¿Qué es esto llamado experiencia emocional? La hipótesis del péptido

La cuestión de la naturaleza de la experiencia emocional subjetiva, o afecto, sigue siendo un tema central tanto en la psicología como en la filosofía, íntimamente relacionado con la cuestión de la naturaleza de la conciencia. Mi evidencia previa revisada desafía las teorías derivadas de la noción de William James de que las experiencias emocionales involucran la sensación de cambios corporales. Específicamente, estas teorías no pueden explicar la preservación de la experiencia emocional en lesiones de la médula espinal o la velocidad y complejidad de la experiencia emocional. ¿Cuál es, entonces, la fuente de la experiencia emocional: la qualia directamente conocida y evidente de sentimientos y deseos? ¿Hay algún proceso fisiológico asociado con esa experiencia? Una posible respuesta es sorprendente y controvertida: un proceso fisiológico hipotéticamente identificado con muchas experiencias emocionales implica sistemas neuroquímicos específicos asociados con algunas de las moléculas más antiguas del cuerpo: los péptidos. La hipótesis del péptido se puede establecer de manera sucinta: donde hay un estado de ánimo, hay una molécula.

Los péptidos son moléculas formadas por cadenas de aminoácidos ensartadas como cuentas en una cuerda, que van desde unas pocas en número hasta cientos. Las cadenas más largas (por ejemplo, 200 unidades) se conocen convencionalmente como proteínas, por lo que los péptidos son básicamente proteínas relativamente cortas. Al igual que las proteínas, los péptidos son productos directos de los genes: los genes construyen físicamente las cadenas de aminoácidos. La secuencia de aminoácidos en la cadena determina la forma de la molécula y, por lo tanto, sus efectos fisiológicos. Los péptidos funcionan al encajar en los sitios receptores en las membranas celulares, como las llaves en los mechones. Los péptidos compuestos por cadenas más cortas funcionan como neurotransmisores, ya que tienen efectos relativamente rápidos pero transitorios. Péptidos compuestos de una función de cadena más larga como las hormonas, en el sentido de que sus efectos son más lentos pero más duraderos. Debido a esta doble identidad, los péptidos a veces se denominan neurohormonas.

Los péptidos son sustancias antiguas, de hecho primordiales. Muchos péptidos funcionales en seres humanos se pueden encontrar en los microbios más simples, lo que indica que los genes responsables de su construcción derivan de nuestro último ancestro común: muchos millones y, de hecho, miles de millones de años en el pasado. Por ejemplo, el péptido hormona liberadora de la hormona gonadotropina (GnRH), que se asocia con el funcionamiento sexual y posiblemente con sentimientos eróticos en seres humanos, es una feromona sexual en la levadura (Loumaye y colegas, 1982). Otros péptidos que incluyen insulina, beta endorfina y ACTH se encuentran en microbios unicelulares. La neurocientífica Candace Pert señaló en su libro Moléculas de la emoción que Charles Darwin predijo que la base fisiológica de las emociones se conservaría durante la evolución, y ese parece ser el caso con muchos péptidos.

Pert también delineó varias líneas de evidencia consistentes con la hipótesis del péptido. Quizás lo más convincente es que muchas drogas psicoactivas que se sabe que influyen en estados de ánimo específicos tienen análogos endógenos: es decir, análogos en forma de sustancias que se encuentran naturalmente en el cuerpo. Muchos de estos son péptidos. Por ejemplo, los aspectos afectivos de los impulsos primarios, como el hambre, la sed, el sexo y el dolor, se han asociado con péptidos específicos: angiotensina, gherelina e insulina, GnRH y sustancia P, respectivamente. Además, la manipulación de las acciones de muchas neurohormonas peptídicas por agonistas (que apoyan su funcionamiento) o antagonistas (que se oponen a ella) puede tener efectos predecibles sobre los estados de ánimo. Por ejemplo, se sabe que los medicamentos específicos que se cree que alteran los péptidos influyen en los sentimientos de euforia, depresión, ansiedad, pánico, confianza, nutrición y placer. Además, los sitios receptores sensibles a estas neurohormonas que alteran el estado de ánimo putativo se encuentran en las estructuras cerebrales del sistema límbico clásicamente identificadas con la emoción.

Aunque no podemos tener acceso a las experiencias subjetivas de los demás, existen formas de estudiar los efectos subjetivos de las drogas indirectamente: incluso los animales pueden proporcionar una especie de "autoinforme" de sus sentimientos. Los efectos de recompensa o castigo de las drogas se pueden demostrar en ratas en estudios de preferencias de lugar condicionadas: si una determinada posición espacial en un recinto se asocia con un fármaco positivo, el animal mostrará una preferencia por ese lugar; si los efectos del medicamento son negativos, evitará ese lugar. De forma similar, las técnicas de discriminación de drogas pueden proporcionar evidencia detallada relacionada con la fuerza y ​​calidad del impacto subjetivo de drogas específicas. Los resultados de tales estudios proporcionan una poderosa evidencia convergente de que la emoción se experimenta subjetivamente en animales no humanos.

Las emociones discretas que surgen de los estudios de los sistemas neuroquímicos peptídicos son diferentes, pero compatibles con, los principales afectos asociados con las expresiones faciales universales como la felicidad, la tristeza, el miedo y la ira. Por ejemplo, el efecto primario del miedo es una respuesta al peligro en el entorno que requiere comunicación a distancia, y la cara es adecuada para mostrar a distancia. El miedo puede involucrar varios sistemas neuroquímicos: p. Ej., Pánico asociado con colecistocinina (CCK), estrés asociado con la hormona liberadora de corticotropina (CRH) y / o ansiedad asociada con el "péptido de ansiedad", inhibidor de unión al diazepam (DBI). Sin embargo, la expresión facial del miedo puede ser igualmente relevante en situaciones de pánico, estrés y ansiedad. Por lo tanto, el "miedo" surge como una realidad ecológica asociada con la exhibición facial universal que puede no estar asociada con ningún sistema cerebral, sino que potencialmente puede estar compuesta de una cantidad de "módulos" relacionados con el miedo a nivel fisiológico.

Otras emociones discretas se muestran y se comunican más íntimamente. Los sentimientos de vinculación, nutrición y excitación erótica se comunican a través de la inmediatez física, el contacto visual, el tacto, las feromonas y la sensación de calor radiante. La expresión facial es relativamente poco importante e ineficaz como se muestra a distancias tan íntimas.

Partes tomadas de R. Buck, Human Motivation and Emotion, 2da Edición, Wiley 1988; y R. Buck (1999). Los efectos biológicos: una tipología. Revisión psicológica. 106, 301-336.

Loumaye, E., Thorner, J., y Catt, KJ (1982). La feromona de apareamiento de levadura activa las gonadotropinas de mamíferos: ¿conservación evolutiva de una hormona reproductiva? Science, 218, 1323-1325.

Related of "¿Qué es esto llamado experiencia emocional? La hipótesis del péptido"