Rabia ética

Jennifer Hill used with permission
Fuente: Jennifer Hill usó con permiso

Hace meses, mientras enseñaba Homer en mi clase, un intercambio con un alumno me hizo reflexionar sobre un punto muy simple pero revelador. Vivimos en una sociedad que parece rechazar la ira e incluso castigarla, aunque su literatura tradicional parece recomendar actos de enfado que los califican de heroicos.

Esta observación hizo que me hiciera una serie de preguntas. ¿Con qué frecuencia me siento libre de entrar en furia? ¿Cuántas veces mi propia ira me hizo actuar como si no fuera yo mismo? ¿Alguna vez reprimí mi ira y después descubrí que esa furia me empujaba a hacer lo correcto para ser fiel y estar en contacto conmigo mismo?

¿Es la ira un sentimiento que debería eliminarse de nuestras elecciones éticas? ¿O es una parte intrínseca de nuestras decisiones sin la cual nuestras intenciones permanecerían enterradas en nuestra conciencia?

En lo que sigue, voy a usar la poesía de Homero para tratar de responder estas preguntas. Curiosamente, los héroes a menudo se representaban como personajes enfurecidos que defendían lo que era correcto para ellos y luchaban desde un lugar de furia. En Homer, creo, podemos encontrar al menos dos formas de ira, thumos y comimos, coraje y rabia ciega.

Buenos y malos personajes en los poemas homéricos

Jennifer Hill used with permission
Fuente: Jennifer Hill usó con permiso

No sabemos qué intención ética puede haber movido al autor de la Ilíada y la Odisea a escribir sus poemas; Ni siquiera sabemos si este autor alguna vez existió. Es difícil decir si Homero tenía una intención pedagógica cuando, por ejemplo, estaba describiendo la ira de su héroe, Aquiles.

En su libro Moral Value and Political Behavior in Ancient Greece (1976, 13), Adkins cuestiona la plausibilidad de los poemas homéricos. Es muy probable, de hecho, que los eventos narrados en estos libros nunca tengan lugar y es posible que Homer o los bardos que cantaron en su nombre no estuvieran interesados ​​en educar a nadie al narrar estas historias. Después de todo, la Ilíada es un poema sobre la ira y la Odisea es un poema sobre los problemas a los que se enfrentaba un hombre al regresar a casa con su esposa humana. Sin embargo, Adkins observa que Homero usa adjetivos como agathos (bueno) y esthelos (noble) para encomiar las hazañas de sus héroes. Los adjetivos, continúa Adkins, no elogian las buenas intenciones de los héroes, pero alaban el hecho de que los héroes no fracasaron.

El fracaso es aischron (una pena). El poema elogia a los agathoi (buena gente). Como Adkins comenta, los kakos (maldad) apenas existen en el poema homérico. Incluso el detestable Agamenón es menos agathos que Aquiles, pero, no obstante, es un ejemplo de buen carácter (Adkins, 1976, 13). Los valores morales parecen ser logros reales, en lugar de una brújula para orientar la acción.

Los valores provienen de la interconexión factual entre los personajes y sus familias. Cada personaje es portador de un tiempo (un valor-honor) y es bueno porque él / ella (sobre todo él) "defiende su tiempo" (Adkins, 1976, 16). Las acciones emprendidas por los personajes homéricos son buenas en la medida en que son fieles al personaje. En el mundo homérico, cada acción parece estar destinada a defender el don personal con el que todos nacen, es decir, el honor de ser esa persona. Aquellas personas que ayudan a los personajes a beneficiarse de su tiempo son philoi, amigos que merecen afecto, de lo contrario, serían enemigos, sin nada en el medio aceptado.

Según MacIntyre (1976) los agathoi (buenas personas) tienen arête (virtud) porque son capaces de actuar. En la lectura de MacIntyre de la sociedad homérica, la persona virtuosa es la que puede funcionar y aceptar su destino dentro de la capa de la sociedad a la que pertenece (1976, 4-13). Pertenecer a una clase significa ser aristos, es decir, el mejor para defender el propio destino. Como dice MacIntyre (1976) en su historia de ética, arête tiene que ver con el funcionamiento social. Esta noción de virtud como funcionamiento social se hará aún más evidente en la República de Platón.

Fabiola Ferrarello used with permission
Fuente: Fabiola Ferrarello utilizada con permiso

Este tipo de acción ya es heroica. Como notaron Kerenyi (1974) y Otto (1954), ninguno es superior a la Moira (Diosa del destino). Lo correcto es defender el propio destino (imbécil) tanto como sea posible y dejar que actúe en el escenario de nuestra vida. Desde la perspectiva homérica, somos afortunados y buenas personas si nuestro destino puede cumplirse por completo. De acuerdo con este conjunto básico de valores, cualquier intento de prevenir el curso natural de los acontecimientos es injusto. Los hombres deshonrosos son aquellos que no tienen el coraje de defender la narrativa de su propia vida y defender su identidad. "Los agathos (buena persona) deben defenderse a sí mismos y a los suyos sin la ayuda del cielo" (1974, 21). En Homero, la rabia positiva es el thumos, la animosidad que impulsa al héroe a defender su destino.

En general, los agathoi (buenos hombres) son aquellos a quienes se les permite pertenecer a una clase, porque ganaron el respeto de su comunidad a través de sus esfuerzos. Ellos demostraron ser capaces de salvaguardarse a sí mismos y a su gente. Sin embargo, cuando un agathos (el hombre bueno) piensa que tiene el control de su propio destino, ese es el momento en que se vuelve ciego.

Hybris (arrogancia) lleva a comer (ceguera). Esta ceguera enfurecida es la forma negativa de ira por la cual el héroe homérico es castigado. "Héroe", como señaló Finley (Odyssey, 1983, 20) es un término de clase para alguien que es bueno defendiendo el suyo sin llegar a ser ciego. Pensar que los humanos pueden ser más que dioses, o mejor, más que Moira, los hace ciegos. Cada vez que los seres humanos piensan que tienen el control de su destino, entonces su fin está cerca. Nada, de hecho, nos pertenece, somos simplemente loci (lugares) disponibles para habitar la porción (moirón) de la historia de la vida que nos ha sido asignada. Si tenemos suerte, nuestro daimon (demonio, ángel) nos ayudará a defender esa parte de nuestra vida y narrar toda la historia, pero no tenemos el control de esto; pensar lo contrario es un pecado mortal. Los personajes homéricos son, por lo tanto, uno con sus sentimientos; defender esos sentimientos significa defender el lugar en el que se representará su historia.

Rabia positiva y negativa

Homer parece advertirnos que hay ira tanto positiva como negativa. Existe la furia con la que debemos estar en contacto para defender nuestro propio destino. Esta rabia es lo que nos hace buenas personas o incluso héroes. Por otro lado, hay una ira impulsada por el ego que puede desbordar nuestra claridad mental. Esta ira nos hace comportarnos como tontos porque nos da la ilusión de tener el control de nuestro propio destino y vida. Esa es la furia que lleva a hybris (arrogancia) y comió (destrucción). Esta forma de ira es la hamartia (falla fatal) que desencadena los eventos trágicos que cambiarán nuestra vida para siempre. Ser capaz de reconocer el momento de ira y manejarlo de una manera auténtica y sincera es el objetivo más importante que podemos perseguir en nuestra vida.

Libros sobre el tema

Adkins, AWH Valor moral y comportamiento político en la Antigua Grecia , Londres, 1976.

McIntyre, A. Una breve historia de la ética , MacMillian Publishing, Nueva York, 1976.

Kerényi, C. Los héroes de los griegos , tr. Por. HG Rose Thames y Hudson, Londres, 1974

Otto, WF Los dioses homéricos , tr. por Moses Hadas, Pantheon, Nueva York, 1954

Finley, MI Política en el mundo antiguo , Cambridge, 1983.

Related of "Rabia ética"