Rachel Cooper sobre la clasificación de la locura y el diagnóstico del DSM

Eric Maisel
Fuente: Eric Maisel

La siguiente entrevista es parte de una serie de entrevistas sobre el "futuro de la salud mental" que se realizará durante más de 100 días. Esta serie presenta diferentes puntos de vista sobre lo que ayuda a una persona en apuros. He intentado ser ecuménico e incluí muchos puntos de vista diferentes al mío. Espero que lo disfruten. Al igual que con todos los servicios y recursos en el campo de la salud mental, realice su diligencia debida. Si desea obtener más información acerca de estas filosofías, servicios y organizaciones mencionadas, siga los enlaces provistos.

**

Entrevista con Rachel Cooper

EM: Usted ha escrito sobre el tema "¿Es buena la clasificación psiquiátrica?" ¿Puede compartir con nosotros algunos de sus pensamientos sobre ese tema?

RC: La clasificación psiquiátrica tiene una gama de efectos: los diagnósticos pueden informar los tratamientos, que podrían o no ser efectivos; pueden ser burocráticamente esenciales para acceder a servicios o pagos; pueden cambiar la forma en que las personas piensan sobre sí mismas y sus acciones. Los efectos de un diagnóstico varían según la afección, el individuo y su situación. Como tal, no creo que haya una respuesta general a la pregunta de si la clasificación es buena o mala. Algunos diagnósticos son útiles, ¡algunas veces!

Paso mucho tiempo pensando en cómo los sistemas como el DSM podrían construirse y revisarse mejor. Uno de los desarrollos interesantes con el DSM-5 fue que la Asociación Estadounidense de Psiquiatría decidió que los valores deberían considerarse explícitamente. Se creó un comité para tratar de garantizar que solo se incluirán las revisiones que, en conjunto, ayudarían a los diagnosticados. Aunque la eficacia del comité podría debatirse, el hecho de que el comité existiera es un gran avance. Algunos diagnósticos potenciales podrían no ser útiles para nadie en cualquier lugar (he argumentado que los trastornos prodrómicos de la personalidad podrían ser ejemplos) y es bueno que dichos diagnósticos sean excluidos del DSM.

EM: le interesan los posibles roles de los usuarios del servicio en la revisión del DSM y en la renovación del campo de la salud mental. ¿Cuáles son algunos de tus pensamientos sobre ese tema?

RC: Como investigador interesado en cómo se desarrollan sistemas como el DSM, he pasado aproximadamente un mes leyendo las actas del comité de DSM en los archivos de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría. Una de las cosas que me parece más interesante es que muchas personas muy inteligentes y principalmente bien intencionadas ponen tanto empeño en revisar el DSM, y sin embargo en cada revisión aparecen errores. En parte, creo que esto se debe a que los comités que revisan el DSM no es lo suficientemente diverso, está formado casi exclusivamente por psiquiatras y psicólogos de investigación. El entrenamiento, los intereses y las suposiciones de fondo que son comunes a esas personas los hacen muy buenos para ver ciertos tipos de problemas, pero los hacen vulnerables a otros que faltan.

Como ejemplo, considere los criterios de diagnóstico DSM-5 para la fobia. En el DSM-IV, las personas diagnosticadas tenían que reconocer sus miedos como irrazonables. En el DSM-5, el médico simplemente juzga que el miedo es desproporcionado. Creo que la revisión fue un error. Considere lo que ahora puede suceder si alguien desarrolla temores racionales sobre la base de la información que le falta al especialista en diagnóstico. Tomemos un científico que trabaja en gripe aviar cuyos estudios la llevan a la conclusión de que una pandemia mundial es inminente. Ella viene a desarrollar temores racionales sobre los pájaros enfermos. Utilizando los criterios del DSM-IV, no tenía fobia, ya que no habría considerado sus temores irrazonables. Usando el DSM-5, si un clínico (que supondremos que no sabe nada de estos asuntos) juzga que su temor es desproporcionado, puede recibir un diagnóstico. Esto parece incorrecto

Sugiero que lo más probable es que el problema aquí surgió porque el comité asumió que los médicos siempre saben más que los usuarios del servicio. Este es el tipo de error que es fácil de hacer para los médicos, pero que los usuarios del servicio, con sus suposiciones y experiencias de vida bastante diferentes, serían menos propensos a pasar por alto. Generalizando, creo que hay errores en el DSM que podrían haberse evitado si los borradores hubieran sido verificados por un cuerpo de lectores más diverso.

EM: Usted escribe sobre los conceptos de salud, enfermedad y enfermedad. ¿Cuáles son algunos de sus pensamientos sobre esos constructos?

RC: Una de las cosas que he argumentado en mi trabajo es que la "salud" y la "enfermedad" no son puramente objetivas, nociones científicas. La ciencia puede decirnos que el cuerpo o la mente de alguien funciona de una manera que difiere de la norma estadística, pero no puede mostrarnos si alguna diferencia se considera simplemente como una diferencia, o es un problema que podría tratarse de manera apropiada (y así Un desorden"). Argumenté que una diferencia solo puede ser un trastorno, es algo malo. Como tal, es imposible determinar si una diferencia necesita "arreglarse" sin pensar en preguntas relacionadas con "la buena vida". Entender lo que debería contar como un trastorno se ata con preguntas sobre qué tipo de personas queremos ser, y en qué tipo de comunidades queremos vivir

EM: ¿Cuáles son sus pensamientos sobre el paradigma actual y dominante de diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales y el uso de la llamada medicación psiquiátrica para tratar los trastornos mentales en niños, adolescentes y adultos?

RC: A menudo se supone que aceptar la noción de que la angustia mental cae en distintos "trastornos mentales" y abogar por los tratamientos farmacológicos debe venir como un paquete. No creo que este sea el caso. Uno podría sospechar de las drogas al creer que hay distintos tipos de trastornos mentales, o aficionado a las drogas mientras piensa que la angustia mental es dimensional, o incluso significativa.

La pregunta clave para decidir si tomar tratamientos farmacológicos es si parecen ayudar o no a las personas. Aquí, sin embargo, formar una opinión se vuelve muy complicado, ya que hay buenas razones para pensar que la industria farmacéutica manipula la evidencia reportada sobre la eficacia del fármaco. Como consecuencia, es razonable sospechar que muchos medicamentos pueden ser menos eficaces y potencialmente más peligrosos de lo que afirman sus fabricantes. Estas preocupaciones deben tomarse muy en serio. En general, creo que hay pruebas suficientes para sugerir que las drogas ayudan a las personas con la suficiente frecuencia para que valga la pena intentarlo. Siempre que sea a modo de prueba, y podría dejar de tomarlos si descubro que no fueron útiles (y reconozco que con algunos medicamentos esto puede ser difícil), probaría las drogas.

EM: Si tuvieras un ser querido con problemas emocionales o mentales, ¿qué sugieres que haga o intente?

RC: ¡Como filósofo, los consejos prácticos no son mi punto fuerte! Dicho esto, creo que una palabra clave aquí es "angustia". Solo sugeriría buscar cualquier tipo de ayuda si realmente hay un problema. Si alguien escucha voces, o no le gusta el sexo, o no tiene amigos, este es solo un problema si les causa daño.

En los casos en que alguien está angustiado y se necesita hacer algo, me han impresionado de manera uniforme los consejos y la ayuda práctica que ofrece MIND. En el Reino Unido, MIND tiene vínculos con defensores que tienen conocimiento directo de los servicios locales. Los que conocí han sido muy impresionantes, y me gustaría su consejo si estuviera accediendo a los servicios de salud mental.

**

Rachel Cooper es profesora titular de Filosofía en la Universidad de Lancaster, Reino Unido. Trabaja principalmente en problemas conceptuales relacionados con el DSM. Su libro más reciente es Diagnóstico del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (Karnac, 2014). Sus otros libros son Psychiatry and Philosophy of Science (Routledge, 2007) y Classifying Madness (Springer, 2005).

**

Eric Maisel, Ph.D., es autor de más de 40 libros, entre ellos The Future of Mental Health, Repensar la depresión, Dominar la ansiedad creativa, Life Purpose Boot Camp y The Van Gogh Blues. Escriba al Dr. Maisel en ericmaisel@hotmail.com, visítelo en http://www.ericmaisel.com, y aprenda más sobre el futuro del movimiento de salud mental en http://www.thefutureofmentalhealth.com

Para obtener más información y / o comprar The Future of Mental Health visite aquí

Para ver la lista completa de 100 invitados a la entrevista, por favor visite aquí:

http://ericmaisel.com/interview-series/

Related of "Rachel Cooper sobre la clasificación de la locura y el diagnóstico del DSM"