Por qué quejarse es más destructivo que productivo

Nuestra fascinación por la “felicidad” y lo que realmente significa

Hace unos meses, un nuevo curso en Yale se abrió para la inscripción. Pero esta no era solo una clase. La demanda instantánea y sin restricciones del curso lo hizo el más popular en toda la historia de Yale. Unos días después de que se abriera la inscripción, el curso había inscrito a 1200 estudiantes, aproximadamente el 25% de toda la población estudiantil de Yale.

El curso que atrajo a tantos estudiantes de Yale se centra en un tema aparentemente simple: la felicidad. El curso, impartido por la profesora de psicología Laurie Santos, se llama Psicología y la Buena Vida y su objetivo es enseñar a los estudiantes cómo vivir vidas más felices y más plenas. Además de los objetivos habituales de aumentar el conocimiento de los estudiantes sobre temas académicos, el curso también busca cambiar las conductas de los estudiantes para maximizar sus posibilidades de ser “más felices”.

Shutterstock

Fuente: Shutterstock

Este no es el primer curso sobre “felicidad” en un campus universitario. De hecho, el tema se ha vuelto más popular en los últimos años. Este curso fue noticia porque llevó a la gente a preguntarse: ¿Son los estudiantes tan descontentos que claman por seguir un curso de “felicidad”? ¿Qué dice esta popularidad abrumadora e instantánea sobre cómo se sienten los estudiantes de pregrado en general? En medio de las discusiones y los titulares sobre las tasas crecientes de depresión y ansiedad entre adolescentes y adultos jóvenes, parece natural que estas preguntas surjan como resultado de las cifras de inscripción sin precedentes para el nuevo curso de felicidad de Yale.

Pero si la enseñanza de la “felicidad”, si se puede enseñar, ¿realmente es el enfoque correcto para estos problemas? Posicionar la “felicidad” como lo opuesto al “estrés” y la ansiedad puede ser problemático, especialmente cuando los adolescentes ya sienten una presión increíble para parecer “felices” en las redes sociales. Tal vez la respuesta radique en conceptos mucho menos atractivos pero, no obstante, esenciales, como la resiliencia, la regulación emocional y la tolerancia a la angustia. Si bien es cierto que los cursos sobre la felicidad pueden incluir algunos de estos conceptos, el lenguaje que usamos para empaquetarlos sigue siendo importante. Si nos concentramos demasiado en la “felicidad” per se, muchas personas podrían terminar sintiéndose como si fallaran si son “solo” emocionalmente estables.

Varios colegios y universidades de todo el país de hecho están enfocando una gran cantidad de energía en enseñar a los estudiantes a ser más resistentes. La observación de que los estudiantes de alto rendimiento en algunos de los mejores colegios y universidades del país podrían no tener la experiencia de “fracasar” o enfrentarse a graves reveses académicos y profesionales ha dado lugar a una serie de enfoques curriculares que intentan enseñar a los estudiantes a lidiar con “Fracaso”. Por ejemplo, Smith College ha desarrollado un programa llamado “Failing Well”, que incluye talleres sobre el síndrome de impostores, discusiones sobre el perfeccionismo y un amplio intercambio de fallas y errores por parte de los estudiantes y la facultad. Existen programas similares en Stanford, la Universidad de Pensilvania y Harvard, entre otros.

Pero enseñarle a los adolescentes y adultos jóvenes “resiliencia” en cursos individuales en la universidad puede no ser suficiente. La resiliencia debe ser enseñada a partir de una edad mucho más joven. Es una habilidad que debe aprenderse y afinarse con el tiempo. Además, el entrenamiento de resilencia por sí solo no es suficiente para equipar a los jóvenes con las habilidades que necesitan para navegar por circunstancias y emociones difíciles en la edad adulta. También necesitan habilidades para manejar conflictos interpersonales, aceptar emociones difíciles e incómodas y tolerar la angustia y la ansiedad.

Además, estas cosas no se pueden enseñar en clases individuales aquí y allá. Lo que realmente se necesita es un cambio global en la cultura escolar, comenzando desde el principio posible, de uno que se trata casi exclusivamente de desarrollar mentes académicas a uno que se trata de desarrollar mentes académicas y personas emocionalmente bien equipadas. Este tipo de enfoque debe ser integral e impregnar la cultura escolar, con maestros y administradores que modelen las habilidades y los comportamientos necesarios que ayudarán a los jóvenes a enfrentar los graves factores de estrés y retrocesos posteriores. Si tomamos este tipo de educación tan en serio como tomamos preparar a los estudiantes para los exámenes SAT y las admisiones a la universidad, es probable que evitemos muchas de las crisis de salud mental que ahora vemos desplegarse en los campus universitarios de todo el país.

  • Cómo cambia la autoestima entre las edades de 4 y 94
  • ¿El gasto excesivo del gobierno hace que los niños sean resilientes?
  • Hablemos de nuestras fallas
  • El gato que cambió a América: dando voz a la vida silvestre urbana
  • Niños en familias poliamorosas, parte 2
  • Ocho maneras de tener una acción de gracias más sana y feliz
  • El mejor ejercicio de atención plena que la mayoría de la gente no sabe
  • Chimpancés-¿Necesitan Prozac?
  • Es la temporada para ser desencadenado
  • Conflicto y paz: lecciones de la infancia
  • Hable con sus hijos y adolescentes sobre citas, pornografía y sexo
  • ¿Te sientes atascado en el trabajo? Aproveche su líder resiliente
  • ¿Ocurre todo por una razón?
  • #STOPCVE
  • Qué finlandés puede enseñarnos sobre la resiliencia
  • Usted es (no) responsable de saber todo
  • Citas inspiradoras que nos enseñan acerca de la vida
  • Cómo sanar de un terror indescriptible
  • 7 pasos hacia la resiliencia
  • La psicología de la curación radical.
  • Videojuegos, resolución de problemas y autoeficacia - Parte 2
  • Una nueva investigación sugiere que la atención plena mejora la satisfacción laboral
  • Gemas ocultas: mujeres veteranas en el liderazgo
  • La recuperación no es inmune a los efectos del trauma
  • ¿Es "Butt in Chair" siempre lo mejor?
  • ¿Deben los ateos intentar convertir creyentes?
  • Los refugiados hacen grandes vecinos
  • Somos lo que ellos comieron
  • La falta de cuidado del control de costos de atención médica mientras observa a un ser querido muere
  • La curiosa arena de Loni Love
  • Secretos en Terapia
  • Asesinato ritual: en 2016, resuelve sacrificar los rituales sin sentido
  • ¿MDMA tiene potencial psicoterapéutico?
  • ¿Qué tiene que ver la introversión con Occupy Wall Street?
  • Rudolph, el reno de nariz roja, ¿ya?
  • Serie de cáncer II: la primera pregunta o lo que no se debe decir a un paciente con cáncer