¿Qué hay de nuevo en el narcisismo?

El narcisismo es definitivamente uno de los temas candentes en psicología. El término proviene de la leyenda de Narciso, la mítica ninfa griega que se enamoró de su propio reflejo en el agua. Transfigurado por esta imagen, que no reconoció como suya, no pudo abandonar la piscina y murió.

No fue sino hasta principios del siglo XX que el mito de Narciso fue adoptado por la psicología. Según Freud, el narcisismo es una etapa normal de desarrollo, cuando los bebés necesitan amarse a sí mismos para sobrevivir. La condición patológica se desarrolla cuando los bebés no superan esta fase normal, llamada "narcisismo primario". Cuando todo va bien, el narcisismo primario se convierte en la base para un amor propio saludable en el que construimos un sentido sólido de nuestra autoestima e identidad.

Freud creía, entonces, que una cierta cantidad de amor propio es esencial para tener un enfoque positivo hacia usted y su vida. Siguiendo las ideas de Freud, otros psicoanalistas definieron una fase temprana de la vida en la que los niños tienen un tipo grandioso de narcisismo en el que se ven capaces de todo. Con el tiempo, el narcisismo de los niños se transforma en una visión más realista de lo que pueden lograr. En ambas teorías, la familia del niño juega un papel importante en establecer el camino desde el narcisismo sano hasta la autoestima más sana y más limitada.

El narcisismo no se consideró un trastorno psicológico hasta 1980, cuando los psiquiatras que desarrollaron el Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales (DSM) decidieron introducirlo como un término oficial en la nomenclatura. El trastorno narcisista de la personalidad (NPD, por sus siglas en inglés), como se lo llamaba, tenía por objeto ajustarse a un patrón de conducta en el que un individuo muestra conductas tales como una grandiosidad excesiva, la búsqueda de atención y la sensibilidad a ser rechazado o ignorado. En la revisión del DSM programada para 2013, los grupos de trabajo sobre diagnósticos de trastornos de personalidad tentativamente decidieron descartar el diagnóstico. Irónicamente, hubo un fuerte clamor por parte de los médicos para preservar el diagnóstico de NPD y ahora todavía calificará como su propio diagnóstico.

Además de las disputas diagnósticas, el narcisismo sigue siendo un área de enfoque en la personalidad y la psicología anormal que continúa, digamos, llamar la atención. En una edición reciente de la revista Journal of Clinical Psychology: In Session , la Dra. Donna Bender (2012) organizó una serie de documentos para ayudarnos a avanzar en nuestro conocimiento sobre la forma en que se concibe y se trata el narcisismo. Su resumen de estos documentos nos proporciona una instantánea breve y útil para resumir el estado del diagnóstico oficial y comprender, aún más importante, sus conexiones culturales y sociales. Estos puntos muestran dónde está el narcisismo y hacia dónde se dirige como área de estudio en psicología:

1. Nadie está de acuerdo sobre cómo definir el narcisismo. Esto es un poco decepcionante, supongo. Sería bueno atar la definición con un arco y presentarla claramente a usted. Sin embargo, aunque el mito de Narciso es bastante sencillo, la forma en que los profesionales de la salud mental e investigadores definen los detalles del trastorno es sorprendentemente turbia y difícil de medir. Los criterios básicos incluyen sentirse grandiosamente importante, fantasear con que tiene un poder ilimitado, creer que es "especial", que necesita ser admirado, sentirse autorizado, explotar a los demás, ser incapaz de empatizar con los demás, celoso y arrogante. Toda una colección de rasgos indeseables, ¿no es así? Y este es el corazón del problema de diagnóstico, de acuerdo con Bender. Las personas que presentaron estos criterios de diagnóstico pueden mostrar solo un poco de lo que los psicoanalistas llaman "contratransferencia", lo que significa que no les gusta trabajar con clientes narcisistas y, por lo tanto, los pinta con una etiqueta demasiado negativa. Si avanzamos más allá de esos términos peyorativos, como lo esperan los autores del DSM más nuevos, podríamos evitar estos términos duros y, en cambio, calificar a las personas con términos más neutros como la identidad, la empatía, la intimidad y la autodirección. Para diagnosticar a alguien con NPD, no solo marcaría sus rasgos negativos, sino que los escalaría de mayor a menor en estas dimensiones.

2. El narcisismo puede ser saludable y comienza como una parte normal del desarrollo. No siempre es malo ser narcisista, al menos temprano en la vida. Si eliminamos todas las formas de narcisismo, incluidas las que existen en la infancia, podríamos correr el riesgo de crear una generación de niños que carezcan de una base de autoestima saludable. Los niños se convierten en adultos que se aceptan más realísticamente cuando sus padres han apuntalado su autoestima temprano en la vida. No son solo los freudianos quienes creen esto tampoco. Carl Rogers y otros teóricos humanistas hablan de "respeto positivo incondicional" como un estilo de crianza que puede ayudar a los niños a aceptarse a sí mismos en lugar de sentir que constantemente tienen que cumplir con las expectativas de los demás.

3. El narcisismo no es una cosa de todo o nada. Cuando los autores del DSM consideraron abandonar el trastorno narcisista de la personalidad como su propia categoría, pensaron que podrían hacer más justa la condición al hacerla una calificación dimensional. Como indicó Bender en el punto 1 anterior, los trabajadores de salud mental pueden aceptar más a sus clientes que tienen este trastorno de la personalidad si los califican a lo largo de una dimensión continua. Del mismo modo, si estás pensando en las personas que conoces, es importante no arrojar la etiqueta narcisista solo porque te parecen egoístas y egoístas. Cuando se trata de pensar en ti mismo, también es útil darse cuenta de que puedes ser un poco narcisista (especialmente si escuchas esto lo suficiente de otras personas), pero eso no significa que seas un caso sin esperanza. Si pensamos en el narcisismo como una dimensión en lugar de una categoría, brinda la esperanza de que las personas puedan subir o bajar de esa escala a medida que aprenden de las experiencias de la vida para ser más empáticos y menos interesados.

4. Los factores sociales y familiares ayudan a dar forma al narcisismo. Bender saca a relucir este próximo punto importante, uno que con demasiada frecuencia se descuida cuando pensamos en este trastorno de la personalidad. Es fácil culpar a alguien por ser demasiado egocéntrico y egoísta y atribuir estos comportamientos a un error personal o al fracaso. Sin embargo, las personas que sufren de narcisismo patológico pueden haber recibido no demasiado, pero muy poca atención y aceptación por parte de sus padres. Su grandiosidad exterior cubre sus inseguridades fundamentales, el resultado de haber sido rechazados o devaluados por sus padres. Esperan constantemente que alguien satisfaga su necesidad de ser admirado y aceptado. En casos extremos, su sentido real de sí mismo se vuelve indistinguible de su yo ideal, y solo buscan la aprobación de aquellas personas a las que consideran que están a la altura de sus altos estándares irrealistas. Llamados por un "narcisismo maligno" de un psicoanalista, las personas con esta forma de patología no pueden intimar con nadie porque no pueden encontrar a nadie que consideren suficientemente calificado para evaluarlos o juzgarlos.

5. El narcisismo patológico puede ser bastante común e incluso en aumento. Indudablemente le llama la atención que en una sociedad enfocada en el "yo", amplificada por actualizaciones minuto a minuto de Facebook y Twitter, el narcisismo se está convirtiendo en un hecho de la vida. En 1979, el autor Christopher Lasch escribió The Culture of Narcissism (Cultura del narcisismo) en el que argumentaba que el individualismo de la sociedad occidental nos está llevando a buscar la felicidad por encima de todo. Cuando lo único que nos importa son nuestros propios sentimientos de comodidad y bienestar, es difícil para nosotros preocuparnos por los de los demás. Teniendo en cuenta que la era de todas estas redes sociales enfocadas en mí estaba muy lejos en el horizonte, el trabajo de Lasch parece especialmente premonitorio. La realidad muestra, desde Honey Boo Boo hasta Real World de MTV, solo refuerza el enfoque en uno mismo. Bender sugiere que la propuesta de que el narcisismo se está convirtiendo en una enfermedad social más prominente puede tener algo de verdad, ya que el diagnóstico de NPD es cada vez más frecuente entre los adultos jóvenes. Una vez más, esto plantea la pregunta de si deberíamos culpar a los narcisistas por su propio trastorno o la sociedad en la que todos se han vuelto mucho más egocéntricos.

Ahora que estás al tanto de las noticias sobre el narcisismo, ¿cómo puedes usar esto para mejorar tu vida? Creo que los hallazgos pueden ayudarlo a comprender que no todos los narcisistas realmente quieren ser así. Si en su esencia son inseguros y temen ser criticados, podrías simpatizar más con tus amigos narcisistas. También puede darse cuenta de que las personas pueden cambiar, especialmente si se les ayuda a sentirse más seguros y arraigados. Esto no significa que no te molestarás, te enojarás y hasta te lastimará alguien cuyo narcisismo esté fuera de control. Sin embargo, si pone sus comportamientos en perspectiva, al menos podrá sentirse menos propenso a pensar que el problema descansa dentro de usted. Finalmente, la terapia puede funcionar para ayudar a las personas con narcisismo a ser más empáticas, menos autocríticas en su interior y más en contacto con sus sentimientos problemáticos. Grandes narcisistas pueden hacerse y no nacer, pero con el tipo correcto de intervención, pueden ser domesticados.

Sígueme en Twitter @swhitbo para obtener actualizaciones diarias sobre psicología, salud y envejecimiento. Siéntase libre de unirse a mi grupo de Facebook, "Cumplimiento a cualquier edad", para analizar el blog de hoy o para hacer más preguntas sobre esta publicación.

Copyright Susan Krauss Whitbourne, Ph.D. 2012

Referencia:

Bender, DS (2012). Espejo, espejo en la pared: Reflexionando sobre el narcisismo. Journal Of Clinical Psychology , 68 (8), 877-885. doi: 10.1002 / jclp.21892

Related of "¿Qué hay de nuevo en el narcisismo?"