emocional. La intelectualización de todas las cosas es una etapa adolescente de desarrollo, una que intenta comprender un misterio al ganar control sobre la vida. Todos hacemos eso. Hasta que crezcamos.

Creativamente creciendo en nosotros mismos, hay una especie de "hacerse cargo" que ya no busca una jerarquía. En cambio, busca conciencia y conexión.

Abrazar el caos

Para la generación de mis padres, la vida estaba bien definida. Obtuviste un trabajo, criaste una familia, recibiste el reloj de oro y te retiráste. Esa trayectoria lineal no es la vida que la mayoría de nosotros llevamos hoy. Porque no lleva a efecto de la misma manera que lo hizo en el pasado. La norma actual es encontrarnos frecuentemente en un caos impredecible, moviéndonos con una mezcla de emoción y miedo a través de diversos trabajos, vocaciones, hogares y relaciones.

Solo hay un lado oscuro en el caos cuando tratamos de controlarlo y resistirlo. Siempre va a haber un desafío. Es la naturaleza de la vida. Es un caos que buscamos controlar mediante la sobreintelectualización que se convierte en una experiencia dolorosa. Luchamos por sobrepasar la vida. "¡Con los conjuntos de datos correctos, puedo tener el control!"

El caos que se encuentra con la vitalidad, la intuición, el flujo y en equilibrio con el intelecto es una madurez creativa que proporciona resiliencia en el caos. Esa es una relación muy diferente a la vida y la vida. Despertar nuestra creatividad nos permite aventurarnos más allá de la vida que se nos da a una vida que creamos, libres de las convenciones heredadas que otros nos modelaron. En lugar de reaccionar o rebelarse contra un marco preestablecido, conseguimos crear conscientemente la vida que deseamos.

En mi propia vida, esta es mi exploración personal. Cuando trato de darle sentido al caos con mi mente lógica sola, se vuelve muy aterrador. Los desafíos del caos son más grandes que mi intelecto. Y en cierto punto, el intelecto se supera. La capacidad de procesar todos los datos a través de la lógica y la razón no es más que tratar de experimentar el mundo únicamente a través de mi sentido del olfato o del gusto. Cada uno es un color singular en una paleta maravillosa que contiene una amplia gama de inteligencias, cuya sinergia crea una vida creativa.

Reactivando la maravilla

Por nuestra obsesión por la lógica, hemos reducido nuestra relación con la maravilla y nos hemos metido en una botella. La única forma de salir de esa botella es innovar para salir de la botella. Y no vamos a salir de la botella con la misma inteligencia con la que navegamos en ella.

Sabemos que nos encontramos en una encrucijada en el mundo de hoy: medioambiental, social, política, económicamente … y personalmente. Podemos sobrevivir y prosperar aprendiendo a pasar de un sistema pasado de moda que valora absolutos, resultados predecibles y garantías a uno más poderoso y fluido. Esta es la razón por la cual desarrollamos nuestra inteligencia creativa: para construir una relación con aspectos de nosotros mismos que están más allá de la lógica y la razón. No perdemos de vista la lógica y la razón, porque somos capaces de trascender e incluirlos simultáneamente.

El milagro es que la semilla de la creatividad siempre está ahí. Siempre está latente Wonder siempre está ahí para ser reactivado. La semilla de la inteligencia creativa puede descender de la cabeza al cuerpo, donde tenemos acceso a todo tipo de conocimientos intuitivos y emocionales que no están separados por la sobreintelectualización de la vida.

Hay habilidades poco convencionales, habilidades creativas infinitamente infinitas, que pueden descubrirse y distinguirse. Y hay prácticas y herramientas para acelerar ese descubrimiento y sacarnos del pensamiento obsesivo que es parte de un viejo plan para vivir una vida.

A veces, los efectos del pensamiento obsesivo nos hacen sentir que nunca vamos a ser libres, pero lo haremos. La conciencia es la clave para liberarse del condicionamiento.

"Esto ni siquiera es mío, este pensamiento, esta creencia, este patrón, esta pequeña visión de

vivo. Y nunca lo fue ".

Este amanecer es cuando la vida vuelve a ser mágica.

Encendido creativo

¿Qué realmente enciende la creatividad? Comienza con un deseo Queremos algo Queremos tener impacto. Queremos hacer algo más eficiente, más sostenible, más efectivo o más significativo. Queremos ser creadores de soluciones en lugar de espectadores. Queremos estar en el juego, no solo aprovechando las oportunidades sino también reconociendo nuevas posibilidades cuando llegan.

A medida que adoptamos nuestras complejidades, volviéndonos más y más íntimos, no solo con cómo estamos conectados, sino también con lo que realmente nos importa, abrimos las puertas a la imaginación, la inspiración y la innovación que hacen que todo sea posible.

Barnet Bain es el escritor / director de Milton's Secret, #miltonssecret, y el autor de El libro de hacer y ser: redescubrir la creatividad en la vida, el amor y el trabajo.

  • Las propiedades muy, muy extrañas del sueño REM
  • Lo que las personas verdaderamente exitosas saben que no lo haces
  • Vacaciones de sueño, lejos y en casa
  • El verdadero yo y el falso yo
  • Psicoanálisis hoy
  • Nueva evidencia sobre los sueños y la memoria
  • Aferrándose a una Filosofía Personal
  • "Loco: una mirada creativa y personal a la enfermedad mental"
  • ¿Sabes cómo defenderte?
  • Haga de Candor una prioridad
  • Controlar
  • Chicas adolescentes que muestran una adaptación interesante
  • Realizando tus sueños, una pequeña acción a la vez
  • Logro no tradicional: aplastarlo (un poco)
  • Dormir juntos: la intimidad de compartir una cama
  • ¿Quiénes son los "Guardianes"? Los comportamientos de socios exitosos a largo plazo
  • Resumen de la Asociación Internacional de Lesiones Cerebrales
  • Estos son los 8 hábitos de personas muy afortunadas
  • ¿Estás al servicio de lo que sirvo?
  • Wresting Meaning from Loss
  • Las 10 mejores formas de ganar fuerza de voluntad
  • Sabiduría de la isla
  • Morir por aceptación: tasas de suicidio en la comunidad LGBTQ
  • Ayudando a las niñas a evitar el "daño" a su autoestima
  • 50 citas sobre el orgullo
  • 8 formas de superar el miedo pueden mejorar tu salud
  • Mi hijo de 16 años tiene sueños sexuales Acerca de mí
  • 4 claves para aumentar su felicidad a medida que envejece
  • Pareja cero paciente de Irrelationship
  • Loves Lost: Un piloto con problemas trae aflicción a muchos
  • Tigre en bruto
  • 8 Reveses y fallas en la vida de los narcisistas
  • Por qué necesitamos orgasmos
  • Ser positivo. Sé neutral ¿Cuál es?
  • La práctica es la base del éxito deportivo
  • Género musical versus orientación teórica