Qué dicen tus recuerdos alimenticios más tempranos sobre ti

Yuganov Konstantin/Shutterstock
Fuente: Yuganov Konstantin / Shutterstock

Todo el mundo tiene recuerdos de la infancia de comidas familiares, que van desde reuniones de vacaciones a los desayunos ordinarios, almuerzos y cenas servidas alrededor de la mesa de la cocina. Tal vez tu madre tenía talento para preparar panqueques de arándanos los domingos por la mañana, o tu padre era un experto en preparar sándwiches de queso a la parrilla los jueves por la noche. Desde conversaciones agradables hasta dolorosas tensiones y argumentos, las comidas familiares abarcan toda la gama emocional. Sin darte cuenta, estos recuerdos emocionales, asociados tanto con la comida que comiste como con la atmósfera en la que la comiste, se han convertido en parte de tu sentido adulto de sí mismo. En un estudio recientemente publicado, Elisabeth von Essen y Fredrika Mårtensson (2017), de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas, examinaron la relación entre los recuerdos alimentarios de los primeros años y la capacidad de recuperación en la edad adulta. El equipo sueco creía que las asociaciones positivas entre la comida y la familia ayudan a establecer una base sólida sobre la cual se construyen las habilidades de afrontamiento futuras.

Una noción intrigante que von Essen y Mårtensson señalan es que las elecciones de alimentos y las comidas sirven para contar la parte más amplia de la historia de quiénes somos y cómo se han desarrollado nuestras vidas. Ser vegano puede convertirse en un aspecto central de su sentido de sí mismo, pero también lo son los hábitos alimenticios y las costumbres que aprendió a través de su familia. Además, como observan los autores, "los diferentes platos y comidas ayudan a agregar ritmo a la vida cotidiana …" y "preparar, cocinar y servir la comida es … una 'intimidad inexpresada'" (p. 210).

Probablemente pueda relacionarse con estos conceptos en términos de sus relaciones actuales. ¿Usted y su pareja pasan una cantidad considerable de su tiempo juntos alrededor del mostrador de la cocina mientras corta, corta y saltea? ¿Sentarse a una cena larga y lujosa es un punto culminante de su noche? ¿O usted y su familia son más utilitarios, usan las comidas como una oportunidad para reabastecerse de combustible y pasan al siguiente evento en su ajetreada vida? La forma en que pasas tus tiempos relacionados con la comida juntos define un elemento clave de tus relaciones. Es posible que incluso haya buscado una pareja que comparta sus puntos de vista sobre la comida, la cocina y las comidas, o al menos venga a acomodarse a la de su pareja si siente que su relación de otra manera sufriría.

Los investigadores suecos propusieron que son esas actitudes hacia la comida derivadas de sus recuerdos de sus experiencias anteriores las que influyen no solo en la forma en que usted y su pareja pasan tiempo juntos, sino más profundamente en su sentido de seguridad en las relaciones. La teoría de apego, el marco adoptado por los autores, propone que la "base segura" que se forma en la infancia le proporciona la mayor capacidad de recuperación frente a los desafíos que enfrenta a medida que se desarrolla en la edad adulta y más allá. Sin embargo, aún puede recuperarse de las dificultades iniciales cuando su identidad comienza a desarrollarse en la transición a la adultez. Es cuando comienzas a establecer relaciones de apoyo con tus amigos y nuevos socios románticos que puedes superar las dificultades anteriores. Puede mirar de manera diferente a sus padres y, como señalan, "reevaluar un modelo de rol negativo". Los alimentos pueden ayudarlo a navegar ese proceso y, como lo afirman, "actuar como un amortiguador contra recuerdos incómodos" (p. 211).

Para poner a prueba sus ideas sobre el uso de los recuerdos alimentarios de los adultos jóvenes para ayudar a crear una narrativa de la vida, los autores realizaron un análisis intensivo basado en entrevistas con la memoria alimentaria de una muestra de 30 jóvenes adultos de entre 18 y 35 años. Los tres participantes cuyas entrevistas fueron elegidas para el análisis en profundidad tenían una dieta vegetariana u orgánica, o alternaban entre comida vegetariana y carne. Los autores profundizaron en el material al intentar obtener la narrativa, o historia de vida, que los participantes contaron acerca de sí mismos en relación con la comida. En las entrevistas, se les pidió a los participantes que describieran los principales puntos de inflexión en sus vidas y luego describieran su relación con los alimentos antes y después del punto de inflexión. Cada una de las tres narraciones se convirtió en una ilustración de cómo la comida y el apego se conectaron para el participante.

La primera narración involucraba "usar la comida como una base segura". El participante cuya entrevista se ajustaba a este patrón relató cómo la sopa con pan que cocinaba y comía con su madre se asociaba con la seguridad y la unión. Volvió a sus recuerdos de estos buenos momentos cuando compartía comidas con sus amigos adultos, y todavía recordaba con cariño los momentos que pasó en la cocina ayudando a su madre a preparar estas comidas simples pero nutritivas.

Un segundo participante, por el contrario, tenía una historia difícil con la comida, después de haber experimentado con una serie de modas dietéticas extremas. En la infancia, había crecido comiendo cualquier cosa que pudiera ser calentada en el microondas, teniendo una madre que trabajaba por las noches y un padre que era un alcohólico. Cuando ella misma se convirtió en madre, le preocupaba proporcionarle a su hijo una dieta más sana y estable. Informó que, después de una gran lucha, finalmente pudo sentirse bien acerca de sus hábitos alimenticios. Sin embargo, siente que todavía está demasiado preocupada con la comida, y que se necesita demasiada energía. Este patrón refleja lo que en la teoría del apego se conoce como el estilo ansioso / ambivalente. Las personas que experimentan este enfoque en sus relaciones adultas de manera similar pueden estar preocupadas e inseguras del amor de su pareja.

El tercer participante, que refleja un estilo de apego más despectivo, también tenía una actitud desdeñosa hacia la comida. Ella experimentó un trastorno de la alimentación en la adolescencia en respuesta a una infancia caracterizada por la separación y el divorcio de sus padres. Cuando entró en la edad adulta, se mudó con su novio, cuya actitud hacia la comida era muy diferente a la de ella. Él esperaba comer "comidas apropiadas" en un horario regular y pasar tiempo juntos cocinando y comiendo esas comidas. En la actualidad, como señalaron los autores, luchaba por superar su tendencia a minimizar los sentimientos alimentarios y románticos hacia su pareja; en otras palabras, "descubrir cómo integrar los alimentos con la nueva situación de la vida, incluido un compañero" (página 214).

Este estudio, aunque de pequeño alcance, muestra el papel que los alimentos y sus recuerdos de alimentos pueden desempeñar a medida que navega por sus propias experiencias de vida. Recuerda tus primeros recuerdos de las comidas que comiste cuando eras niño y también, lo que es más importante, las asociaciones emocionales que tienes con esas comidas. ¿Sintió que la hora de la comida los unía a las personas importantes en su vida, o eran esos asuntos apresurados en los que calentaba comida que salía de una caja? ¿Cuándo ha utilizado alimentos para ayudarlo a consolarse durante periodos de estrés? ¿O la comida siempre fue una fuente de estrés, por lo que intentas concentrarte lo menos posible en las comidas que preparas? ¿Cómo se manifiestan sus sentimientos hacia la comida en sus relaciones más cercanas ahora, y particularmente en la forma en que usted y su pareja negocian las comidas?

Sus recuerdos alimenticios pueden sostener e influenciar su bienestar psicológico y físico. Si esos recuerdos son dolorosos, los hallazgos de von Essen y Mårtensson sugieren que nunca es demasiado tarde para volver a convertirlos en una historia con un final más feliz.

Sígueme en Twitter @swhitbo para obtener actualizaciones diarias sobre psicología, salud y envejecimiento. Siéntase libre de unirse a mi grupo de Facebook, "Cumplimiento a cualquier edad", para analizar el blog de hoy o para hacer más preguntas sobre esta publicación.

Copyright Susan Krauss Whitbourne 2017

Related of "Qué dicen tus recuerdos alimenticios más tempranos sobre ti"